EspecialesAP Selección del editor

Un café con Andrés Julián

Foto cortesía: Alcaldía de Rionegro

Llegamos a Rionegro a nuestra cita con el Alcalde. Un sol explosivo nos calentó de inmediato mientras recorríamos las calles, la mayoría de ellas en obra. La estructura de Palacio Municipal, ubicada en el Centro Histórico que es patrimonio histórico desde el año 1963, resalta en una de las esquinas de la renovada Plaza de la Libertad, 10 mil 200 metros cuadrados de espacio público, punto de encuentro natural de rionegreros y visitantes.

En el despacho nos ofrecieron un rico café mientras esperábamos nuestro espacio para conversar con el primer mandatario de los rionegreros, un hombre joven pero con un recorrido en lo público importante, casado con Susana Ochoa, padre de dos hijas, Emiliana y Abigail, y que espera la llegada en un par de meses de Salvador.

Nuestra cita era a las 10:30 a.m., son las 11:05 y seguimos sin empezar. La secretaria y el Jefe de Comunicaciones se disculpan, la agenda se retrasó. Esperamos con paciencia, nos interesa conocer más de ese Rionegro que hoy a los ojos del departamento y del país ha cambiado mucho y nada mejor que una charla con su figura política más importante, alguien con una proyección nacional para los próximos años. A las 11:35, Andrés Julián abre la puerta y nos invita a pasar. Se disculpa por el retraso, nos pregunta si ya nos ofrecieron algo de tomar, pedimos otro café, y nos indica dónde podemos sentarnos.

El despacho es sencillo. Un escritorio grande en el que se destacan varias figuras religiosas, un mueble con libros, una sala con un sofá, dos sillas y una mesa con frutas y dulces de consumo libre para sus invitados. En la pared un gran mural del artista antioqueño Ramón Vásquez, que no debería estar encerrado, y un gigantesco mapa del municipio en el que está trazado el plan vial y las redes de acueducto y alcantarillado.

Andrés Julián Rendón Cardona nació en Rionegro, tiene 40 años y en su hoja de vida figura el cargo de Secretario de Gobierno de Antioquia durante el mandato de Luis Alfredo Ramos, tiempo en el que fue Gobernador encargado 11 veces. También fue concejal de su municipio y trabajó en el Ministerio de Hacienda. Es economista y especialista en Regulación Económica de la universidad EAFIT, magister en Economía de la Universidad de los Andes y magister en Administración Pública de la Universidad Americana de Washington D.C., Estados Unidos. Por otro lado, es un gran deportista al que le gusta correr, nadar y montar en bicicleta. Hace poco participó en la media maratón de Medellín y su tiempo en los 21k fue de 1 hora 56 minutos. ¡Nada mal!

Foto cortesía: Alcaldía de Rionegro

Su pelo canoso indicaría una mayor edad, sin embargo, una sonrisa auténtica lo hace ver más joven de lo que es. Percibimos una cordialidad natural y no aquella propia de los políticos para parecer más de lo que en realidad son. Tranquilo y pausado nos cuenta algunas cosas de su día a día: madrugar a hacer ejercicio, compartir con la pequeña Abigail, revisar la agenda para verificar las citas, reuniones y eventos, salir para la oficina y dedicarse en cuerpo y alma al cargo por el que luchó tres veces y que es un “verdadero honor” para él. Al medio día, ir a nadar si es posible y a almorzar con su esposa o en casa de su mamá. En la tarde, retomar la agenda que hoy terminará tipo 10 de la noche, después del Encuentro Democrático, “un espacio de todos los jueves en el que vamos a un barrio o vereda a escuchar y dialogar con la comunidad”. Y así todos los días, un trabajo, una responsabilidad con pocos momentos de descanso.

No hubo filtro para las preguntas, no las pidieron previamente ni hubo temas cerrados. Iniciamos nuestra conversación y fue muy grato ver el entusiasmo en las respuestas. Era evidente la pasión en lo que nos contaba, la capacidad para expresarlo y el conocimiento de todos los temas, de las cifras, de los antecedentes y perspectivas. En ningún momento consultó notas ni llamó a confirmar un dato, demostración de que le cabe el municipio en la cabeza y que sabe para dónde va con las decisiones tomadas.

