Internacional Opinión Selección del editor

México hacia un nuevo Estado de Bienestar del siglo XXI

“Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto”

-José María Morelos

Sentimientos de la Nación (1831)


El continente americano continúa sufriendo los estragos de la pandemia, la desigualdad social y la pobreza en los países de América Latina se ha incrementado con la crisis económica que llevó a los países de la región a una recesión económica de proporciones históricas. Sin embargo, a pesar de todos los agravios, opresiones y autoritarismos que se viven en distintos países del continente por un Estado vigilante, militarizado y controlador de la vida de los ciudadanos con la excusa del cuidado, hoy en día existe en el continente un gobierno con énfasis liberal, social y democrático, me refiero al gobierno del presidente de México,  Andrés Manuel López Obrador.

El presidente Obrador está ejecutando en el país hermano un proyecto político denominado como la “Cuatra Transformación” o 4T, como la denominan sus simpatizantes, esta cuarta transformación de la vida pública de nuestro país hermano, nuestro querido México, hoy es ejemplo de como un país caracterizado por el autoritarismo, la represión, la violencia de sus gobiernos pasados puede transitar hacia una nueva sociedad, con ideales democráticos y políticas sociales focalizadas a los grupos más vulnerables.

Este líder político llegó al poder en el año 2018, con el apoyo de más de 30 millones de mexicanos que confiaron en la palabra de este político mexicano, el cual tuvo como principal lema de campaña la lucha contra la corrupción de las “lacras de la política”. Aquellos políticos clientelistas y compradores de votos de los partidos políticos tradicionales: El PRI y el PAN, han ejercido una férrea oposición al nuevo gobierno, todo porque las acciones del nuevo régimen inspirado en las ideas de Benito Juárez, tocan intereses de la clase política mexicana.

Por ejemplo, se dio a conocer que Genaro García Luna, el ex Secretario de Seguridad del ex presidente Felipe Calderón, mientras este ejercía el cargo, tenía acuerdos con el Cartel de Sinaloa, con el fin de proteger al cartel del Chapo Guzmán y con los elementos del Estado ofrecer un montaje de la lucha contra las drogas haciendo operativos policiacos en contra de los carteles rivales, por lo que es normal que se denomine a este sexenio de Calderón como el de un narcogobierno. También, el presidente puso a la venta y en rifa el avión presidencial José María Morelos, comprado por Felipe Caldeŕon y utilizado por Enrique Peña Nieto en sus seis años de gobierno, el argumento del presidente Obrador para vender el avión presidencial consiste en que un presidente que utilice un avión tan lujoso ofende al pueblo de México, al ser un país más de 50 millones de pobres. Los recursos que se adquieran por la venta del avión, irán a los hospitales de zonas rurales de México, donde se atiende gratis a la población.

El gobierno de López Obrador está llevando a cabo una gran transformación política, económica y social en México, con la idea de un Estado de Bienestar que cause la felicidad del pueblo mexicano, el gobierno ha llevado a cabo reformas constitucionales que permitan la gratuidad en las medicinas,  la pensión universal a los adultos mayores, ayudas económicas a los pueblos indígenas y campesinos con entregas directas y sin intermediarios, los beneficios a los jóvenes y estudiantes de estudios de primaria, secundaria y educación superior reciben cada mes sus becas, la creación de más de 100 universidades públicas en el territorio nacional, especialmente en las zonas donde no hay centros universitarios y los apoyos a los niños pobres con discapacidad son algunos de los avances en el sexenio de AMLO, que lleva dos años en el poder y ha hecho más que todos sus predecesores.

También hay que destacar las grandes obras de infraestructura en recursos estratégicos para la nación, como la construcción de nuevas refinerías, recuperar la soberanía de PEMEX, construir el proyecto del Tren Maya, la construcción del aeropuerto militar Felipe Ángeles, los avances en el corredor interoceánico del istmo de Tehuantepec son algunas de las obras que lleva adelantando el actual gobierno, y cada semana se muestran los avances en cada una de estas grandes obras de interés público.

México ha sido noticia en los últimos días, debido a que el presidente hizo la promesa de convocar una consulta popular con el fin de enjuiciar a los ex presidentes del período neoliberal (Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto) y en dos semanas, el pueblo de México recogió dos millones de firmas para que este procedimiento fuera revisado por la Corte Suprema de Justicia, quien dio luz verde a la consulta popular, con las obvias garantías del debido proceso a los ex presidentes involucrados.

Los medios de comunicación tradicionales del país también se unieron a los partidos políticos tradicionales para atacar la transformación que busca López Obrador en su país, el MILENIO, el REFORMA, EXCELSIOR, EL UNIVERSAL, TELEVISA, TV AZTECA y muchos otros medios de comunicación atacan la labor del presidente, pero él todos los días desmantela las mentiras de estos medios tradicionales en su popular conferencia de prensa “Las Mañaneras”.

Hoy en día López Obrador cuenta con la aprobación de la mayoría de los mexicanos, el pueblo lo quiere, a pesar de que la prensa nacional e internacional corrupta traten de expandir noticias que dañen la reputación política de Obrador. Pero estos políticos, medios e intelectuales orgánicos del antiguo régimen no parecen entender que la Cuarta Transformación de México (las tres primeras, la Independencia (1810-1821), la Guerra de Reforma (1858-1861) y la Revolución Mexicana de 1810) son las tres transformaciones que anteceden la que hoy encabeza el presidente López Obrador, la Cuarta Transformación, liderada por el único estadista que hoy tiene América Latina, el cual tiene como lema “Por el Bien de Todos, Primero los Pobres”, un ejemplo para todo el continente.