Opinión Política Selección del editor

La integridad, un valor que compromete

La cumbre mundial sobre cambio climático que reunió a cerca de 200 países, la COP26, terminó con la suscripción de un acuerdo que, aunque no parece suficiente para nadie, en sí mismo representa un logro y abre ventanas de esperanza en todos los continentes para avanzar en una agenda global contra el cambio climático para la próxima década. Un sueño que sin duda compromete a gobiernos y ciudadanos en clave de coherencia e integridad.

Así lo hemos entendido en Antioquia, bajo el liderazgo de Aníbal Gaviria, quien además de ser pionero en la declaratoria del estado de Emergencia Climática, lo que le da carácter de urgencia a la atención del tema, estableció también un centenar de acciones encaminadas a revertir los efectos del cambio climático. Una actitud coherente que habla de la integridad de quien actúa en consonancia con sus valores y los compromisos que asume.

Es que en buena medida el sabor agridulce que deja la COP26 es justamente el reconocimiento de que no se avanza a la velocidad esperada porque falta compromiso real de muchos líderes y países. Por eso, el acuerdo suscrito, que además no es vinculante desde el punto de vista legal, es insuficiente y para muchos, poco ambicioso de cara al futuro. Incluso en varios aspectos, aplaza metas, como la del límite al calentamiento global que ya deberíamos haber alcanzado y que se revisarán nuevamente en Egipto en la COP27.

image

Mientras tanto, en Antioquia avanzamos en la materialización de proyectos que apuntan en esa dirección. Hemos prohibido la compra y utilización de plásticos de un solo uso, promovemos alternativas agroindustriales más amigables, impulsamos la siembra de 40 millones de árboles y de prácticas ambientales seguras, implementamos programas de reconversión energética, entre muchas otras acciones. Y para ampliar el alcance y mantener viva la reflexión sobre el tema, adelantamos un Diplomado sobre Emergencia Climática al que convocamos a 400 periodistas del país, en asocio con el Club de la Prensa de Medellín, las universidades de Antioquia, Nacional y EAFIT, el grupo Éxito, ISA, Teleantioquia y la cadena de hoteles Dann Carlton. En unidad, como nos gusta.

image

Coherente con estas acciones y compromisos, el gobernador Aníbal Gaviria les propuso a los líderes mundiales en la COP26 la siembra de mil millones de árboles en Latinoamérica como una meta colectiva alcanzable, además de la recuperación de las fuentes hídricas como alternativas de paisajismo urbano y protección ambiental, tal y como se hizo en Medellín con el proyecto Parques del Río que ha recibido tantos reconocimientos nacional e internacionalmente y que hoy se replica en muchos municipios de Antioquia.

Esa misma invitación la hará esta semana en la Asamblea Internacional de Ciudades Inteligentes y en el Foro Mundial de Regiones, eventos que se adelantan en Barcelona, España, por invitación del Congreso Mundial de Smart Cities y la UCLG.

Escenarios en los que la voz de nuestro gobernador es respetada porque representa las ideas de un líder que ha demostrado su entereza moral y su capacidad intelectual. A pesar de las vicisitudes que ha tenido que afrontar en lo personal, él ha sabido mantener sus valores y sus convicciones para actuar con coherencia en un claro ejemplo de integridad y de fortaleza.

image

Sabemos que la integridad y la coherencia no son valores comunes en los líderes políticos, muchos prefieren los réditos en el presente que impulsar proyectos que saben que no podrán terminar en su período ni podrán inaugurar. Pero la historia muestra que esos son los proyectos más trascendentales, por eso insistimos en la construcción de sueños colectivos en tono de planeación estratégica participativa que se consignará en la Agenda Antioquia 2040, en la que deberán quedar metas e indicadores de proyectos claves como el Tren del Río, que busca la integración territorial mediante un sistema de transporte público masivo, sostenible ambientalmente.

Nuestro compromiso indeclinable es la defensa, protección y cuidado de la vida, en todas sus manifestaciones y en condiciones de dignidad. Por eso, en todos los escenarios posibles insistimos en la necesidad urgente de actuar con coherencia, con responsabilidad, con mirada de futuro y soportados en los valores que, como la integridad misma, nos comprometen. Las ciudades, los gobiernos, las sociedades inteligentes son las que protegen la vida, nos ha repetido Aníbal Gaviria, unidos tenemos que construirlas.