Los niños de la guerra, los hijos de la oscuridad

““No quería unirme, pero me convencieron de que si no me les unía me mataban”…”


En las últimas horas el máximo jefe criminal del ELN, afirmó que su organización terrorista jamás reclutó menores, que todo fue motivado y voluntario. El país ha tenido que ver a los más sanguinarios criminales de lesa humanidad convertidos en senadores y representantes a la cámara, hablando con autoridad y moral sobre los estragos de la guerra, esa misma que ellos construyeron. La Guerra en Colombia es un asunto que palidece ante las más crueles escenas antagónicas y sus crueles actores.

Esta columna busca dignificar una verdad que los terroristas quieren embellecer con mentiras o verdades a medias, para seguir en su derrotero de crimen. Hablo de las FARC y su aberrante crimen de reclutar niños a la guerra.

Los comandantes de las FARC han intentado ocultar la verdad sobre el rol de la guerrilla en reclutamiento infantil y otras graves violaciones de derechos humanos, incluyendo violencia sexual y aborto forzado. Colombia ahora tiene una oportunidad para desafiar ese falso relato y dejar al descubierto la verdad.

Un niño de 12 años Relato: “No quería unirme, pero me convencieron de que si no me les unía me mataban”. En muchos otros casos, los menores fueron engañados y amenazados con que serían ejecutados si intentaban escaparse. Un informe de 2016 de la Fiscalía concluye que en el 53% de los casos analizados, los niños fueron reclutados a la fuerza o a través de engaños.

Cuantos son, sus edades y procedencia

Los datos sobre el número de niños soldados en el país son apenas aproximados ya que es a través de métodos indirectos que se establecen estos guarismos. Diferentes personas, secuestradas por estos grupos armados ilegales, al salir de su cautiverio, han narrado como era frecuente que los encargados de su vigilancia fueran jóvenes no mayores de 15 años, y han dado testimonio de la alta presencia de ellos dentro de la filas de estos grupos armados. A finales del año 2000 por ejemplo, el ejercito colombiano cercó la columna ”Arturo Ruiz”, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP, en medio de la operación Berlín, en Suratá, Santander. Allí murieron 100 personas y fueron capturadas 90 de las cuales 72 eran menores de 18 años.

El Informe Estado Mundial de la Infancia 2005, elaborado por UNICEF, señaló que tan solo eran 800 los menores de 18 años desmovilizados de los diversos grupos guerrilleros o paramilitares, «mientras que el número de niños y niñas que los grupos armados y las milicias urbanas utilizan en Colombia ha aumentado hasta llegar a los 14.000 en los últimos años»9, conformando una de las cifras más elevadas del mundo.

​Las FARC reclutaban a menores y las violaban. Ahora los verdugos están en el Congreso» Lorena Murcia, presidenta de Rosa Blanca, denuncia que los ex comandantes de las FARC que reclutaron y violaron a menores gozan de impunidad.

«CADA UNO DE LOS NIÑOS ASESINADOS POR LAS FARC EN ALGECIRAS TENÍA SUS PLANES PERSONALES MURIERON CUANDO PENSABAN VIVIR

Testimonio: link youtube: https://youtu.be/fEWkl5BwAqM

Es muy concluyente la infamia y la perversión de las FARC en el conflicto armado. Hoy algunos lo niegan, otros lo aceptan con justificaciones.

Paz en la tumba a los niños masacrados, violados y degollados por estos grupos de la extrema izquierda. Mientras tanto Timochenko seguirá siendo senador de la república y su séquito de asesinos de niños , continuará en el poder.

About the author

Germán Valencia Castro

Soy Columnista independiente, Ingeniero de Sistemas de la Universidad Catolica de Colombia y Licenciado en Ingles, del programa de lengua extranjera de la Universidad Nacional. Trabajo como docente de cátedra universitario y con el Magisterio nacional.
Tengo dos especializaciones, la primera en Alta Gerencia y la segunda en Educación informática. Soy defensor de las víctimas y activista contra una paz sesgada.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.