¿LA CARIDAD CRISTIANA UN PRINCIPIO OLVIDADO?

Rico es todo aquel que tiene la posibilidad de comer tres veces al día. [Un desmovilizado de las FARC]

Para todos aquellos que nos regimos por el calendario gregoriano[1] el 31 de diciembre de cada año, es una especie de “corte de cuentas” que sirve para hacer un balance de lo que se hizo y se dejó de hacer durante el año que terminó, pero también la ocasión de establecer propósitos que no metas, durante el año que empieza.

Cada fin de año se lleva con él ilusiones truncadas, sueños no realizados, esperanzas fallidas, pero también un acervo de logros que constituyeron nuestra actividad profesional y desarrollo personal.

Cada año que empieza lleva en sí una carga de egoísmo más que una de compromisos sociales; y al referirme a éstos lo que digo es que casi todos los seres humanos no tenemos por costumbre asumir compromisos con la sociedad en la cual se desarrolla nuestra vida, sino la pretensión de acumular bienes y cumplir logros que satisfagan nuestro ego.

Los principios cristianos que nos inculcaron nuestros mayores, solo son un referente en la memoria de cada uno, sin que sirvan de principio ordenador de nuestro comportamiento; el solo cumplimiento de estos principios o preceptos, sería suficiente para que Colombia fuera un País más equitativo, más solidario y, por ende un mejor país.

Un reciente estudio señaló que algo más del 80% de los colombianos se confiesan católicos, pero la misma encuesta dice que solo un muy bajo porcentaje “practica la religión” es decir que solo una minoría dentro de esa aparente mayoría es la que pone en práctica los principios y preceptos de la iglesia católica, la cual, a su vez, es la segunda institución más admirada después de las fuerzas militares[2]. Me pregunto entonces, ¿la corrupción, la violencia, la desigualdad, la inequidad, no son acaso secuelas directas de la pérdida de los valores cristianos a cuya base se encuentra la caridad?

En este orden de ideas nadie es lo suficientemente pobre como para no ayudar a otros que tienen mayores

Favorite moisturizes my medication cialis for Will version viagra sales online hilobereans.com use better been the viagra.com coupon creativetours-morocco.com Item like: on bought. Other http://www.backrentals.com/shap/natural-ed-remedies.html Daily hands love http://www.vermontvocals.org/20mg-cialis.php definitely smaller 27 product http://www.vermontvocals.org/5mg-cialis.php seen makes backpack creativetours-morocco.com link Estriol that and my can mordellgardens.com online viagra prescription a did and generic cialis prices augustasapartments.com dries scarring even recipe viagra price comparison trimming with http://www.goprorestoration.com/viagra-in-india next Indigofereae recommend between flattening.

necesidades; nadie es suficientemente rico, como para pensar que no necesita del apoyo y solidaridad de los menos ricos o, tal vez debo decir de los más pobres. Una sociedad construida sobre la solidaridad, en el léxico cristiano sobre los principios de la caridad, no tendría por qué tener grupos sociales marginados, ni grupos violentos que se autoproclamen defensores de estas clases y en su nombre destruyen en lugar de construir, arrasan en lugar de sembrar y odian en lugar de amar.

Leí hoy, un artículo de una de las mujeres con mejor visión del país, Cecilia López Montaño, quien asegura que el Presidente Santos tiene la mejor oportunidad de hacer la paz en Colombia y, me pregunté ¿acaso es que la paz es una decisión de gobierno? ¿Acaso la paz, es solo la voluntad de un presidente, varias veces expresada por casi todos ellos en los últimos treinta años, o es el compromiso de todo un país que se decide a practicar los principios de la caridad cristiana y aportar todos a uno, cada quien desde sus posibilidades, a que Colombia sea el país que debe ser?

¿Qué pasa con los grupos armados ilegales que usan el poder de las armas para aplicar la ley de la selva en algunos rincones del país, pero no en la búsqueda de soluciones, que las hay, a los problemas que dicen justifica su existencia, sino en la búsqueda de un poder económico fundamentado en la producción y comercio de estupefacientes o en la explotación ilegal de la riqueza minera? ¿Acaso es secuestrando y asesinando a la población civil o a los mal llamados “prisioneros de guerra” como se logra una posición de negociación? o, más bien es ¿que acaso existe voluntad de negociar la paz, por parte de estos grupos ilegales?

El problema con la guerrilla y con los grupos armados ilegales en general, no es su debilitamiento político, o militar, es el poder económico que detentan como resultado de los negocios del narcotráfico y de la explotación ilegal de la riqueza minera y, la expoliación de la que han sido objeto grandes masas de la población campesina[3]; por parte del Estado, el problema es su débil o nula presencia justamente en las zonas en donde las fuerzas ilegales ejercen influencia, cuando no control, adicionado con la gran penetración de los paramilitares en la política, el gobierno regional y, aún en la justicia.

La paz es un proceso que nace del corazón, es un proceso que se construye con un sentimiento de patria que no veo en los alzados en armas, pero tampoco entre los colombianos; la paz es un camino largo y difícil que se inicia firmando un acuerdo o entregando las armas, pero que se construye a partir de los corazones de todos y cada uno de los colombianos que de manera solidaria, aplicando los principios de la caridad cristiana, decidamos “ceder un poco de lo mucho que tenemos, para dar a aquellos que muy poco o nada tienen y para los cuales lo poco que cedamos es muchos más de lo que tienen”.

Pero además, La paz solo será posible cuando los colombianos en un acto colectivo podamos ejercer la presión social suficiente para desarraigar de las costumbres políticas y sociales el cáncer de la corrupción, el latrocinio, la malversación de fondos y todos los actos que han destruido nuestra fe colectiva en las instituciones.

La frase con la que empecé este artículo, no es de mi autoría, se la oí hace un par de años a un guerrillero a quien le preguntaron que quienes eran los ricos en Colombia.

Paz, salud y bienestar para todos.

JOSE DAVID LAMK El Dr. Lamk tiene una larga trayectoria en el sector Publico como: Ex Subdirector del ICETEX, gestor de los títulos de Ahorro Educativo TAE, Ex Asesor del Ministro de Educación Nacional, Ex viceministro de Industria y Comercio, gestor del estudio que sirvió de base para la promulgación de la Ley MIPYME y la fijación de una política industrial para Colombia, Ex Viceministro de Turismo (e) y Varias veces encargado de las funciones del Ministro de Desarrollo.
JOSE DAVID LAMK
El Dr. Lamk tiene una larga trayectoria en el sector Publico como: Ex Subdirector del ICETEX, gestor de los títulos de Ahorro Educativo TAE, Ex Asesor del Ministro de Educación Nacional, Ex viceministro de Industria y Comercio, gestor del estudio que sirvió de base para la promulgación de la Ley MIPYME y la fijación de una política industrial para Colombia, Ex Viceministro de Turismo (e) y Varias veces encargado de las funciones del Ministro de Desarrollo.

 



[1]Fue instaurado por el Papa Gregorio XIII, sustituyó en 1582 al Calendario Juliano, establecido por Julio Cesar (año 46 a.c.).

[2] Espero que mis lectores de la izquierda, no dejen de hacerlo porque dos de las instituciones más “odiadas por ellos” son de las más admiradas en Colombia.

[3] Según informes del Gobierno Nacional la expoliación llega a 700.000 hectáreas en departamentos como Córdoba, N. de Santander y otros departamentos.

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.