Memorias de los mundiales: camino a Rusia 2018 – XI

     

SUDÁFRICA 2010

A la conquista del continente Africano.

Las puertas de un continente enigmático se abrieron para darle cita al evento orbital más importante del balompié. Sudáfrica, en ese momento bajo las mieles de la concordia y tras haber atravesado por momentos trágicos en su historia que incluso le valieron la expulsión de la FIFA como asociación, por negarse a erradicar el Apartheid de su política nacional, retornaba al escenario mundial encabezada por su líder Nelson Mandela, considerado otrora como un enemigo nacional, pero venerado hasta hoy como el hombre que rompió los lazos del racismo y llevó a su país por nuevos caminos, incluidos los futbolísticos.

Del Rugby al Soccer

Considerado uno de los deportes nacionales en Sudáfrica, el Rugby había marcado generaciones enteras ya fuera porque amaran a la escuadra nacional, conocida como los “Springboks”, o porque la odiaran con todo su corazón, como era el caso de la comunidad negra del país, la cual consideraba al equipo como el principal símbolo del Apartheid. Sin embargo, la convicción de Nelson Mandela y el espíritu guerrero de Francois Pienaar, capitán del seleccionado nacional, llevaron a que en 1995 la copa mundial de Rugby no solamente se realizara en el país, sino que fuera un símbolo de unidad nacional que como premio recibió el título para Sudáfrica al derrotar a la temida y siempre difícil selección de rugby de Nueva Zelanda.

Al finalizar el partido, Mandela bajó para entregarle al capitán Francois Pienaar la copa Webb Ellis de Rugby. Cuando estuvieron frente a frente Mandela le dijo:

“Francois, gracias por lo que hizo por nuestro país”. Pienaar le contestó: “No señor presidente, gracias por lo que usted ha hecho”.

19 años después, Sudáfrica recibió un mundial de Soccer y aunque su selección no clasificó más allá de la primera ronda, la historia futbolística del país recordará aquel 22 de junio de 2010 en el que su escuadra nacional derrotó a la encopetada Francia por marcador de 2 a 1, dejando por fuera del mundial a uno de los favoritos. Además, ninguno podrá olvidar las famosas “vuvuzelas”, especies de trompetas, que amenizaron inicialmente el espectáculo pero que con los días terminaron convirtiéndose en ruidosas y molestas para muchos. Incluso hubo intención de prohibirlas, pero el comité organizador del certamen aclaró: «Son parte de la cultura sudafricana y están aquí para quedarse».

De adivinos humanos a cábalas de animales

Las apuestas e incluso los adivinos en este tipo de eventos terminan convirtiéndose en formas para tentar la suerte de los aficionados y posiblemente ganarse unos cuantos dólares de más. Este tal vez fue uno de los elementos más curiosos de esta cita mundial, pues los aficionados decidieron no acudir a chamanes o brujos profesionales sino a un variopinto grupo de animales que por todo el mundo pusieron a prueba sus habilidades para seleccionar a ganadores de partidos y hasta al mismísimo campeón. Fue el caso del famoso “pulpo Paul”, el cual barrió con sus competidores adivinos del mundo animal, acertando muchos resultados, entre ellos el de dar a España como campeón mundial. De esta manera superó a un periquito de Singapur, un oso panda de Tailandia y un cocodrilo Australiano que también eran ampliamente consultados.

Entre lo futbolístico y lo anecdótico (10 datos para el mundial de 2010)

Desde un inédito campeón (España) hasta un grupo de actores chinos contratados por el gobierno de Corea del Norte para que alentara a su selección contra Brasil, así de particulares fueron los datos que dejó Sudáfrica 2010.

  • Los finalistas de Alemania 2006 (Italia y Francia) se despidieron en primera ronda.
  • Paraguay accedió por primera vez en toda su historia a la instancia de cuartos de final. Fue eliminada por España.
  • Argelia y Honduras se marcharon del mundial sin anotar un solo gol.
  • Nueva Zelanda se fue eliminada en la primera ronda, pero invicta. 3 empates en tres juegos.
  • Los amigos de lo ajeno se robaron siete réplicas de la copa del mundo. De esta manera se convirtieron en los dueños de más trofeos que el mismo Brasil, el máximo campeón en estas competencias con 5 títulos.
  • Dejan Stankovic se convirtió en el primer jugador en defender a tres selecciones en mundiales diferentes. Yugoslavia en Francia 1998, Serbia y Montenegro en Alemania 2006 y Serbia en Sudáfrica 2010. Con esta marca el hoy Serbio supera a Robert ProsineckiRobert Jarni, que jugaron en 1990 con Yugoslavia y en 1998 con Croacia.  Además, a los cuatro argentinos seleccionados de 1930 que cambiaron su camiseta por la italiana en 1934 con la complicidad de Benito Mussolini, tal como sucedió con la Alemania de Hitler, que reclutó austríacos para su selección.
  • Un mundial de hermanos: Jerome y Kevin Prince Boateng son hermanos, hijos de un mismo padre, pero el primero juega por Alemania y el segundo por Ghana / Jerry (28 años),
    Johnny (23 años) y Wilson (25 años) son los hermanos Palacios, quienes de manera inédita participaron del mundial de Sudáfrica defendiendo los colores de Honduras.
  • España es el primer equipo que sale campeón tras perder su primer partido en el mundial (España 0 – Suiza 1).

Un Leopardo colorido fue la mascota

Su nombre, Zakumi, término que se compone de dos palabras: ZA (letras que asigna a Sudáfrica la Organización Internacional para la Estandarización de países) y KUMI (palabra que significa 10 en varias lenguas africanas).

Espere la próxima el próximo viernes Brasil 2014…

About the author

Mauricio Albeiro Montoya Vásquez

Docente e investigador. Coordinador del proyecto de escritura “100 preguntas y respuestas para comprender el conflicto colombiano”. Fue reconocido en 2012 con la beca Jóvenes Investigadores de la Universidad de Valencia (España). Ha sido docente de diferentes universidades de Medellín e invitado como conferencista tanto en Colombia como en el extranjero.