Opinión Política Recomendados

No es lo mismo izquierdista, progresista, socialista y comunista

Es un error común meter en un mismo saco a izquierdistas, progresistas, socialistas y comunistas, que, aunque puedan tener varias cosas en común, también tienen otras que los diferencian bastante.”


Reconozco que muchas veces he usado indiscriminadamente los términos: izquierdista, progresista, socialista y comunista, cuando son diferentes a pesar de que puedan parecer iguales. Es un error muy común entre los que criticamos estas ideas, pero muchas veces vemos que hasta los mismos partidarios de estas ideas también lo hacen. Suele haber mucha confusión cuando se habla de todo lo que se posicione al eje izquierdo del espectro, por lo que me gustaría en está ocasión hacer algunas diferencias entre ellos, ya que no todos los progresistas son izquierdistas, comunistas o socialistas.

Empecemos por diferenciar comunismo de socialismo, en los dos la propiedad privada de los medios de producción (bienes de capital) no existe, los cuales en el socialismo pertenecen al Estado, mientras que, en el comunismo ni el Estado, ni la propiedad privada de los medios de producción existen. Para Marx y sus posteriores teóricos el comunismo es el estadio superior del socialismo. Muy habitualmente nos referimos a socialistas y comunistas por igual, sobre todo cuando hablamos del chavismo, el nombre adecuado es socialista, ya que defienden que sea el Estado el que sea propietario de los medios de producción.

Todos los izquierdistas no son socialistas o comunistas por criticar el capitalismo, de hecho, muchos izquierdistas están en contra del socialismo y el comunismo, saben que su imposición conlleva a regímenes totalitarios que son muy diferente a lo que suelen defender. La izquierda suele estar más a favor de economías mixtas, es decir donde haya una parte privada y otra estatal (llamada también pública, aunque no son guales, es menester de otro artículo explicar sus diferencias, por el momento usaré el término “público” por ser con el que más está familiarizadas las personas). Para la izquierda los medios de producción no deben ser del Estado, pero tampoco deben estar sujetos a las leyes del mercado, es decir, quieren que el gobierno regule la economía interviniendo en ella constantemente, haciendo que la propiedad de los medios de producción no actúe libremente, sino que estén sometidos a la supervisión e intervención del Estado. Es decir, se puede ser propietario de una empresa siempre y cuando haga todo lo que el gobierno le imponga.

La izquierda además de estar a favor de la intervención del gobierno en la economía, también busca que haya igualdad a través de la distribución de la riqueza, lo que implica que quienes sean dueños de los medios de producción, se les permita seguir en posesión de ellos a cambio de pagar impuestos por el beneficio de usarlos. Para la izquierda, quienes más tienen que suelen ser los que más producen, deben dar a los que no tienen. Para ellos la desigualdad se elimina con un trasvase de riqueza del sector productivo al no productivo, por medio de la recaudación de impuestos por parte del Estado.

Los izquierdistas buscan que las personas tengan un mínimo de bienestar social y material, por lo cual defienden educación y salud pública, que sea gratuita para quienes deban hacer uso de ella. En este caso estarían a favor que los sectores de salud, educación y pensiones funcionen como en el socialismo, donde es el Estado el propietario de los medios de producción. Además, defienden que el Estado debe garantizar el bienestar material de las personas, es decir que tengan comida, salud, educación, cultura y demás cosas que son necesarias para una vida mínimamente digna, así que, si alguien no puede suplir todas esas necesidades por sí mismo, el gobierno debe hacerlo, pero como el Estado no crea riqueza, debe recurrir a los ciudadanos y empresas que son productivos cobrándoles impuestos para poder hacer frente a todos esos gastos.

La izquierda puede variar de una región a otra, por ejemplo: la izquierda latinoamericana, en Europa es considerada extrema izquierda. ¿Qué diferencia a la izquierda moderada de la extrema izquierda? – la diferencia es el grado de intervención estatal que quieren, mientras que la izquierda moderada busca un menor peso del Estado en la economía acercándose más a los modelos de capitalismo de libre mercado, la extrema izquierda se mueve más peligrosamente a más intervención estatal, siendo más cercana al socialismo. Por eso a la extrema izquierda se le relaciona con los socialistas, como es el caso de Venezuela, donde los que defienden el régimen chavista se les tilda de extrema izquierda, mientras que, por ejemplo: Pepe Mujica, político de izquierda se le tilda de moderado al no aplicar las recetas de sus homólogos ideológicos de la izquierda latinoamericana, lo cual se vio reflejado en su gobierno, al ser el que mejor le fue económicamente frente al resto de presidentes izquierdistas. Además, Pepe Mujica en varias entrevistas ha terminado reconociendo la superioridad del capitalismo.

Puede que haya una izquierda que tire bastante hacia el socialismo, pero no lo es toda, por lo que llamar socialistas o comunistas a los izquierdistas no es correcto, puede que tengan familiaridades dependiendo de que tan izquierdista sean.

Por último, toca hablar del término que posiblemente más malos entendidos genera, el “progresismo”. En internet se puede encontrar varias interpretaciones de esta palabra, incluso se le suele confundir con social democracia, la cual también suele dar pie a muchas interpretaciones. Por el momento el progresismo se puede entender como la suma de varias premisas que abarcan desde la economía hasta los aspectos más importantes de las actividades humanas.

