Reflexiones a dos años de la pandemia

en este punto creo que: 1) se pudo tomar medidas menos restrictivas y, 2) para los no vacunados, simplemente permitir que la selección natural haga su trabajo.”


A dos años de las primeras noticias sobre uno nuevo virus, aquí tres reflexiones sobre el manejo de la pandemia:

  1. Era un virus nuevo y no sabíamos cómo enfrentarlo. Desafortunadamente, el primero en combatirlo fue China, un país con un régimen autoritario, del que seguimos todas sus restrictivas medidas tomadas para enfrentar el Covid-19. Craso error.

Un virus con una letalidad en general (hay grupos con mayor o menor riesgo) del 2% no amerita las restricciones a las libertades que fueron impuestas alrededor del mundo. Pero seguimos a China. Hoy en día, creo que a la mayoría le resulta por lo menos gracioso todo lo que se hacia para evitar el virus; esto comparado con lo que hacemos hoy.

  1. Algo que se ha mencionado mucho. Se alcanzó el desarrollo de vacunas efectivas en tiempo récord. Esto, por las inversiones que tanto actores públicos y privados realizaron, aunque bien con objetivos diferentes; los primeros reactivación y salud, y los segundos lucro.

Teniendo en cuenta que el sector público realizó inversiones en el desarrollo de estas vacunas las patentes deberían haberse liberado, pero ha sido más fuerte el lobby farmacéutico en la política que el deseo de ayudar a la humanidad a superar aún más rápido está situación.

  1. Desde mi punto de vista vacunarse es una responsabilidad social, pero es exagerado imponer restricciones a los no vacunados teniendo en cuenta, por un lado, lo que está exclusión trae consigo:

“los costos de la exclusión: incluida la escasez de personal debido a la pérdida de trabajadores de la salud no vacunados, el desempleo / incapacidad, las dificultades financieras para las personas no vacunadas y la creación de una clase de ciudadanos a los que no se les permite participar plenamente en muchas áreas de la sociedad.” (Prosser y Streiner, 2021)

Y, por otro lado, recordando que: 1) la letalidad del virus es bastante baja y, 2) las vacunas no impiden la transmisión del virus. Así que, tu puedes estar vacunado y contagiarte al igual que uno no vacunado, eso sí, tendrás menos riesgo de morir, pero este riego para el no vacunado es apenas del 2% (ahora menor de acuerdo a lo que se sabe de ómicron).

Al empezar la pandemia le escuchaba a alguien decir “dejemos que la selección natural haga su trabajo”; el tiempo le dio la razón. Ahora tenemos más información y herramientas para luchar contra el virus. ¡¡Algunas vidas que salvar!! Pero en este punto creo que: 1) se pudo tomar medidas menos restrictivas y, 2) para los no vacunados, simplemente permitir que la selección natural haga su trabajo.


Fuente:

About the author

David Tibaquirá Orjuela

Soy profesional en Relaciones Internacionales y Estudios Políticos. Me gusta escribir y el análisis de los temas de actualidad sobretodo en política, economía y temas de coyuntura nacional e internacional. 

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.