Las equivocadas alianzas y predicciones de Petro

“El del Pacto Histórico, como Quintero en su campaña a la Alcaldía de Medellín, quiere proyectar una imagen de “independiente”, honesto, transparente, de ser “el hijo del pueblo”. Con este tipo de alianzas, ese discurso será muy difícil de sustentar”.


 Petro que ha venido vendiendo un discurso de ser un político distinto a los tradicionales y corruptos, parece que, con tal de llegar a la presidencia, está dispuesto a hacer alianzas con quien sea, así tengan dudosa reputación. Esta semana, La Silla Vacía reveló (ver) que liberales cuestionados como Julián Bedoya, famoso por haber obtenido su título de abogado de forma fraudulenta de la Universidad de Medellín, que luego la misma Universidad, con cambio obligado de sus directivos tras el bochornoso escándalo, se lo retiró; es la persona, junto con su equipo político, que está detrás de la campaña de Petro en Antioquia. A finales del año pasado, el del Pacto Histórico estuvo en Jericó. Este año ya ha hecho giras por Bello y La Estrella donde el grupo de Bedoya tiene parte de su fortín.

La Silla Vacía también reveló, que los funcionarios de la Universidad de Medellín, que le entregaron el título de abogado de manera fraudulenta al senador Bedoya, por obvias razones fueron despedidos de la institución, pero cayeron en paracaídas en la cuestionada alcaldía de Daniel Quintero quien ahora enfrenta una revocatoria.

Quintero, vale la pena recordarlo, fue hace cuatro años jefe de campaña presidencial en Antioquia de Gustavo Petro. El del Pacto Histórico, como Quintero en su campaña a la Alcaldía de Medellín, quiere proyectar una imagen de “independiente”, honesto, transparente, de ser “el hijo del pueblo”. Con este tipo de alianzas, ese discurso será muy difícil de sustentar. Le sale perfectamente el adagio popular “dime con quien andas y te diré quién eres”.

 Ahora, dejando a un lado sus nuevas alianzas, que le restan más de lo que le suman, Petro ha venido lanzando una serie de predicciones frente al sector minero-energético, que no le han salido como creía, con el ánimo de desprestigiar a este sector con la excusa de defender al medioambiente y combatir el cambio climático. Veamos porqué:

El 23 de noviembre de 2021, afirmó en Twitter (ver), ante el anuncio de Biden de usar las reservas de petróleo de Estados Unidos, para contener los altos precios a nivel mundial, que el precio del petróleo se desplomaría, se afectaría la exploración en Colombia de manera inmediata, y en cadena, se afectaría el presupuesto nacional para el 2022 entendiendo que más del 50% de las exportaciones del país provienen de este sector.

Para sorpresa del candidato Petro, el precio del petróleo no sólo no cayó, sino que ha tenido su valor más alto desde que hizo su predicción, teniendo precios que superan los 80 USD por barril WTI como enseña en una gráfica comparativa el profesor Oswaldo Ordóñez de la Facultad de Minas de Medellín (ver).

En el último Congreso Nacional de Minería realizado a finales de noviembre de 2021, afirmó que, en caso de llegar a ser presidente, su primera decisión sería suspender la exploración petrolera, (ver) lo que acabaría con miles de empleos y recursos que le ingresan al país por esta actividad. En ese mismo escenario planteó limitar el desarrollo de proyectos mineros y reemplazar estos recursos por la agroindustria y el turismo.

El desconocimiento de Petro de la industria minero-energética es evidente, quiere acabarla con el argumento de la transición energética, cuando está demostrado que para tener energías renovables debemos demandar de más minerales como se sustenta en el documento Una estrategia de Minería Verde y Desarrollo Regenerativo para Colombia en un Contexto de Transformación Global, de la Universidad EIA, (ver) en el que se explica que “la humanidad requerirá en los próximos 25 años la misma cantidad de cobre que ha consumido durante toda su existencia en la tierra”. Si queremos paneles solares, energía eólica y vehículos eléctricos, estos demandarán más cobre, cobalto, litio.

En el documento Cambios en la demanda de minerales: análisis de los mercados del cobre y el litio, y sus implicaciones para los países de la región andina de la Cepal, se plantea que “la energía solar es el tipo de energía renovable que más cobre consume, lo que equivale al 64% de la demanda de energía renovables en 2020” además a “mediano y largo plazo, se pronostica que la demanda mundial de cobre de uso final proveniente de energías renovables aumentará a una tasa anual de 7,7%, alcanzando 1,35 millones de toneladas en 2030” (ver). En síntesis, si queremos transición energética, debemos extraer estos minerales responsablemente.

La discusión no puede seguir girando en torno a falsas dicotomías de petróleo vs agroindustria, minería vs agua, turismo vs oro, cobre vs aguacate. ¿Por qué escoger sólo una parte del pastel cuando podemos tenerlo todo? y más, en un país como el nuestro que sigue teniendo el reto de generar riqueza para acabar con las brechas sociales. Hagámoslo, no le demos juego al populismo.

About the author

José María Dávila Román

Comunicador Social - Periodista de la UPB con Maestría en Gerencia para la Innovación Social y el Desarrollo Local de la Universidad Eafit. Creo que para dejar huella hay que tener pasión por lo que se hace y un propósito claro de por qué y para qué, hacemos lo que hacemos. Mi propósito es hacer historia desde donde esté, para construir un mundo mejor y dejar un legado de esperanza y optimismo para los que vienen detrás. Soy orgullosamente jericoano.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.