Opinión Recomendados Tecnología

Sociedad y desarrollo en la accesibilidad web

…la tecnología ha permeado a la sociedad y a las organizaciones, estamos inmersos cada vez más en redes y conexiones digitales para responder a las dinámicas del contexto; en este tipo de transformaciones tecnológicas y sistemáticas está el campo empresarial, que con la llegada de la pandemia muchas de estas han volcado su enfoque comercial, al manejar vitrinas virtuales, donde se presentan productos y servicios, con opciones de pago y otros tramites asociados.


“La accesibilidad nos permite abrir el potencial de todos. Debra Ruh”

En la actualidad, es posible decir que la humanidad y las máquinas se han integrado en el sentido de utilidad y dependencia, Colado (2020) señaló sobre la evolución de la especie humana de Gyner como “la capacidad del homo sapiens de adaptarse al entorno y de disponer de mecanismos para amoldarse ante cada cambio del ambiente, hizo posible su supervivencia”(p.19); hoy en día, utilizamos las máquinas y herramientas digitales para adaptarnos principalmente a nuevas dinámicas socioeconómicas, ante las necesidades de una ciudadanía globalizada, según Cabello (2017)  el ser humano nace como parte del mundo y políticamente de una comunidad (p.6), especialmente cuando la globalización se ha expandido por medio del internet rompiendo fronteras, en una constante transformación de la ciudadanía y las industrias, donde hemos venido incorporando a nuestra cotidianidad la consulta de páginas web, redes sociales, aplicaciones, plataformas educativas, entre otros desarrollos y actividades asociadas, según Cano (2018) existe una relación colaborativa entre la tecnología y  el cambio estructural de las organizaciones en continua evolución (p. 501).

En relación con lo anterior, la tecnología ha permeado a la sociedad y a las organizaciones, estamos inmersos cada vez más en redes y conexiones digitales para responder a las dinámicas del contexto; en este tipo de transformaciones tecnológicas y sistemáticas está el campo empresarial, que con la llegada de la pandemia muchas de estas han volcado su enfoque comercial, al manejar vitrinas virtuales, donde se presentan productos y servicios, con opciones de pago y otros tramites asociados.

Sin embargo, muchas de estas propuestas de diseño de páginas y aplicaciones no están considerando a grupos poblacionales con algún tipo de discapacidad ya sea permanente o transitoria, así mismo las personas que sufren la pérdida de algún órgano o facultad de su cuerpo que influya en la accesibilidad web.

En la compleja tarea de crear un criterio de percepción de la calidad, flexibilidad, usabilidad, accesibilidad, entre otras características que deberían estar presentes en página web o aplicación, encontramos muchos puntos de vista y enfoques de análisis dada nuestra propia naturaleza humana sobre lo que pensamos, según Brajnik et al. (2015) sostiene que:

En un campo en constante evolución, entenderse puede ser complicado; de hecho, hay muchas definiciones diferentes en la literatura, todas con una perspectiva diferente. Esto dificulta que nuestra comunidad interactúe, llegue a un acuerdo o comparta el entendimiento. Es más, hace que sea muy difícil para quienes están fuera de la comunidad de accesibilidad web comprender, planificar, presupuestar, promulgar políticas o cumplir con los requisitos de accesibilidad y la legislación cuando la propia comunidad tiene tantas definiciones, en algunos casos, contradictorias (p. 133).

A pesar de esta dificultad para llegar a acuerdos satisfactorios para todos, podemos manifestar una posición argumentativa, donde encontramos una clave en el estudio de la experiencia del usuario, la cual se basa en la interacción con el producto, en este caso con las páginas web y aplicaciones, donde el proceso de diseño es fundamental si centra en el usuario, donde el diseñador trata de dar respuestas analizando ¿Qué hace? Y ¿Por qué lo hace el usuario? Entre otras cuestiones, para encontrar la heurística que permita evaluar la experiencia (Balmaceda et al., 2019, p. 1).

Así mismo, la Ley estatutaria 1618 (2013) establece:

Acceso y accesibilidad: Condiciones y medidas pertinentes que deben cumplir las instalaciones y los servicios de información para adaptar el entorno, productos y servicios, así como los objetos, herramientas y utensilios, con el fin de asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones, al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones, tanto en zonas urbanas como rurales. Las ayudas técnicas se harán con tecnología apropiada teniendo en cuenta estatura, tamaño, peso y necesidad de la persona. (Artículo 2, 4), el ocuparse de los asuntos del diseño web accesible, es a su vez un compromiso solidario, igualitario y justo, ante el crecimiento de desarrollos web inteligentes, la accesibilidad hoy en día es un deber inexcusable de la sociedad.


Referencias Bibliográficas

Balmaceda, I. et al. (2019). Experiencia de Usuario en Plataforma virtual de Aprendizaje [Objeto de conferencia]. http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/77104

Brajnik, G. et al. (2015). Exploringperceptions of web accessibility: a survey approach, Behaviour & Information Technology, 34:2,119-134, DOI: 10.1080/0144929X.2013.848238

Colado García, S. (2020). El arriesgado camino de la evolución tecnológica. Medicina Naturista, 14 (1), 19. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7248969

Cano, G. (2018). Las TICs en las empresas: evolución de la tecnología y cambio estructural en las organizaciones. Revista científica dominio de las ciencias, 4(1), 499-510. http://dx.doi.org/10.23857/vol4n1(2018)ene

Cabello M. (2017). Ciudadanía global. Un estudio sobre las identidades sociopolíticas en un mundo interconectado. Arbor, 193 (786): a422. doi: http://dx.doi.org/10.3989/arbor.2017.786n4010

Ley estatutaria 1618 de 2013. por medio de la cual se establecen las disposiciones para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad. 27 de febrero de 2013. D.O. 48.717