Lo que la gente hace cuando aparenta otra edad

     

Aparentar otra edad distinta a la del registro civil de nacimiento aplica tanto para quienes aparentan menos como más años, y dependiendo de la época de la vida en la que uno se encuentre, aparentar menos o más siempre tendrá ventajas y desventajas.

 

A los 15 años puede ser catastrófico parecer que aún se está en quinto de primaria cuando las amigas lucen sus anchas caderas y un par de senos que saltan a la vista (en el caso de las chicas) o desarrollados músculos y vello facial (en el caso de los chicos).

 

Mientras las jóvenes hablan de su primer periodo menstrual y los chicos las esperan a la salida del colegio con su varonil vozarrón, quienes lucen 5 años más jóvenes, no levantan ni una mosca o, tal vez, sean pretendidos por larguiruchos pre-púberes . Es como sentirse en cuerpo ajeno.

 

Para quienes se ven cinco años más de lo que realmente tienen, la pre-adolescencia puede ser la mejor época de la vida porque, de no confesar la edad, entablan relaciones con adolescentes e, incluso, pasan de largo a la entrada de establecimientos para mayores de edad.

 

Con el correr de los años, quienes gozaban de las ventajas de verse mayores, sienten el vertiginoso paso del tiempo por indiscretas preguntas como: “¿Es tu hermano menor?” “¿Es tu hija?” cuando en realidad son el novio o la esposa.

 

Al contrario, a quienes pareciera que no les pasan los años, no se les nota que son casados, con hijos e incluso con nietos. Sin embargo, cuando revelan la edad, no demoran ‘cumplidos’ tales como “¡usted quedó muy bien embalsamado!”

 

¿Cuál es el problema en este país con la edad? Ser joven pareciera ser equivalente a inexperto e inmaduro; cuando hay tantos jóvenes ejemplares, emprendedores y trabajadores. En el extremo opuesto, hacerse viejo parece ser sinónimo de torpeza e inutilidad.

 

¿Por qué no confiamos en la creatividad y ganas de aprender de los jóvenes y en la sabiduría y experiencia de los mayores?

 

Quienes lucen más jóvenes tienen el privilegio de poseer un reloj biológico más lento pero siempre serán juzgados por la vejez de la cédula. Quienes se ven mayores, aunque disfrutan de las ventajas en la adolescencia, en la edad adulta enfrentan prejuicios en una cultura que no es amable con la tercera edad.

 

Deberíamos de pensar que la edad es solo un número, que cada edad trae su encanto, que podemos amar a cualquier edad y que podemos ser productivos hasta que nuestras habilidades físicas y mentales lo permitan, incluso más allá del retiro de la vida laboral porque la vida no termina allí, es allí donde realmente continúa.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-iad.xx.fbcdn.net/hphotos-prn2/t1/1796567_10151937446853683_326852548_n.jpg[/author_image] [author_info]Sandra Gaviria Monsalve Licenciada en Lenguas Modernas de la Universidad Pontificia Bolivariana con Maestría en TESOL de West Virginia University y Maestria en Educación de Maharishi University of Management. Comunicadora Social de la Universidad EAFIT. Ha sido colaboradora de la Revista El Eafitense y publicado algunos artículos en el Periódico el Mundo de Medellín y ADN. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

3 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to mention I am all new to blogging and absolutely savored this website. More than likely I’m going to bookmark your blog post . You really have wonderful writings. Bless you for sharing your web-site.

  • Apple now has Rhapsody as an app, which is a great start, but it is currently hampered by the inability to store locally on your iPod, and has a dismal 64kbps bit rate. If this changes, then it will somewhat negate this advantage for the Zune, but the 10 songs per month will still be a big plus in Zune Pass’ favor.