Opinión Política Recomendados

Las masacres como máxima expresión del importaculismo colombiano

Desde el último mes, las masacres en Colombia parecen ser parte de nuestro día y día, lo más increíble de todo es que las personas mostraron su preocupación e inconformidad sólo por la primera de ellas, mostraron sus condolencias y su supuesto infinito dolor, hipócritas. Los siguientes días recibimos las noticias de las demás masacres como una noticia más, como si fuera una moda, como si dijeran: “ya nos dieron la noticia de una masacre ayer, queremos algo nuevo”.

Es increíble que en Colombia seamos tan inconscientes e ignorantes con lo que está pasando, que seamos tan ilusos y que recurramos al importaculismo cuando se trata de una situación en la que están asesinando a los nuestros. “Ah, pero es que eso es por allá en el campo, eso no importa” pero claro, solo nos importa cuando la violencia toca a alguno de nuestros familiares o personas más cercanas, solo importa cuando me afecta a mí. Se preguntarán por qué estoy tan disgustado con esto, pues he tenido la oportunidad de hablar con varias personas acerca de este tema y me sorprendió lo que declaró una de ellas: “mijo, no le preste atención a eso, en Colombia eso siempre ha pasado, eso es normal” ¿normal? ¿Es normal que acribillen a cuatro personas en Nariño? ¿Es normal que maten a tres jóvenes en Andes y a otros tres en el Norte del Santander? Si para usted eso es normal, déjeme decirle que es fiel seguidor del importaculismo colombiano.

Así como juzgo a aquellos que solo lloran una masacre por moda, debo felicitar a esos otros que sufren por cada una de las vidas perdidas, por cada una de esas familias que hoy están de luto por sus seres queridos. Ese es el verdadero colombiano, el que se caracteriza por su solidaridad y no por su egocentrismo.

Debemos ser más conscientes de lo que pasa a nuestros alrededores, de lo que está pasando en nuestro país, debemos ponernos en los zapatos del otro, debemos sentir como el otro. Somos un mismo país, somos hermanos, si nos sigue dando igual lo que pasa con el que está al lado, continuarán los comentarios ignorantes, continuará la indiferencia, y sobre todo, continuará el importaculismo colombiano.