¿Quién nos salva de Afinia?

En Valledupar parece que todos nos pusimos de acuerdo para gastar más, de la nada toda la ciudad parece haberse propuesto el consumo indiscriminado de electricidad, porque entonces, qué otra explicación podría tener los desorbitantes cobros por el servicio de energía que hace Afinia mensualmente a los valduparenses.


En Valledupar parece que todos nos pusimos de acuerdo para gastar más, de la nada toda la ciudad parece haberse propuesto el consumo indiscriminado de electricidad, porque entonces, qué otra explicación podría tener los desorbitantes cobros por el servicio de energía que hace Afinia mensualmente a los valduparenses.

El pasado jueves recibí muchos mensajes en mis redes sociales de personas que denunciaban el presunto mal manejo de Afinia del grupo EPM al momento de generar las facturas tanto de hogares como de empresas, puesto a que desde hace unos meses evidencian un cobro con usura en el servicio de electricidad que les parece injustificado, esto porque aseguran mantener la misma rutina y tener pocos electrodomésticos en uso que puedan consumir lo suficiente como para acreditar el valor que factura Afinia.

Uno de los casos que recibí es de un hogar estrato 3 que pasaron de pagar $225.850 en el mes de febrero, a ir pagando un incremento mensual en el valor de los servicios que ya llegó a facturar, según el cobro de Afinia, un poco menos de $500.000. Otra denuncia fue la de un hogar en el que habitan 2 personas que aseguran permanecer por fuera de la vivienda alrededor de 10 horas por cuestiones laborales, quienes evidenciaron un aumento que consideran excesivo, puesto que pasaron de cancelar $249.250 en el mes de julio a tener que pagar $513.870 para el mes de agosto.

Esta situación es aún más preocupante en los hogares que perciben menos ingresos económicos y que actualmente tienen que gastar más en consumo de electricidad que en el mercado mensual, como por ejemplo la situación que me expuso uno de los miembros de una familia de 3 personas que residen en el barrio los fundadores de Valledupar, el cual por ser estrato 2 debería tener un cobro inferior porque los hogares de estrato 5 y 6 pagan un subsidio para los que se clasifican en el 1, 2 y 3, no obstante, me enviaron la factura correspondiente al mes de julio en la que tuvieron que pagar casi $300.000 en solo energía, lo que con el gasto en los otros servicios como agua, gas, la compra de alimentos mensual, educación y demás, los deja en una situación en la que sienten que trabajan sólo para pagar facturas.

También recibí quejas por parte de algunos emprendedores de la ciudad, quienes se han visto atrapados en cobros que superan el salario mínimo mensual, es decir, la factura de Afinia es una nómina más según lo expresado por uno de ellos que tiene una empresa dedicada a la mensajería en un sector estrato 3, lo cual ha significado una disminución importante en las ganancias que normalmente recibía años atrás. Ante esta situación, decidió acudir a la empresa Afinia con un derecho de petición solicitando la revisión del cobro que le han venido realizando, encontrándose con la ratificación del valor de facturación de la operadora de energía.

Frente a este desalentador panorama para la ciudad, algunas personas naturales y jurídicas me aseguraron que acudieron a la Superservicios con las denuncias a Afinia, sin embargo, ninguna de las situaciones de las que tuve conocimiento cuenta a la fecha de la realización de esta columna con una respuesta por parte de la Superintendencia, pese a que al parecer ya se están programando algunos plantones en contra de la empresa de energía y a que de hecho, en otros municipios del país, ya se adelantan investigaciones en contra de algunos funcionarios de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios por el favorecimientos en los cobros que hace Afinia.

Desde hace mucho tiempo la costa de Colombia parece ser la víctima de un servicio paupérrimo de electricidad, con las constantes suspensiones, cobros injustificados y malos manejos por parte de la saliente Electricaribe y ahora con Afinia, el cual llegó a comprobar que fue peor el remedio que la enfermedad, enfermedad que se ha ensañado con arrebatar la posibilidad de una prestación de servicio de energía digno.

About the author

Paula Osío Rojas

Soy Comunicadora Social-Periodista de la Corporación Universitaria Minuto de Dios UNIMINUTO. Me destaco en mis redes sociales por siempre mostrar una postura crítica basada en argumentos verificables y confiables que sustenten mis opiniones.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.