Opinión

Retiran la reforma tributaria. ¿Qué continúa?

Ante la furia desatada por la ciudadanía por la decisión del Ministerio de Hacienda de radicar el pasado 15 de abril la “Ley de Solidaridad Sostenible” (que es una reforma tributaria por lo que fundamenta y el objetivo que esta tiene), se convocó a un Paro Nacional que se daba inicio el día 28 de abril con masivas movilizaciones y jornadas intensivas de protestas en las ciudades de Colombia, con apoyo del gremio camionero que se sumaba a la lucha. A consecuencia de esto, el Gobierno Nacional encabezado por Ivan Duque no vio más salida que pedirle al Congreso de la Republica que retire dicha reforma, esto con la finalidad de trabajar en un nuevo proyecto. Al conocerse la noticia del retiro de la reforma tributaria, esto generó desconfianza en los distintos sectores sociales que siguen apoyando el paro Nacional, es predecible que el Gobierno esté preparando una nueva jugadita.

En la agenda administrativa de Iván Duque se encuentran a la espera tres reformas más, las cuales son: Reforma pensional, reforma laboral y reforma a la salud, siendo esta última la que mayor proyección está teniendo por parte del gobierno y está respaldada por la Ley 010 de 2020. Si la reforma a la salud es aprobada, Además de ser un cambio brusco en el sistema de salud, que por cierto ya se encuentra presentado un alto déficit que se agudizó desde la aprobación de la ley 100, es un crimen a la salud de los Colombianos, a continuación te cuento el por qué en 3 puntos claves:

  1. Siguiendo esta reforma, el usuario tendrá obligatoriamente un “deber de autocuidado”, es decir, si el usuario presenta en algún momento determinado de su vida algún tipo de enfermedad, la EPS podrá argumentar que la obtuvo por no cuidarse y obligatoriamente tendrá que pagar por su atención.
  2. Desaparecerá el hospital cancerológico, dicho hospital le brinda atención a aquellas personas que no tienen recursos. Desaparecerá con el fin de darle paso a la clínica Oncológica del Banquero y Magnate Luis Carlos Sarmiento Angulo, donde las personas tendrán que pagar para obtener atención médica, entregando así la salud a manos de los más ricos perjudicando la ciudadanía. Además de eso se cambiará de 47 a tan solo 10 EPS, acumulando los recursos de la salud en un pequeño grueso estatal.
  3. Se abole por completo el programa de vacunación de prevención a enfermedades en los municipios y departamentos de Colombia, quedando así a consideración de las EPS siendo los niños y niñas menores de 6 años directamente los afectados.

La ley 010 de 2020 se puede considerar un acto netamente inconstitucional por lo establecido en la ley Estatutaria 1751 de 2015, la cual en su artículo 2º fundamenta lo siguiente: “El derecho fundamental a la salud es autónomo e irrenunciable en lo individual y en lo colectivo. Comprende el acceso a los servicios de salud de manera oportuna, eficaz y con calidad para la preservación, el mejoramiento y la promoción de la salud. El Estado adoptará políticas para asegurar la igualdad de trato y oportunidades en el acceso a las actividades de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y paliación para todas las personas. De conformidad con el artículo 49 de la Constitución Política, su prestación como servicio público esencial obligatorio, se ejecuta bajo la indelegable dirección, supervisión, organización, regulación, coordinación y control del Estado.”

Según lo establecido en el anterior artículo, el derecho a la salud debe ser obligatorio para la población en general, un derecho que se debe brindar de manera eficaz sin limitación alguna, donde el estado debe crear las condiciones óptimas para generar mecanismos que propicien igualdad. La nueva reforma a la salud plantea algo completamente distinto, donde la salud pasara a ser un negocio que favorezca a la clase alta y perjudique a la clase baja.

Por todo lo anterior dicho, debemos seguir movilizándonos masivamente y hacernos sentir ante el Gobierno Nacional, la lucha por los DDHH debe ser ardua y permanente.

“La justicia, como la libertad y la vida, tenemos que conquistarla todos los días. La lucha por estos ideales no termina nunca.”

– Luis Carlos Galán Sarmiento.