El progresismo se le suele asociar a la izquierda por defender también la economía mixta. Pero para ser sinceros las economías mixtas ya no solo son un concepto defendido por la izquierda, también ha sido tomado por la derecha que se supone defiende el capitalismo de libre mercado. Es muy común ver gobiernos de derecha como lo ha sido el gobierno del PP, mientras gobernó, su presidente Rajoy poco hizo por revertir las políticas izquierdistas de Zapatero, por el contrario, fue un gobierno extremadamente continuista que hizo muy poco para mover la economía más hacia el capitalismo que hacia el socialismo. El PP fue bastante manirroto con el gasto público, no al nivel de Zapatero, pero si cercano. No bajo casi impuestos, no ayudo a aliviar la presión fiscal contra los autónomos y empresas.

Si nos hacemos eco de lo que dice la Wikipedia sobre progresismo, podemos resumirlo en igualdad en lo económico y social. Como dije antes, en lo económico puede coincidir con el espectro de la izquierda. En cuanto a lo social es más complejo.

Hace pocos años se ha hecho popular el término “Marxismo Cultural”, el cual es muy cuestionado, porque Marx no habló de ello, él se dedicó principalmente a la economía y la filosofía. Pero el Marxismo no muere con Marx, por el contrario, todo su pensamiento es estudiado y completado por sus seguidores hasta el día de hoy, llevando el Marxismo a otros terrenos como la política y la cultura.

Los defensores de la existencia del Marxismo Cultural, hablan que como no se cumplió la profecía de Marx de la destrucción del capitalismo, por el contrario, el proletario mejoró sus condiciones de vida en el capitalismo, entonces buscaron nuevos sujetos de explotación diferentes al trabajador, por lo que llevaron su dotrina victimista a otros grupos, por eso terminaron impulsando movimientos feministas radicales, movimientos LGTB, minorías raciales y otros movimientos de corte animalista y ecologista. Ahora el relato no se trataría de que el empresario se aprovechaba del trabajador, eso ya no vendía, entonces mejor fueron por el que el hombre se aprovecha de la mujer, lo cual han llamado el patriarcado. También usarían ahora la población LGTB para decir que son víctimas de los heterosexuales. Los negros, indígenas, inmigrantes y demás etnias serían las víctimas del hombre blanco occidental. Finalmente, la naturaleza (medio ambiente y animales) serían las víctimas del ser humano.

En el progresismo esa igualdad social por la cual luchan tiene como sujetos de lucha los mencionados en el párrafo anterior, los cuales son víctimas del heteropatriarcado encarnado en el hombre blanco heterosexual y occidental.  Por eso no es de extrañar que detrás de los movimientos feministas radicales, movimientos raciales como Black Lives Mater o movimientos ecologistas, estén personas que comulgan con la extrema izquierda. No hay que negar que ha habido machismo, y que en varias partes del mundo las mujeres sufren graves vejámenes, como por ejemplo las que viven en algunas repúblicas musulmanas, tampoco se puede negar que exista racismo, discriminación racial y discriminación a miembros de la comunidad LGTB. El problema es que todos estos grupos se han convertido en los tontos útiles de la izquierda extrema y anticapitalista que oculta sus verdaderas intenciones.

Otra forma de llamar a los progresistas ha sido la de: “Social Justice Warrior” (guerreros de la justicia social), quienes muchas veces no centran sus luchas diciendo que están en contra del capitalismo, sino de la desigualdad, por eso su discurso ha terminado siendo absorbido por el centro y la derecha también. La justicia social es algo que suena muy bonito, contra lo que nadie podría estar en contra, ya que lo que buscaría sería hacer un mejor mundo para todos. Por ello he recalcado bastante que progresistas e izquierdistas no son lo mismo, es muy normal ver gente de izquierda que está en contra del feminismo radical o contra la ideología de género. Por ejemplo, el ex presidente y actual prófugo de la justicia de Ecuador, Rafael Correa no ha sido partidario de la ideología de género. Putin ídolo de la izquierda, es quien ha gobernado en las dos últimas décadas uno de los peores países para que vivan miembros de la población LGTB. Mientras que políticos considerados de derecha han terminado siendo bastante progres, como el caso de la canciller alemana Angela Merkel, quien ha tenido una política de fronteras abiertas hacia refugiados musulmanes. La dama de hierro M.Thatcher liberalizo el aborto y luchó por los derechos de los homosexuales durante su mandato. Igualmente es curioso como prácticamente ningún gobernante de derecha se atreve a tocar el Estado de Bienestar.

Para concluir vuelvo a la idea inicial de que no es lo mismo ser comunista, socialista, izquierdista y progresista. Aunque el termino progresista se haya vinculado al espectro de la izquierda, no necesariamente habita en ella, se puede ser progresista a la vez que se es comunista, socialista o izquierdista. Pero no todos los comunistas, socialistas e izquierdista obligatoriamente sean progresistas.

Esto fue escrito por

Alexander Ocampo Hernandez

Soy Ingeniero Eléctrico egresado de la Universidad Tecnológica de Pereira, con una homologación de Ingeniero Industrial en la Universidad de castilla la Mancha España. Soy un apasionado de la política y la economía de corriente libertaria, que ha sido tanto de derecha como de izquierda.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.