Opinión Recomendados Selección del editor

¿Por qué no es viable todavía el traslado del aeropuerto Enrique Olaya Herrera?

Foto: @skrg_spotter

“Hay algo que muchas personas desconocen y es que la temperatura de un aeropuerto influye en el despegue y aterrizaje”

Empecemos respondiéndonos las siguientes preguntas:

¿Cuál es la importancia de un aeropuerto?

Los aeropuertos son esenciales para el desarrollo económico de cualquier territorio. Mejoran comunicaciones en zonas con poca comunicación por vía terrestre, lo que a su vez conduce a la creación de puestos de trabajo, movimiento económico y revalorización del entorno. Debemos tener en cuenta que los aeropuertos ocupan los primeros lugares de importancia en el sector turismo y, por supuesto, en los negocios.  Ejemplo de esto es el Aeropuerto Olaya Herrera, que interconecta ciudades como Nuquí, Bahía Solano, Juradó y Quibdó. También facilita el acceso a áreas donde el mal estado de las carreteras dificulta la conexión por vía terrestre como sucede, por ejemplo, con los municipios antioqueños de Urrao y Remedios.

La pandemia por COVID-19 que paralizó el mundo durante todo 2020 y lo que va del 2021 deja claro otro aporte fundamental de los aeropuertos a la sociedad: el acceso a servicios de salud. La ubicación del aeropuerto Olaya Herrera ha facilitado el aterrizaje y despegue constante de ambulancias aéreas, lo que ha favorecido el traslado de pacientes y la oferta de servicios médicos vitales.

¿Quiénes ofrecen los servicios en los aeropuertos?

Son servicios prestados por operadores de servicios aeroportuarios (concesionario), organismo oficial exclusivo para construir y explotar un negocio que en el caso del Aeropuerto en mención se trata de AIRPLAN, compañía que opera otros seis aeropuertos a lo largo del país. Su oferta puede diferenciarse entre servicios dirigidos a las aeronaves y servicios dirigidos a los pasajeros.

¿Y los otros aeropuertos no necesitan ampliaciones?

La respuesta es un rotundo .

La Aeronáutica Civil, ente regulatorio de la aviación civil en Colombia, vigilado a su vez por el Ministerio de Transporte, publicó hace poco los avances logrados en infraestructura aeroportuaria tras realizar inversiones superiores a los $830.000 millones en aeropuertos no concesionados. Y esto es precisamente lo primero que se debe hacer: poner en orden a los concesionarios de los aeropuertos principales del país para que avancen más rápido hacia infraestructuras más eficientes. Ejemplo de ello es la idea vigente de construir una tercera pista en el aeropuerto Luis Carlos Galán Sarmiento (El Dorado) en Bogotá, aeropuerto que, dicho sea de paso, está ubicado en la misma ciudad y no en sus afueras. Primera conclusión: antes de trasladar el Olaya Herrera convendría considerar la ampliación del aeropuerto José María Córdova; construir una segunda pista que permita disminuir congestiones y evitar vuelos innecesarios a ciudades alternas, así como distribuir operaciones.

Desde el punto de vista aeronáutico el traslado del Olaya Herrera no sería viable bajo las condiciones actualmente dispuestas por un asunto técnico primordial: una de las propuestas consiste en trasladar el aeropuerto a Santa Fe de Antioquia, desconociendo que la temperatura influye en el despegue y aterrizajes de las aeronaves. ¿Cómo es esto? La densidad del aire disminuye a medida que aumenta la temperatura, reduciendo la fuerza de sustentación que eleva al avión. Es decir que mientras más alta sea la temperatura del aire más velocidad necesitará la aeronave para despegar, lo que a su vez exige una pista más larga. En este caso los concesionarios o la misma Aerocivil pueden optar por dos soluciones: 1) si la potencia del avión lo permite, aumentar el gasto de combustible para el despegue o 2) si la longitud de la pista lo permite, aumentar la velocidad para llevar a cabo esta operación. Ambos casos implican un incremento en los costos de construcción y operación, costos que podrían optimizarse ampliando la segunda pista del José María Córdova en Rionegro, distribuyendo así la carga operacional.

Cabe mencionar que Santa Fe de Antioquia ya tuvo su propio aeropuerto; uno que funcionó por 50 años, operando servicios alternos a los del Olaya Herrera de Medellín. Asimismo sirviendo a pilotos en etapa de entrenamiento.

La otra propuesta actual es trasladar el aeropuerto a San Pedro de los Milagros, municipio ubicado a 2.468 msnm, cuyo clima generalmente cálido y templado se encuentra constantemente acompañado de precipitaciones, incluso en las épocas de mayor sequía. Estas características ambientales imponen un reto climatológico distinto: la inestabilidad atmosférica puede afectar negativamente la regularidad de las operaciones aéreas, generando retrasos, interrupciones y cierres constantes, lo que a su vez implicaría una inversión más alta en elementos de radio ayudas, así como un deterioro en la prestación del servicio comercial.

Entonces ¿por qué aún no es viable el traslado del Aeropuerto Olaya Herrera?

Retomando la pregunta inicial y como Oficial en Operaciones Aéreas, estudiante de Derecho con conocimiento en Derecho Aéreo y Regulaciones Aéreas, considero que aún no es viable el traslado del aeropuerto. Las soluciones hasta el momento planteadas aparentan ser complejas, impredecibles y costosas, resultando como alternativa más eficiente la intervención y mejora de los aeropuertos existentes. En lo que respecta al José María Córdova urge una ampliación del segunda pista que disminuya congestiones y permita liberar el tráfico aéreo. En este sentido son el alcalde de Rionegro y el gobernador de Antioquia los llamados a dar celeridad a esta acción.

El proyecto para la construcción del Central Park presentado por la Alcaldía de Medellín, según el cual el terreno de 14 hectáreas sobre el cual reposa el Olaya Herrera es un sitio ideal para desarrollar el megaparque promovido por el alcalde Daniel Quintero. Lo expuesto a lo largo de este artículo evidencia la carencia de estudios técnicos y financieros que sustenten la supuesta necesidad de desplazar un aparato aeroportuario completamente funcional para construir en su lugar un parque urbano que bien podría ubicarse en otra locación. Levanta sospecha a su vez que la urgencia tenga lugar en medio de una pandemia sin precedentes y una crisis social, política y económica que sume al país completo en un ambiente de inestabilidad e incertidumbre.

“Desde el punto de vista de Federico Estrada García, gerente de la Lonja de Medellín y Antioquia, “la pertinencia de cerrar el Olaya Herrera y llevar la operación al terminal de Rionegro es una discusión que hay que dar. Uno puede ver absolutamente razonable la generación de ese espacio público, permitir la conexión Oriente-Occidente, que se ve interrumpida, y hasta se ha hablado de la posibilidad de tener túneles”[1].


[1] Tomado de https://www.eafit.edu.co/noticias/eleafitense/117/aeropuerto-olaya-herrera-obstaculo-u-oportunidad-para-el-desarrollo-de-medellin

 

Esto fue escrito por

Camilo Diaz Salazar

Oficial En Operaciones Aéreas.

1 Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Excelente argumentación y completamente válido con la situación que se está presenciando en la ciudad