Opinión Política

Pacho Paz

Tomada por: Sergio Serrano

Hablar de Pacho Paz en pasado es imposible. Pacho no fue, es…nuestro compañero, hermano y amigo entrañable.

Hombre generoso con la palabra, incapaz de esconder a su compa interlocutor la discordancia. Lo hace de manera clara y sin rodeos. Su generosidad pasa por poner sus diferencias con los demás, cargadas de afecto pedagógico.

En las Escuelas político militares del M-19, educador y voceador maravilloso de pensamiento bolivariano; conocedor estudioso de la historia de América y Grecia antigua: lejos de poses intelectuales su formación la transmitía echando mano de un inacabable  anecdotario que a los oídos de sus oyentes eran relatos de fantasía: indios, negras, universitarios, jóvenes, viejos, campesinas, mujeres apostados en las tres cordilleras del país son testigos de relatos que llenaron de encanto y poesía la decisión de alzarse en armas contra el mal gobierno.

Su impacto fue de tales dimensiones en las comunidades y en la militancia que cuando se les pregunta que recuerdan de los espacios de formación con Pacho Paz, contestan: fuimos felices. Pacho con su partida nos arrancará lágrimas que se enredan con sonrisas, cuando no de carcajadas: no hay en el “altar de la patria” prócer que le haya quedado sin apodo ni dios que aún conserve su cabeza. Voltaire es su consejero de primera línea.

Combatiente y preso político siempre buscando la fuga. Conspirador nato, sin remilgos moralistas de una ética a prueba de fuego y persecución. Maestro en artes plásticas de la UN, geógrafo de alto conocimiento de Europa a través de mapas gigantes que cubría las paredes de sus escondites y refugios hogareños. El viejo continente lo recorrió tras las biografías ampliamente leídas de Stalin y Hitler, aunque físicamente nunca atravesó el charco.

Anti yankee hasta la médula. Ateo que de ninguna manera pasará por el purgatorio. Escuchador deleitoso y sabedor de música clásica; profesor de colegios y escuelas de arte estrato dieciocho en el norte de Bogotá y educador popular en las lomas de Ciudad Bolívar, Suroriente y Suba. Buen catador de brandy y excelente comedor de sancochos.

Comandante miliciano, de la estirpe de Afranio Parra y Jaime Bermeo. Lector de novelas policíacas. Cuentan que se fue al cosmos a tenderle una emboscada a la pedantería y la bobada. Cuando lo vean por ahí invítenlo a lo que quieran, menos a madrugar.

Tu compañero, hermano y amigo,

José Miguel Sánchez Giraldo

 

T

 

Esto fue escrito por

José Miguel Sánchez Giraldo

Educador popular, profesional en ciencias políticas; magister en estudios latinoamericanos; PhD. en educación y mediación pedagógica por la Universidad de La Salle de Costa Rica.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.