Internacional Opinión Política

Partido Republicano “un uribismo muy estadounidense”

“Si ustedes jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo. ¡NADIE!”-Jaime Garzón


Se pretende en esta columna de opinión, que cada quien mire las dos caras de la moneda y trate de no polarizar desde el desconocimiento o cuando solo impera en sí mismo el fanatismo.

Hablar del Partido Republicano o del Partido Demócrata no es lo más común para el colombiano, pero últimamente, gracias a los desaciertos que ha tenido el actual presidente de los Estados Unidos Donald Trump, ha quedado expuesto que los republicanos tienen como representante a uno de los personajes más nefastos de la política norteamericana. ¿Es entonces el Partido Republicano algo similar al movimiento de nuestro país que llamamos uribismo?

Para resolver este interrogante tenemos que entrar a observar las similitudes que estos tienen, desde cómo han venido desarrollando sus “jugadas” políticas en cada país, hasta que influencia tienen en los ciudadanos.  Según el Washington Post, periódico popular estadounidense, “Trump ya es el peor presidente en la historia de los Estado Unidos” (Boot, 2020) esto gracias no solo al perverso manejo que le ha dado a la pandemia del coronavirus sino también, a los altos índices de violencia racial por parte de varios departamentos de policía de este país e inclusive, de ciudadanos del común que se proclaman como “republicanos”.

El lema del presidente Trump “Make America Great Again” ha despertado en los mal llamados republicanos (ciudadanos americanos no conservadores) una sensación de patriotismo, la cual no han sabido expresar de la mejor manera. Este patriotismo que no es más que un racismo disfrazado, se ha venido incrementando ya que Trump genera en sus seguidores, la creencia de que son ellos, las personas de raza blanca los verdaderos y únicos merecedores del país. En una publicación de CNN en español, se demuestra como el actual presidente de los Estados Unidos trata no solo a ciudadanos del común de esta manera, sino también a funcionarias del partido demócrata; “El analista político de CNN Stephen Collinson afirmó que: “Al decirle a las cuatro mujeres, tres de ellas nacidas en EE.UU., que “regresen de donde vinieron”, Trump usó el más básico y crudo insulto racial. También rechazó implícitamente el lema estampado en el gran sello de Estados Unidos —E Pluribus Unum— de muchos, uno. Está insinuando que cualquier estadounidense que no sea blanco y nacido en suelo estadounidense no tiene lugar en el país”. (Toro Nader, 2019). Si bien, no todas las personas simpatizan de estas prácticas arcaicas, muchos otros las demuestran con una fe ciega, impulsados por esa ínfula de superioridad que su presidente les fomenta.

Semejante a esto, en Colombia existe ese movimiento llamado uribismo que toma su nombre en el año 2002 con la elección de Álvaro Uribe Vélez como presidente de la nación, tiene practicas tan similares que van desde el elitismo, hasta la violencia, que infundada por la creencia de que aquellos que no son derecha son guerrilleros, ha venido destruyendo nuestro país desde adentro por aproximadamente 18 años. “En 2014, el “presidente eterno”, como Duque llamó a Uribe, creó el partido Centro Democrático y fue elegido senador. Desde su nuevo cargo se apuntaló como el principal opositor de Santos; opinaba y lanzaba —en redes sociales, programas de televisión, radio y editoriales— falsas verdades, como que Santos era un representante del “castrochavismo”. (Colombo, 2018).  El expresidente Uribe es hoy por hoy uno de los personajes políticos más nocivos para nuestra nación, ya que de la misma manera que pasa con el presidente Trump, sus seguidores glorifican su discurso, su figura y sus arbitrarios ideales políticos.

En síntesis, con respecto a lo anteriormente consignado en este escrito, se podría dar una respuesta parcial a la pregunta planteada: El Partido Republicano tanto como el uribismo, pueden llegar a considerarse “cultos” repletos de seguidores, que solo compran un tipo de discurso y que no consienten cambiar su pensamiento por miedo a ser inferiores, independiente de que su estatus o poder adquisitivo no coincida con el de sus líderes.

Esto fue escrito por

Juan Sebastián Arango

Mi nombre es Juan Sebastián Arango, soy docente de Ingles desde el 2011, tengo estudios en idioma extranjero y varios diplomados en educación, al igual que seis semestres de comercio exterior en la universidad ESUMER. Básicamente me gusta hablar de todo un poco, la política, los deportes, la historia y la música son temas que se me dan con facilidad a los cuales, les invierto tiempo investigando para aprender cada vez mas. Me gusta la lectura de artículos y columnas, libros clásicos en ingles y español y uno que otro de autores Colombianos. Viví 7 años en Estados Unidos y quiero comenzar en este camino de escribir sobre diversos temas para el interés de los jóvenes y adultos de nuestra ciudad.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.