Las obras de Mozart, Tchaikovsky y Weber suenan en Medellín

«Ni una inteligencia sublime, ni una gran imaginación, ni las dos cosas juntas forman el genio; amor, eso es el alma del genio». W.A. Mozart

Filarmed presenta la Obertura de «El cazador furtivo» de C.M. von Weber, la Sinfonía No. 40 de W.A. Mozart y la Sinfonía No. 5 de P.I. Tchaikovsky bajo la dirección del maestro Francisco Rettig. Música de los períodos clásico y romántico harán vibrar al público de la Ciudad. Acércate y disfruta la #PasiónPorLaMúsica

Notas al programa

La Obertura de «El cazador furtivo», ópera de Carl Maria von Weber, es a menudo presentada como pieza de concierto. Es una obra magnífica que presenta los temas de la ópera, sumergiendo al espectador en el ambiente del bosque, gran protagonista de la obra, que va desde la paz y serenidad a la oscuridad por la presencia del espíritu maligno. El tema de amor de Agathe se repetirá al final como señal del triunfo del bien sobre el mal.

Sinfonía N° 40 en Sol menor K. 550. Célebre por su popular primer movimiento, es una de las dos únicas sinfonías escritas en tonalidad menor. Al igual que sucede con la sinfonía Júpiter, no existe prueba documental de que haya sido interpretada en vida del compositor. Pero Mozart realizó cambios en ella, y se conservan ambos manuscritos, lo que ha llevado a un estudioso a afirmar, razonablemente, que el compositor «no se hubiera tomado el trabajo de añadir las partes de los clarinetes y reescribir las de flautas y oboes si no las hubiese escuchado interpretadas».

Sinfonía No. 5 en Mi menor, Op. 64. En 1988, Tchaikovsky comienza a escribirla. Sobre ella, escribiría el compositor: «Introducción: sumisión total ante el destino o, lo que es igual, ante la predestinación inelectable de la providencia. Allegro I. Murmullos, dudas, reproches a XXX. II. ¿No valdría más entregarse por completo a la fe? El programa es excelente si consigo llegar a realizarlo.»

No obstante, más tarde, el propio Tchaikovsky, el siempre inseguro Tchaikovsky, en carta dirigida a Nadezhka von Meck, escribiría: «La sinfonía es demasiado colorida, demasiado pesada, insincera, deslucida, en general desagradable. Con la excepción de Taneyev quien insiste que la Quinta es mi mejor composición, todos mis amigos honestos y sinceros piensan pobremente de ella. ¿Podríamos decir entonces que estoy acabado? ¿Ha comenzado el principio de fin?» Para muchos, ese principio del fin comenzó no con la composición de la quinta sinfonía, sino con la escritura de la cuarta, con la que inaugura un ciclo de tres sinfonías (cuarta, quinta y sexta), fuertemente centradas en el concepto de destino. Extremadamente dramáticas en muchos de sus pasajes, hasta concluir de forma absoluta con la sexta, su sinfonía patética.

La obra fue estrenada en la Sociedad Filarmónica de San Petersburgo, el seis de noviembre de 1988, junto al Concierto número 2 para piano y orquesta, y bajo la dirección del propio compositor. Un seis de noviembre, ese número fatídico para Piotr, quien fallecería el seis de noviembre de 1893, cinco años después de estrenar su quinta sinfonía.

Sábado 29 de abril, Teatro Metropolitano 5:00 p.m. (Charla previa – entrada libre) 6:00 p.m. (Concierto con boletería)

BOLETERÍA EN TU BOLETA: $30.000 y $60.000. Descuentos: 25% Clientes Bancolombia, estudiantes y adulto mayor – 40% Amigos Filarmed. PUNTOS DE VENTA: Taquilla del Teatro Metropolitano, Todo en Artes (C.C. Santafé, El Tesoro y Los Molinos), puestos de revistas de Almacenes Éxito (Colombia, Envigado, Laureles, El Poblado, Bello, San Antonio, Rionegro y Robledo). Informes: 232 28 58 – 262 55 00.

 

 

About the author

Silvia Bustamante Mejía

Abogada de la Universidad Pontificia Bolivariana, especialista en Responsabilidad Civil y Seguros, y Magister en Derecho. Apasionada por la poesía, la salud y la academia.