Cultura

Mi Carta a Süchiimma

A una tierra ejemplar, quiero escribirle que le deseo un grandioso 2019, la tierra de perlas, te conocen como la perla del caribe, una tierra que fue peleada durante el siglo XVI por tus riquezas, y fue hasta 1535 con la llegada de Federmann donde te bautizaron como la Señora de las Nieves, nunca sabremos si ese nombre te gustaba, ya que tres años después  te impusieron un nuevo nombre con la llegada de nuevo colonizadores a tus ricas tierras; imponiéndote el nombre de Nuestra Señora Santa María de los Remedios del Cabo de la Vela. ¿Te gustaba? ¿Estabas de acuerdo con ese nombre que personas ajenas a tu nacimiento te impusieron sin importar la historia que contenías? Al parecer solo fue un nombre para reclamarte como suya, ya que en 1544 al descubrir la desembocadura del rio de la hacha (rio ranchería),y mediados del 1545 decidieron cambiarte nuevamente el nombre a Nuestra Señora Santa María de los Remedios del Río de la Hacha, en honor a la imagen de la Virgen de Los Remedios que, según la tradición, fue traída desde la bahía perlífera del cabo de la Vela cuando el puerto fue atacado y saqueado por piratas ingleses que buscaban perlas. ¿Fueron las perlas tu bendición o tu perdición? Me atrevo a decir que ninguna de las dos, fue la codicia del hombre en ese entonces de explotarte al ver lo inocente y rica que eras. Te entiendo, no tenías quien te defendiera.

Pero a pesar de eso te mantuviste firme ante el imponente mar caribe, me imagino la felicidad que sentiste cuando te dieron el título de ciudad autónoma a través de dos Cédulas Reales expedidas por la Corona Española en los meses de septiembre y octubre de 1547, pero en el fondo sabias que lo hacían para mantenerte con ellos y utilizarte de manera diferente a la que ya venias acostumbrada.

Pero aun así no pudiste evitar a las personas malintencionadas; ¿Recuerdas a Francis Drake? El pirata ingles que se dio cuenta de la calidad de tus productos y decidió atacarte y saquearte, todo por tu hermosura y por tu originalidad.

Pasaron entonces muchos años de tranquilidad para ti, fuiste creciendo pero no siempre podías pasar por alto los conflictos que dentro de ti se estaban dando. Pero era bueno sabes! Tenías quien te defendiera, solo recuerda ese dos de mayo de 1769 cuando los wayuu se tomaron la ciudad en la rebelión que ellos armaron. Obligando a los administradores coloniales a replantear otro orden de trato con los nativos peninsulares. Tras esto, te nombran como la provincia de Riohacha, Imagino el orgullo que sentiste cuando viviste eso, tus hijos nativos te defendían y peleaban por ti y tus derechos.

 

Mi querida Riohacha, y como olvidar cuando hiciste parte de la independencia de Colombia! Siendo escenario y testigo de la gran batalla de la laguna salada en 1820 que también te da tu independencia de la corona española, comandada por uno de tus hijos favoritos; el almirante José Prudencio Padilla.

Después de eso pude investigar y darme cuenta de que tuviste buenos amigos, hiciste relaciones comerciales con puertos de Inglaterra, Países Bajos, con las islas del Caribe, Panamá y Nueva York. Y de padre te pusieron al departamento del Magdalena hasta 1871, año en que te convertiste en territorio nacional, conservando esa categoría hasta 1898, cuando fuiste promovida a la intendencia de la Guajira. En 1911 desafortunadamente descendiste a la categoría de comisaría y después regresas a ser intendencia nacional en 1954. Te eriges departamento en 1965. Recuerdo que ya en el siglo XX el gobierno nacional se te acerca y te involucran en la dinámica social del país. En 1965 pasas a ser la Capital del recién creado departamento de La Guajira. ¡Vaya que te tenían en un va y ven! De solo imaginar la frustración que debías sentir. Pero ya te habían reconocido como una de las capitales del país.

Déjame decirte que tienes una historia tremenda, y hoy en pleno siglo XXI me avergüenza el hecho de que tu nueva camada de hijos te esté dejando sola. ¿Se olvidaron de lo que vales realmente? Hoy estas enferma y te están atacando, a través de medios más sofisticados, pero letales; te atacan con corrupción, elitismo y mentiras.

Y estos últimos años has sufrido un abandono tremendo por parte del país que ayudaste y por parte de tus hijos que dejas vivir en ti, te quieren mantener sedada, sumisa y dormida, ¡NO DEBE SER ASI!.

Tú eres una ciudad muy hermosa, no mereces que las personas se abstengan en los espacios de participación ciudadana, no mereces que las personas te sigan viendo como ciudad de 15 calles, no mereces personas que tiran basura en tu piel, no mereces personas que no te saben valorar.

Imagino la ira que debes de sentir cuando las personas que no te valoran justifican sus malas acciones con la popular frase ¨estamos en Riohacha¨. Personas que valoran más lo ajeno que lo propio, personas que se preocupan más por ellos que por ti, la tierra que se los da todo.

Pero hoy en esta carta que te escribo, puedo asegurarte que vendrán nuevos hijos que se preocuparan por ti, que te verán como la gran ciudad que mereces ser, y te harán rica, hermosa, autónoma y educada.

Solo te pido que tengas paciencia, ya que tus hijos te levantaran.

Esto fue escrito por

Wary Samir Arrieta Pinedo

Soy profesional en negocios internacionales de la Universidad de la Guajira (Colombia). En el 2014 quedé electo como Presidente de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos del modelo de la OEA para universidades en español.

Desde entonces me dedico a estudiar sobre política y temas de interés.
He sido conferencista en diferentes escenarios para fortalecer el conocimiento constitucional en las instituciones académicas. El año pasado participé en la cumbre mundial de los premios Nobel de Paz en Bogotá y fui asesor docente para la Universidad de la Guajira en temas de participación en escenarios multilaterales.