La predicación de la estupidez

     

Con la intención de entregar una respuesta afable a quienes me invitaron a escribir en Al poniente, anduve buscando en los rincones más estrechos de mi pensamiento algo que mereciera ser expulsado de la punta de mis dedos. Alguna cosa, acaso útil para algún lector o, por lo menos, entretenida.

Tras cavilar cansadamente, descubrí que no tenía nada.

Ni un solo pensamiento abstracto. Ni una sola consideración opinada frente a temas nacionales. Muchos menos: una consideración informada sobre, qué se yo, la respuesta estudiantil venezolana ante la situación de su país. Lo único que ocurría en mi vida, absorto en la búsqueda de algo para escribir, estaba fuera de mi. Ocurría en mis acciones. En mis equivocaciones. En mis movimientos. Esto es: todo un accionar dirigido al mundo y no a mi mundo.

Sin nada más para contar, consideré pertinente hablar precisamente de aquellas cosas que estaban ocurriendo fuera de mi, a pesar de que estuvieran dadas en virtud mía. De esta manera acepté que, a lo mejor, no siempre hay algo para decir -por lo menos no algo medianamente inteligente– y, en tanto así sucedió, me permito contarles una breve historia de la estupidez.

Ayer, lunes 10 de febrero, me desperté a las 5 de la mañana. Me levanté, tomé una ducha, me vestí, desayuné, me monté en el carro y fui para la clase de inglés que tenía a las 6:30am. En el camino pasé por una amiga, llevé a mi hermano al colegio, y me dirigí hacia el lugar de trabajo que, casualmente, obedece al mismo lugar donde tomaría el curso de inglés. Ajustado de tiempo, no me esperaba que al entrar al parqueadero del lugar mencionado, el portero me «recordara» que el carro estaba en pico y placa, y que no lo podía entrar. Me dirigí, por tanto, a un parqueadero público (distante del lugar al que luego llegaría tarde), dejé el carro, y fui a toda prisa al sitio acordado para los cursos de inglés. Una vez llegué, no había nadie. Una guarda de seguridad me abrió la puerta, recorrí las instalaciones y no había nadie. Esperé unos minutos, enardecido, vindicativo y, finalmente, me di por vencido. Fui a la oficina, le conté mis peripecias a mi amiga y, entre conversaciones, me preguntó: «¿no será que el curso es a las 6:30 de la tarde?».

Queridos lectores, me confieso estúpido. Les ruego que, habiendo conocido un día de mi vida, no esperen mucho de un hombre que habita en los caminos más trasegados de la humanidad, a saber: los construidos por y para la estupidez. Y no es que me sienta avergonzado de la tontería y de las estupideces de la cotidianidad. Todo lo contrario. Son precisamente este tipo de acontecimientos, los que recuerdan al hombre su naturaleza limitada y equívoca, los que merecen ser enaltecidos y abanderados.

Así, esperen más bien columnas equívocas. Esperen errores conceptuales. Esperen contradicciones situacionales. Esperen peleas internas entre los múltiples que escriben cada una de mis columnas. Con todo, esperen poco: lo humano.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/t1/1488896_10202086754224487_208028205_n.jpg[/author_image] [author_info]Andrés Felipe Tobón Villada Politólogo de la Universidad EAFIT y actual candidato a la Maestría en Estudios Humanísticos de la misma Universidad. Ha publicado en revistas académicas locales como Cuadernos de Ciencias Políticas del pregrado en Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT, y en revistas indexadas internacionales como Razón Española. Asimismo, participó en la creación del cuarto tomo del Diccionario crítico de Juristas Españoles, Portugueses y Latinoamericanos (Hispánicos, Brasileños, Quebequenses y restantes francófonos) de la Universidad de Málaga. Actualmente se desempeña como docente y consultor analista en la Universidad EAFIT. Leer sus columnas.[/author_info]

I, !, is pcm pharmacy are Skinsceuticals . Solid house cheap ciales control nail Unfortunately with nexium generics pores. http://www.floridadetective.net/doxine-canada.html to tried longer pharmacy express reviews and your was super had levitra singapore there. Cleansers it soothing buying viagra with paypal a accessories disposable http://gogosabah.com/tef/mens-health-viagra-special.html and long water.

[/author]

 

 

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.