Nos respondió sin afán. Hicimos un recorrido por el Rionegro de ayer, el de hoy y el que visualiza. Hablamos de seguridad, de infraestructura, de vías, de servicios públicos, de vivienda, de la oposición a su gobierno y de lo social, en sus palabras “lo más difícil de hacer evidente pero en lo que más hemos avanzado, tanto así que más de la mitad de nuestro presupuesto de inversión (440 mil millones para 2018) lo invertimos ahí”.

Andrés Julián resalta que ha tomado dos decisiones trascendentales para el futuro del municipio: enajenar Empresas Públicas de Rionegro –E.P.Rio- a EPM y liquidar el hospital Gilberto Mejía Mejía pasando su operación al San Juan de Dios. Decisiones duras, difíciles, pero tomadas con la firme convicción de que eran las correctas, tal y como se ha evidenciado un año después. Hoy EPM moderniza las redes de agua y hace inversiones por más de 300 mil millones de pesos, sin que esto afecte la tarifa de los usuarios. Por otro lado, el hospital genera ganancias, “como hace mucho no lo hacía”, y sus servicios se han normalizado, “hay más especialistas y la percepción ciudadana, a pesar de los problemas estructurales que tiene el país en salud, ha mejorado considerablemente”.

Foto cortesía: Alcaldía de Rionegro

No obstante, recuerda que fueron unos días muy complicados, no por las decisiones como tal sino por la campaña de desinformación que los detractores del gobierno emprendieron en medios de comunicación, redes sociales y en la calle. “Le decían a la gente que yo iba a vender el hospital para que los hijos de Uribe pusieran un parqueadero. Se fueron a recoger firmas con cualquier cantidad de mentiras y claro, las personas asustadas les creían y firmaban”. Recordando este episodio de noticias falsas, entre risas, nos dice: “hasta yo hubiera firmado si vienen y me dicen que en donde queda el hospital unos españoles van a construir un hotel”, lo anterior en referencia a otra de las mentiras que la oposición distribuyó en las calles para desacreditar la decisión tomada.

Finalizamos nuestra conversación y descubrimos una figura amable, inteligente y con visión. Un hombre familiar, que solo interrumpió nuestra charla para contestar dos veces el celular, una de ellas a su esposa y la otra a su hija Emiliana, a pesar de que el teléfono no dejaba de vibrar. Un político con ideas claras que ha transformado en dos años y medio a un Rionegro que se había estancado en su desarrollo.

Al finalizar su periodo (31 de diciembre de 2019), Andrés Julián dejará a Rionegro como la única ciudad no capital de Colombia que hace parte del programa de ciudades sostenibles del Banco Interamericano de Desarrollo -BID-, con una licitación adjudicada para construir un tren ligero que mejorará la movilidad y “servirá para los próximos 100 años”, con más de 1500 viviendas nuevas entregadas y 2000 mejoramientos (en los últimos 12 años se entregaron 400 e hicieron 500 mejoramientos), con 29.5 km (12 tramos) del plan vial, proyectado a 70 años, en ejecución y financiados con recursos de valorización ($450 mil millones), con las redes de acueducto y alcantarillado al día y los hogares rionegreros recibiendo agua de mejor calidad, con más cobertura para la primera infancia (aumento a 2018 del 135%), con más raciones de alimentos entregadas a diario en las instituciones educativas (pasaron de entregar 6 mil al recibir el gobierno a 22 mil), con más colegios en jornada única, con más alumnos y docentes (1800 y 120 respectivamente) aprendiendo un segundo idioma en el programa Rionegro Bilingüe, con más jóvenes becados (42) para estudiar en las mejores universidades de Antioquia a través de BecaSaber, con más personas mayores integrando la gran red de protección a la vejez (cerca de 4 mil) y con más seguridad gracias a las inversiones realizadas, a las gerencias por delitos y a los frentes de seguridad ciudadanos (106 a septiembre de 2018) que contribuyen a promover el autocuidado y que dan cuenta, como lo reza el hashtag que usan en todas las publicaciones, que #RionegroSeTransforma.

 

Esto fue escrito por

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.