LA INMENSIDAD DEL COSMOS

Contaba el que os escribe estas líneas con 7 años,  cuando en 1977 se lanzó hacia nuestro sistema solar la nave no tripulada Voyager 1. Por aquel entonces Jimmy Carter era presidente de los Estados Unidos, y se cumplía el sueño de muchos astrónomos. De entre todos ellos, especialmente el más mediático y quien rompió todas las barreras y estereotipos de cómo se debía comunicarse la ciencia, Carl Sagan. Creador de la famosa mundialmente conocida serie “cosmos”.

Sagan incluyó en la nave un disco en oro, de lectura analógica y digital,  con un mensaje “a quien lo encuentre” con sonidos e imágenes de nuestro planeta. Así como su localización, triangulada en púlsares, para que (en teoría) una civilización avanzada nos pueda localizar.

Bien amigos, tras 35 años de viaje, un largo viaje , durante el cual ha transmitido miles de imágenes de los planetas y satélites de nuestro sistema solar,   ha dejado atrás la heliosfera, nuestro sistema solar, o región del espacio bajo influencia solar, y se adentra allí por el espacio interestelar. Todo esto con unos ordenadores cuyos chips son inferiores a los que puede llevar cualquier teléfono móvil de hoy en día.

Para aportar datos y hacernos idea de distancias;  la Voyager 1  viaja a 17 km  por segundo, (más deprisa que una bala),es decir 61 mil km por hora. Pensamos que es una gran velocidad, pero en términos astronómicos apenas está a la vuelta de la esquina, tan solo a 17.47 horas luz!!, 35 años terrestres para llegar apenas ahí al lado.

Es bueno poner las cosas en perspectiva , para intentar darnos cuenta de las distancias estelares, nuestra Vía Láctea tiene 200.000 años luz de punta a punta, y la galaxia más cercana a la Vía Láctea es Andrómeda  a 2’5 millones de años luz de la Tierra. En ruta de colisión con nuestra galaxia, se espera un choque de ambas  dentro de 6.000 millones de años.

asa

Al margen de todos los datos de distancias que se pueden aportar, pensar en estas distancias es inconcebible para el ser humano. Las limitaciones de la actual tecnología nos hacen imposibles de momento los viajes a las estrellas. Actualmente los estudios de cosmología están unidos a la física, la astrofísica. Porque por lo que sabemos, nuestras leyes físicas y la física de partículas, se aplican en todo el cosmos. Y será a través del estudio de la materia, del estudio del átomo, como aprendamos a controlar el espacio y el tiempo. Perdón, desde 1905 según Einstein el espacio-tiempo, ya  que ambos conceptos están íntimamente unidos.

Con todo y lo que más me importaba en esta primera toma de contacto, es hacernos pensar en la inmensidad del espacio, en el que somos como una mota del polvo en el cielo cósmico. Pero seguimos como en 1977, que sepamos el único lugar que puede albergar vida, vida tal y como la conocemos en toda su variedad.

Dicho todo lo anterior, en la grandiosidad del espacio, sería imposible que nosotros fuéramos los únicos, y quien os habla, está convencido de que no. Ni somos los únicos, ni los primeros, ni los últimos. En nuestro universo existen todos los elementos que han generado la vida en nuestro planeta, y hemos visto que es inmenso. De modo que , si estamos solos…cuanto espacio desaprovechado ¿ no os parece ?

Manuel Ortega Iñiguez

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.