Economía Educación Opinión Recomendados Selección del editor

La necesidad de aprender de política económica

Estamos en tiempos electorales y cada candidato tiene un conjunto de propuestas, opciones y acciones en cuanto a si debemos devaluar, a si se imprime dinero o se emite deuda, o a si se hace una reforma tributaria o no. Hay muchos términos que el ciudadano común no entiende, y por ese en este artículo hago un llamado a la necesidad de formarse en ese intrincado –o quizás no– mundo de la política económica.

La locura de los precandidatos

Esta semana, llegó la noche con el tweet de este famoso precandidato presidencial, donde prometía que iba a imprimir más billetes para atacar la pobreza y la desigualdad que tiene Colombia. A muchos les parecerá correcto que un organismo con “tanta plata” como el Banco de la República (en otros países mejor conocido como Banco Central) imprima dinero para satisfacer las necesidades del pueblo (dixit). Al final las reservas de este banco son de la gente y como existe un consenso en cuanto a su uso, “debería usarse según lo que diga la mayoría”, afirman los más connotados “demócratas” de este país.

El problema es que una acción como esta, y como todo en la vida, tiene un costo. Porque para poder entender que pasa, si un banco central imprime dinero, tenemos que saber qué es un banco central y qué es el dinero. Si no, solamente sería una especie de adivinanza de mal gusto. Pero para poder definir eso, se tiene que empezar por lo mas básico: la definición de política económica.

Concepto de política económica

Se precisa de la siguiente manera:

La política económica comprende las acciones y decisiones que las autoridades de cada país toman dentro del ámbito de la economía. A través de su intervención se pretende controlar la economía del país para proporcionar estabilidad y crecimiento económico, estableciendo las directrices para su buen funcionamiento.

A pesar de ser un término técnico, se puede observar que el fin de la política económica es buscar, aparentemente, el bienestar de la economía de un país, donde se definen los instrumentos a utilizar, los plazos de acción y, por supuesto, se analizan los plazos de las consecuencias tomadas. En apariencia, es muy parecido a un plan de acción para hacer un proyecto personal en el cual tienes que definir todas tus variables y prever lo que va a pasar, haciendo escenarios. Igual es la política económica, pero con una pequeña gran diferencia: las consecuencias de mi plan de acción son solo para mí, y en algunos casos para mis allegados. En cambio, las consecuencias de la política económica ¡son para TODOS!

Las dos políticas

Existen dos áreas de política económica que tiene un gobierno: política fiscal y política monetaria. Podríamos definirlas como que, mientras una se encarga de la economía real de un país (que afecta directamente a su producción), la otra se encarga del lado financiero (donde se mueve el dinero); sin embargo, la realidad es mucha mas compleja que esta superficial diferencia.

La mejor manera de entenderlas es definiéndolas, y me perdonan la verdad de Perogrullo. La política fiscal se puede puntualizar como ese campo en el que el Estado se centra en la gestión de sus recursos a través de su presupuesto, donde se precisan los ingresos (mediante impuestos y deuda pública) y los egresos (que son el gasto fiscal). Estos tienen el objetivo de lograr un crecimiento de la economía y su estabilidad en el tiempo. Para poder evaluarlo mejor, se crea lo que se llama la contabilidad nacional, en la cual se miden variables como el Producto Interno Bruto (PIB) y el Índice de Precios al Consumidor (IPC), así como el déficit fiscal (la diferencia entre costos, gastos e ingresos de un Estado) que nos permiten entender las consecuencias en la economía de dichas políticas.

Por otro lado, tenemos la política monetaria: aquella en la que el Estado a través del banco central, que maneja la masa monetaria como las tasas de interés para tener una estabilidad de precios y de crecimiento económico, maneja también los mercados financieros transversal a los flujos de dinero y valiéndose del sistema bancario, permitiendo que se pueda prever cómo operan los precios dentro de una economía y cuáles serían las consecuencias para el poder adquisitivo de una nación con las políticas en mención.

La clave para entender todo: relaciones de variables

A la final, lo que todo candidato presidencial habla en materia económica es lo que va a hacer tanto en política fiscal como monetaria. Remitiéndonos al tweet de Gustavo Petro, allí él nos habla de su política monetaria, ergo, qué va a hacer con la masa de dinero. Como lo dije al principio, pareciera una política bien intencionada, pero su costo es demasiado alto, ya que hay que relacionar variables, cosa que ya hace una disciplina de la teoría económica: la macroeconomía o el estudio de variables macro, es decir, lo que tiene que ver con toda la población en el plano económico.

Esto, hace necesario estudiar en qué consiste la política económica y cuáles son sus consecuencias. Llevándolo a cabo, se podrán comprender plenamente frases como: “la inflación es un fenómeno monetario”, “las reformas tributarias mantienen el grado de inversión en Colombia”, “la impresión de dinero puede ocasionar la pérdida de poder adquisitivo”, “la devaluación del peso colombiano ayuda al déficit fiscal de una nación”, entre muchas otras.

Si quieres saber el significado de todas estas frases y cómo los candidatos presidenciales van a usar la política económica para sus fines –entre ellos el consabido Gustavo Petro– y, por supuesto sus consecuencias, El Bastión y la Corporación PrimaEvo te ofrecen una gran y valiosa oportunidad para tu formación: su Diplomado en Política Económica. En un sencillo curso sencillo de seis (6) horas dentro de un horario cómodo y con dos profesores altamente entrenados en esta área, podrás ir a las definiciones clásicas de la política económica, sus características y estructuras, y sus consecuencias para el país en el corto, mediano y largo plazo.

Si estas interesado, puedes consultar en este LINK ¡Te esperamos!


Este artículo apareció por primera vez en nuestro portal aliado El Bastión.

Esto fue escrito por

Otman Domínguez Mejías

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas Venezuela) especializado en Econometría y Evaluación de Proyectos para PYMES. Estudioso de la “Escuela Austriaca de Economía“. Coordinador del Grupo “Libertarios de Cali“, y miembro fundador de la organización “Derecha Ciudadana” (Venezuela) y del medio digital libertario EL BASTIÓN.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.