Un error de Citymarketing en la ciudad de Dresden

     

Saludo a los lectores del portal Al Poniente desde la ciudad de Dresden, capital del estado federal de Sajonia, en Alemania, ubicada a orillas del rio Elba, una ciudad apacible y cautivante para aquel que quiera beber momentos llenos de cultura, y hoy un referente de City Marketing en Europa.

Haciendo reminiscencias de mis inicios en el City Marketing recuerdo dos hechos académicos que marcaron mi vocación hacia esta actividad: mi asistencia al Primer Congreso Nacional de Marketing de Ciudades en la ciudad de Elche, España, y mi participación como director académico en el primer Foro Internacional de City Marketing en la Universidad de Medellín, ambos eventos en el año 2004. Varios analistas comparten la idea de que este primer foro en la ciudad de Medellín, cuyo director fue el entonces concejal Gabriel Jaime Rico, y hoy director de Plaza Mayor, marcó los inicios del trabajo continuado de marketing de ciudades en la ciudad de Medellín cuyos frutos comienzan a ser reconocidos en distintos escenarios.

Esta bella Dresden, llamada la Florencia del Elba, recibe diez millones de visitantes al año, la mayoría provenientes de la propia Alemania, aunque como consecuencia de sus políticas de City Marketing cada año incrementa el número de turistas internacionales. Como referencia para el lector, Colombia se fijó como meta para el 2014 la cifra total de cuatro millones de visitantes, menos de la mitad de los turistas que llegarán a la ciudad de Dresden en el mismo período.

Impulsado por mi vocación hacia el City Marketing, y buscando alimentar mi banco personal de ideas y buenas prácticas de ciudades, me dispuse a hacer una lectura de esta ciudad como un polo de atracción para el turismo, para lo cual recorrí a pie el llamado Centro Histórico y así mismo hice una revisión documental de la historia de la ciudad.

Comencé a escribir la presente crónica en la plaza central de esta cautivante Dresden, una de las plazas más bellas que he visitado en mis viajes y recorridos por veinticinco países, tal vez equiparable a la plaza central de la ciudad de Sibiu en la región de Transilvania de la República de Rumania. La plaza de Dresden se convierte en un punto de encuentro de habitantes locales y turistas que, sin conocerse, coinciden en la búsqueda de un espacio donde se respire cultura y se permita que el tiempo alimente el espíritu pausadamente.

Dresden debió ser reconstruida en dos ocasiones, una, como consecuencia de un hecho fortuito y otra, a raíz de un acto de guerra. Estos hechos marcaron la personalidad de la ciudad y la vida de sus habitantes.

La primera reconstrucción se dio en el año 1685, después de un devastador incendio que destruyó gran parte de las construcciones más tradicionales y valiosas, ubicadas al norte del rio Elba. La reconstrucción de la ciudad se hizo en la otra orilla del río, en la cual se generó con el tiempo una gran expansión.

La segunda reconstrucción fue necesaria a causa de un bombardeo de los aliados en el año 1945, durante la Segunda Guerra Mundial y poco antes de la Capitulación de Alemania. Este brutal evento destruyó totalmente su Centro Histórico, marcando una huella perenne del horror de la guerra.
Dresden es una de las ciudades de la RDA que a la caída del Muro de Berlín mejor se adaptó a los parámetros de la República Federal Alemana.
La página web de la ciudad entrega la siguiente descripción sobre sus atractivos (1):

“Dresden lleva a los visitantes a recorrer una síntesis de las artes: edificios fascinantes y tesoros de arte, museos impresionantes, así como orquestas y coros de renombre en todo el mundo… combina tres aspectos que se complementan entre sí: tesoros de arte notable, lugares de interés arquitectónico y un paisaje encantador. Paseos magníficos en la orilla del Elba, museos e instituciones de interés, monumentos industriales, detalles encantadores”.

Una estrategia de City Marketing acertada es promover a una ciudad como candidata a ser Patrimonio de la Humanidad, resaltando uno o varios aspectos dignos de ser conservados por su valor cultural, natural, arquitectónico o artístico. Eso fue lo que hicieron las autoridades de Dresden cuando lograron que el Valle del rio Elba accediera dicho reconocimiento en el año 2004.

Pero en el año 2006 las autoridades de la ciudad decidieron construir el puente del Waldschlößchen, una obra que rompió la unidad arquitectónica de este precioso valle. Fue una obra muy polémica que finalmente requirió de un plebiscito que le dio el SI de parte de la comunidad.

En lugar de diseñar un puente que conservara la armonía de la arquitectura clásica del Valle del río Elba, las autoridades municipales optaron por un puente “moderno”, carente de estética para mi gusto, lo cual llevó a la Unesco a retirarle el reconocimiento a este espacio de Dresden como Patrimonio de la humanidad, siendo la primera ciudad europea en perder el reconocimiento de la Unesco.

Dicen algunos conocedores de la ciudad que a la ciudadanía no se le informó sobre el peligro de que la Unesco les quitara el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, lo cual ya es un hecho negativo para la visión del City Marketing.

Este puente se convirtió en un gran error de City Marketing, porque su demolición sería un despropósito para un sector de la comunidad y, en el lenguaje colombiano, sería calificado por la oposición de la alcaldía como un detrimento patrimonial.

Dejo consignada esta experiencia como referencia para los dirigentes colombianos del turismo y en particular para aquellos que administran ciudades o regiones reconocidas como patrimonios de la humanidad.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-b-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-ash3/t1.0-9/1512389_1429197034004824_2448223768463337392_n.jpg[/author_image] [author_info]Diego Germán Arango Muñoz Ingeniero Administrador de la Universidad Nacional de Colombia Psicólogo, de la Universidad de Antioquia Administrador Turístico, del Colegio Mayor de Antioquia. Especialista en Mercadeo, de le Universidad Eafit. Especialista en Investigación Social, de la Universidad de Antioquia. Profesor de la Universidad nacional de Colombia desde 1977. Profesor invitado a 35 universidades hispanoparlantes. Consultor en Marketing para más de 350 compañías. Director de más de 3,500 investigaciones empresariales en el campo del Marketing. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

10527692_567372180051442_815393534029421734_n 10593137_567372423384751_4753970244611352251_n 10610914_567372540051406_4690959625450821769_n

Bibliografía:
(1). http://www.dresden.de/dig/en/sightseeing.php

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

3 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to say I am just all new to blogging and site-building and honestly liked your web-site. Very likely I’m likely to bookmark your blog post . You really come with perfect articles and reviews. Many thanks for sharing your website.

  • This is getting a bit more subjective, but I much prefer the Zune Marketplace. The interface is colorful, has more flair, and some cool features like ‘Mixview’ that let you quickly see related albums, songs, or other users related to what you’re listening to. Clicking on one of those will center on that item, and another set of «neighbors» will come into view, allowing you to navigate around exploring by similar artists, songs, or users. Speaking of users, the Zune «Social» is also great fun, letting you find others with shared tastes and becoming friends with them. You then can listen to a playlist created based on an amalgamation of what all your friends are listening to, which is also enjoyable. Those concerned with privacy will be relieved to know you can prevent the public from seeing your personal listening habits if you so choose.

  • OMG yes! People let me tell you bout my best friend. Best theme song ever! I remember staying up on Saturday nights with my parents and wed watch Mary Tyler Moore, The Bob Newhart show then Carol Burnett. Those were the best of times!