Opinión Selección del editor

Medellín, centro para la Cuarta Revolución

Reafirmando la vanguardia en tecnologías disruptivas que son sencillamente aquellos procesos con los cuales un producto o servicio se abre paso con aplicaciones sencillas, Medellín se convierte en epicentro para América Latina a través del recién inaugurado Centro para la Cuarta Revolución Industrial.

Gracias a este tipo de iniciativas se podrá facilitar transformaciones económicas, políticas y tecnológicas hacia el futuro donde la Cuarta Revolución Industrial ayudará a maximizar su potencial,  fomentar el emprendimiento y el novedoso ecosistema de startups.

Decir que la capital de la montaña está en la vanguardia mundial en implementación de tecnologías como Blockchain, Internet de las cosas e Inteligencia Artificial,  es sentir el orgullo de encontrar espacios donde se vienen generando inmensas oportunidades para todos aquellos que quieren innovar sin restricción alguna.

Consecuente con su razón y creación, el Centro de Innovación y Negocios, cumple y de que manera en la transformación de Medellín en una economía del conocimiento donde la innovación responde a las necesidades de nuestra sociedad.

El gran trabajo de Alejandro Franco en la Dirección Ejecutiva de Ruta N ha permitido articular diferentes sectores alrededor de la red global de Centros para la Cuarta Revolución Industrial donde el diseño y enfoques innovadores aplicados podrán ser implementados  a políticas y gobernanzas del desarrollo tecnológico.

En momentos de transformación social que vivimos en la actualidad, Ruta N dice presente en la manera de relacionarnos para satisfacer nuestras necesidades, encontrando en la Cuarta Revolución la  excusa ideal en la generación  de tejido social a través de la innovación y la diferenciación para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos con empleos calificados y el aumento del ingreso per cápita.

La actual y saliente administración de Federico Gutierrez merece de igual manera su reconocimiento. Apoyar iniciativas donde el fomento al liderazgo responsable, la gobernanza ágil y la visión de ciudad futura, han sido determinantes para que desde Medellín  se aproveche el potencial de la Cuarta Revolución Industrial como aumento de la productividad, el progreso económico y la adopción de tecnologías e innovaciones en beneficio de  todos.