Legalización, moral y económicamente lo correcto

Devolvámonos a la década de los treinta cuando Al Capone y el resto de mafiosos en la Norteamérica de antaño vieron un gran negocio en el repartir y surtir a todos los bares con licor. ¿Porque este fue el negocio de la década? Por el simple hecho de una ley que iba contra la libertad de toda la sociedad norteamericana que fue la prohibición del consumo de alcohol.

Después de la última sanción legislativa erguida por el Presidente de la Republica en la cual se permite el consumo del cannabis o marihuana para tratamientos medicinales, se puede decir que el país ha logrado ya un gran paso en todo lo que tiene que ver con el controvertido tema de las sustancias alucinógenas, pero aún continua el debate que se ha llevado por años, que es nada más y nada menos que el de si la legalización es lo correcto, no solo para una sociedad o un país sino para toda la civilización y la política actual. Económicamente y moralmente hablando la legalización de cierto tipo de drogas es lo correcto y mis razones las daré a continuación.

Devolvámonos a la década de los treinta cuando Al Capone y el resto de mafiosos en la Norteamérica de antaño vieron un gran negocio en el repartir y surtir a todos los bares con licor. ¿Porque este fue el negocio de la década? Por el simple hecho de una ley que iba contra la libertad de toda la sociedad norteamericana que fue la prohibición del consumo de alcohol. ¿Porque esta legislación? Porque para algunos conservadores el alcohol era algo degenerativo que corrompía a las personas. Pero esto solo era entrometerse en las libertades individuales de cada una de las personas que querían beber alcohol, y he ahí el gran negocio, las grandes mafias iniciaron a contrabandear alcohol para satisfacer las libertades individuales de cada una de las personas que iban a los bares clandestinos a consumir el ilícito brebaje. ¿Qué  resultados tuvo la ultraconservadora ley? Simple, se mantuvo el consumo de alcohol pero “por debajo de la mesa” coloquialmente hablando, y otro gran problema que fue el crimen organizado.

¿Porque me remití a los años 30? Simple, es lo mismo con el único cambio en el bien ilícito, durante un poco menos de 50 años las drogas han sido satanizadas y prohibidas rotunda y absolutamente en todos los sectores del mundo, de ahí llegó uno de los grandes problemas mundiales que es la guerra contra las drogas en la que los países tienen un gran gasto de sus presupuestos nacionales para esta (personalmente) ya perdida guerra contra las drogas.

¿Cómo podemos reaccionar como sociedad conjunta o como humanidad ante esta guerra? La respuesta a esta pregunta la da la economía y de una u otra manera también la moral; es la legalización. Con esta, no solo se eliminaría el crimen organizado dedicado al negocio del narcotráfico sino que se ahorraría gran parte del gasto público que es dedicado a luchar contra este ilícito. Países como Holanda y Portugal han liberado la producción y consumo de algunas drogas, con esta no se ha reducido el consumo pero sí la ilegalidad y las tasas de homicidio. La producción de drogas en estos países pasó a privados con licencia que pagan impuestos y con estos se financia una verdadera lucha contra el consumo de las drogas, pues hay que concientizar a las personas que así sean en dosis pequeñas, las drogas son degenerativas y en su mayor caso perjudiciales para la salud.

Claro que si nosotros los colombianos legalizamos, no cambiaríamos la dirección de esta guerra. Pero países con gran influencia como Holanda pueden iniciar campañas de concientización para que todas las naciones inicien sus programas de legalización, pues al fin y al cabo es lo económicamente y moralmente correcto.

 

About the author

Carlos Osorio Sánchez

Estudiante de Finanzas Universidad EAFIT, amante de la economía y la opinión.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.