Un dictador en decadencia

     

El dictador ya no cuenta con tantos súbditos y quienes siguen en pie, están en la lucha por ocupar el lugar del rey


Actualmente en el país se viven una campaña presidencial que se ha tornado tensionante que pudo haberse vivido en muchos años, en esa disputa por la presidencia se han dado renuncias, alianzas y espaldarazos que pueden definir el resultado electoral. En esta dinámica política, se ha logrado ver cuáles partidos y personajes políticos han tenido mayor favorabilidad y cuales han perdido credibilidad con la ciudadanía.

Uno de los resultados que más ha sorprendido es el del partido del proclamado por muchos como “presidente eterno” o incluso “El gran colombiano” es un hombre que para muchos ha representado la salvación para Colombia en momentos de conflicto interno, el que en su momento neutralizó a grupos armados y quien se convirtió en el caudillo de muchos. El hombre de sonrisa bondadosa, mirada comprensiva y mano dura ha sido el menos favorecido de las pasadas elecciones.

Las curules de su partido el Centro Democrático, se redujeron notablemente, los rifirrafes entre los integrantes son notorios y el hecho de que el presidente más votado de los últimos tiempos haya tenido que salir a repartir volantes para obtener votos para poder tener un lugar en cuerpo ajeno en el senado, es muestra de una notoria decadencia. Su cara de hombre cercano fue lo que le permitió quedarse en la presidencia de Colombia tantos años, su discurso de seguridad democrática y su promesa de acabar con el conflicto armado no se compara con la desidia de muchas personas que lo han ofendido en la calle, además lo han tenido que sacar de reuniones públicas por abucheos y gritos con todo tipo de insultos.

Muchos son los motivos de su decadencia pero hay algunos que representan un total desprestigio, uno de ellos es el fenómeno de los falsos positivos que fueron descubiertos luego de años de su gobierno, también su postura ante los acuerdos de paz, el proceso judicial que enfrenta por soborno a testigos y el hecho de haber puesto en la presidencia al actual presidente Iván Duque, aunque de todos esos motivos el sólo ha dicho que el único desprestigio para él y su partido han sido las calumnias del proceso judicial en su contra y esto lo repite como mantra para que sus seguidores lo repitan y generar así un discurso de persecución judicial.

Lo cierto es que el detonante de su decadencia ha sido la mala gestión como presidente de Iván Duque, su ineficiencia y su mala reputación ante todos los hechos sociales que ha enfrentado el país es lo que ha llevado se pierda su credibilidad.

La imagen para un dictador es fundamental para su discurso, pero esa misma imagen la que hoy se encuentra en entredicho y muchos han huido de la imagen desfavorable que este hombre tiene. La mayor muestra de eso es que el candidato que aspiraba a la presidencia por su partido Óscar Iván Zuluaga renuncia como un acto de sacrificio y estos empiezan a buscar las mejores alianzas para lograr adherirse a alguien que represente sus intereses.

La política ha cambiado, quienes no tenían lugar en el poder han logrado llegar, esto es muestra de una conciencia política de los ciudadanos por el estallido social que se ha generado a causa de las decisiones del actual gobierno, también por la monopolización de todas las ramas del poder por parte de ese hombre bonachón que usa sombrero aguadeño en cuerpo ajeno. Pero es claro que de dictador ya no le queda mucho, su honorabilidad está en duda, su capacidad de liderar se ha opacado por sus decisiones pasadas y ni siquiera dentro de su partido forma líderes que logren convencer a la ciudadanía.

El dictador ya no cuenta con tantos súbditos y quienes siguen en pie, están en la lucha por ocupar el lugar del rey y este sigue siendo como el rey del cuento del principito que se autoproclama rey en un planeta donde no hay ciudadanos.

About the author

Maria Isabel Zapata Cataño

Estudiante de Derecho de la Universidad Católica Luis Amigó - Medellín

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.