Internacional Opinión Política Recomendados

Política y religión, ¿nacieron para estar juntas?

No se trata de un ataque hacia las organizaciones religiosas ni, mucho menos, una crítica ofensiva hacia la política que defiende una sociedad laica. Sin embargo, es una pregunta que considero dispone una difícil respuesta


Creería que, a día de hoy, nadie tenía en mente los acontecimientos tan preocupantes que está viviendo hoy en día la comunidad afgana; una comunidad que, como muchos sabemos, ha venido sobreviviendo a múltiples guerras y conflictos sociales y políticos en los últimos cuarenta años donde, realmente, los únicos afectados han sido la misma población quien, de manera injusta, deben soportar los ataques entre dos grandes grupos que, parece ser, mirasen los intereses individuales bajo la demagogia de querer el bien común y, lo más importante: la paz.

Nadie llegó a alcanzar la fragilidad tan vertiginosa en una estructura política como la que vimos en los últimos días en Afganistán, un país apetitoso por varios grupos considerados como potencia mundial debido a su envidiable riqueza natural. Una estructura política que, de la noche a la mañana, después del adiós –traicionero para algunos, necesario para otros– de Estados Unidos, se fue opacando a la par que, los talibanes, iban enriqueciendo y tomando los altos puestos políticos del país.

Llegados a este punto, en lo personal, considero importante plantearnos un ¿para qué? Admito que, desde hace algunos años, vengo enterándome del conflicto que existe en este país asiático, un conflicto donde la base del mismo, el surgimiento que ha provocado el fallecimiento inocente de muchas personas que, quién sabe que, probablemente no tenían nada que ver en esos demagógicos intereses, es la urgida necesidad de querer implementar un sistema político extremadamente conservador, que tome como base los escritos bíblicos y, lo más importante: nadie pueda replicar un por qué porque, cuidado, irías contra la ley y estarías cometiendo un delito bastante importante que, sencilla y rápidamente, podría acabar con tu vida.

La política y la religión, ¿nacieron para estar juntas? Es la pregunta que me planteo en estos momentos. No se trata de un ataque hacia las organizaciones religiosas ni, mucho menos, una crítica ofensiva hacia la política que defiende una sociedad laica. Sin embargo, es una pregunta que considero dispone una difícil respuesta en cuanto en tanto sabemos que el ser de la política es promover la participación de la ciudadanía para alcanzar el cumplimiento de unos derechos y unos deberes como sociedad y, por otro lado, la religión de alguna u otra forma, busca alcanzar la paz no sólo en el interior de las personas, sino en un conjunto, en una sociedad. Mientras la política respalda las acciones que ejecuta la ciudadanía en busca de alcanzar el objetivo antes mencionado, la religión acoge a aquellas personas que, de manera libre, buscan adquirir la paz por medio de la religión.

En los tiempos actuales no deberían de existir, en teoría, conflictos sociales derivados de querer implementar una forma de gobierno que tome como base central los escritos sagrados. Bien es sabido por todos y cada uno de nosotros que, entre tantos, uno de los derechos que toda persona debe de tener, sí o sí, guste a quién le guste, es la libertad. Lo anterior, a pesar de que refleja mi perspectiva personal, podríamos decir que es el pensamiento fácil. Lo realmente arduo, lo importante en estos momentos es resolver un importante interrogante: ¿cómo implementar la libertad de culto y la libertad de pensamiento en territorios donde el arraigo cultural establece como modelo los escritos sagrados?

Esto fue escrito por

Jesús Orlando Chavarria Herrero

Estudiante de Contaduría Pública y Negocios Internacionales, considero la redacción como una de mis mayores aficiones. Desde emprendimiento y economía hasta política y justicia social, me encanta ser polifacético en cuanto a temática a escribir. ¿Virtud o desventaja? no sabría responder. En mis ratos libres colaboro a compartir mis ideales políticos basados en mis principios como persona, por eso milito de manera activa en la Alianza Verde.

1 Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Justo lo que yo pensaba hasta el día de hoy. Que magnificidad. Tristeza estos acontecimientos de hoy.