Opinión Selección del editor

Medellín aspira a ser la Capital Mundial del Libro en el 2022

En nuestra ciudad, el sector del libro y la industria editorial se ven fortalecidos con la política pública de LEO, materializada a través del Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad (PC LEO), así como con sus Eventos del Libro (Días del Libro, Parada Juvenil de Lectura y Fiesta del Libro y la Cultura), y las 35 Unidades de información que integran el Sistema de Bibliotecas Públicas y la Biblioteca Pública Piloto (fundada por la Unesco en 1952), y por supuesto, con todo el movimiento de base social y comunitaria que palpita en los territorios como un ecosistema social donde leer, escribir y conversar se conjugan en la vida cotidiana. Medellín no solo promueve el libro, sino las diferentes lecturas y formas de leer, de ahí que sea la ciudad más lectora de Colombia según la Encuesta Nacional de Lectura (Dane, 2017).

Desde el 2001, la Unesco otorga el título de Capital Mundial del Libro como un reconocimiento a aquellas ciudades que se distinguen por trabajar en el fortalecimiento de la industria del libro, la promoción de la lectura y de toda la cadena editorial. El pasado 13 de agosto, con el apoyo de la Agencia de Cooperación e Inversión (ACI), del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), y de la Cámara Colombiana del Libro y de Bogotá, la Alcaldía de Medellín oficializó ante la UNESCO su decidida intención para ser la Capital Mundial del Libro en el año 2022.

Bogotá obtuvo este reconocimiento en el 2007 y fue la primera ciudad Latinoamericana en recibirlo, y ahora, trece años después, Medellín participa para que Colombia sea el primer país en repetir esta distinción.

Las actividades y estrategias que se desprendan de la elección de Medellín como Capital Mundial del Libro fortalecen y complementan los objetivos y propósitos del Plan de Desarrollo 2020-2023, Medellín futuro, y de nuestro Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad (PCLEO); además de que tienen una estrecha relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), un llamado universal para que entre todos aportemos a la reducción de brechas y favorezcamos el acceso a la educación y la cultura, entre otros.

Esta será la oportunidad para seguir fortaleciendo la cultura de la ciudad y se convertirá en un punto más de encuentro para que se articulen, con proyección internacional, todas las instituciones de distinta naturaleza e iniciativas ciudadanas que trabajan por la lectura, la escritura, la oralidad; para profundizar los canales de diálogo entre lo institucional y lo  comunitario, para trabajar por el fortalecimiento la conversación social, ciudadana y barrial, donde se profundice el respeto y la consideración por las diferencias, las personas con capacidades diversas, los grupos étnicos; y las nuevas tecnologías.

Además, una oportunidad para reconocer y promover el trabajo de organizaciones sociales y comunitarias que trabajan por la promoción de la lectura; de editoriales, libreros, autores y autoras, traductores, ilustradores, dibujantes; bibliotecarios y educadores: que construyen y aportan a una Medellín Ciudad Lectora.

Otras ciudades de la región, como Sao Paulo y Guadalajara, al igual que Medellín, aspiran a ser reconocidas como Capital Mundial del Libro en 2022. El 23 de abril del 2021, cuando la UNESCO anuncie su veredicto, podremos saber si el título se queda en nuestra ciudad.

Esto fue escrito por

Sebastián Trujillo Osorio

Comunicador social y periodista; especialista en gobierno, gerencia y gestión pública. Asesor en desarrollo de proyectos; gestión cultural; comunicación, marca y estrategia. Se desempeñó como Ejecutivo de Mentalidad y Cultura de iNNpulsa Colombia, y Líder de Comunicaciones de Gobierno Digital del Ministerio TIC.
Actualmente, Subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio de la Alcaldía de Medellín.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.