La campaña de la ilegalidad: Luis Pérez y sus deudas políticas

Autores: Juan Camilo Parra y Mateo Grisales

El gobernador electo del departamento de Antioquia, Luis Pérez, no ha anunciado aún sus más cercanos colaboradores, pero se espera, tal como él mismo lo ha expresado públicamente, que serán polémicos; el gabinete de Pensando en Grande, seguramente tendrá que estar compuesto por los compromisos burocráticos que asumió -y le permitió- llegar a la gobernación.

Ahora bien, una de las cuentas de cobro que, seguramente ya recibió Pérez, o recibirá, es la de Gabriel Jaime Rico, quien fuese su llave para gobernar de manera conjunta la gobernación y la alcaldía. Rico, realizó alianzas con los mismos polémicos sectores que el gobernador electo; hay contratos y presencia de contactos clave de estos caciques en determinadas organizaciones que sellaron una burocrática fusión entre Luis Pérez, Gabriel Jaime Rico y el clan de los Suárez Mira de Bello.

En este mismo orden de ideas, el partido conservador, seguramente, tendrá su tajada en el reparto de la administración departamental. Es por ello que, en un principio sufrió una puja interna antes del inicio de la campaña política y que determinó como su candidata a la gobernación a Eva Inés Sánchez, ungida gracias al apoyo de Olga Suárez Mira y Nidia Marcela Osorio, para luego, constatar que su candidatura nació muerta, pues se planteó con el objetivo de adherir el partido y las maquinarias de estos polémicos personajes a Pérez, en un acto que estas mismas senadoras, la de Bello y la de Itagüí, respectivamente, ratificaron ante la opinión pública.

Por el lado del Partido Liberal también habrá factura de cobro, luego de otra puja interna, fue derrotada Sofía Gaviria, quien se negaba a entregarle el aval a Pérez, sin embargo éste fue entregado gracias a la precisión de los congresistas Luis Fernando Duque, Óscar Hurtado, Iván Darío Agudelo, Julián Bedoya Pulgarín y John Jairo Roldán.  Además de la cercanía y el apoyo de Ángela María Cano Vargas, diputada liberal investigada por presunta responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir, estafa agravada, gestión indebida de recursos sociales y urbanización ilegal y que actualmente goza de prisión domiciliaria.  Asimismo,  Bernardo Guerra Serna, padre del concejal Bernardo Alejandro Guerra fue uno de los escuderos de Pérez dentro de las filas liberales. En este sentido, Adolfo León Palacio Sánchez, quien fuera secretario de servicios administrativos y hacienda en la alcaldía de Luis Pérez y diputado opositor al proyecto fajardista en este periodo que termina de la asamblea departamental, se quemó como candidato llave de Pérez al Concejo de Medellín, ¿tendrá su puesto en la gobernación?

El partido de la U no se queda atrás, Luis Pérez recibió el apoyo de congresistas como Germán Hoyos, León Darío Ramírez, Mauricio Lizcano y Juan Felipe Lemos Uribe estos dos últimos junto con el Concejal Jesús Aníbal Echeverri, quien también apoya a Pérez, son hijos de la casa política de Mario Uribe, condenado por parapolítica. ¿Más ilegales?

Los conservadores y liberales tendrán un gran espacio en el gabinete, se evidenció en la entrega de la credencial que acredita a Pérez como gobernador, donde a su lado estuvieron Julián Bedoya Pulgarín y Olga Suárez Mira. ¿Por qué tan polémicos?  Julián Bedoya Pulgarín es heredero electoral del parapolítico de César Pérez y aliado de Adolfo León Palacio, involucrado en las filtraciones del consejo de redacción de Teleantioquia. Por su parte, Olga Suárez es hermana de Óscar Suárez Mira, condenado por concierto para delinquir y actual prófugo de la justicia al ser investigado por enriquecimiento ilícito, traducción: corrupción.

En las filas de Cambio Radical, Rubén Darío Naranjo quemado al intentar mantener su curul en la asamblea y Rober Bohórquez, quien logró quedarse en el concejo, fueron alfiles de Luis Pérez en el partido del vicepresidente Vargas Lleras, además del cuestionado Congresista por parapolítica, José Ignasio Mesa que ha mantenido junto a su familia una fuerza electoral histórica en Envigado. Seguramente, los  mencionados tendrán su participación en la gobernación, quien sabe si en cuerpo presente o ajeno.

Por su parte, el polémico partido Opción Ciudadana, caracterizado por el accionar más allá de la línea de la legalidad de algunos de sus militantes, apoyó a Luis Pérez en su búsqueda por la gobernación. El cuestionado partido por el escándalo de la parapolítica, que dejó a su expresidente Luis Alberto Gil y a varios congresistas condenados e investigados por parapolítica, seguramente también presentará una cuenta de cobro al gobernador electo.

Finalmente, Liliana Rendón, y su quemado hermano Jhon Freddy Rendón, quienes salieron por la puerta trasera del Centro Democrático, no ocultaron su cercanía con Luis Pérez. A pesar de que Liliana no realizó abiertamente campaña por el gobernador, su hermano habló por la familia cuando dijo que “La familia Rendón, está trabajando (…) por la gobernación de Antioquia, somos muchos los que queremos este proyecto de Luis Pérez”.

¿Cuántos personajes polémicos e ilegales necesita Luis Pérez en su campaña y en su administración? Al parecer el estándar para ingresar a la gobernación de Antioquia durante el cuatrienio de Pérez será tener en el prontuario -la nueva hoja de vida de los funcionarios- concierto para delinquir, nexos con paramilitares, enriquecimiento ilícito y otros. A modo de reflexión: ¿Y si se hubiera presentado una alianza entre Federico Restrepo y Andrés Guerra? ambos sumaban el 48% de los votos, en contraste con el 39% de Pérez.

En resumen: los delincuentes hicieron campaña en Antioquia, la ilegalidad apoyó a Luis Pérez.

About the author

Editor

Editor general de Al Poniente. El contenido de esta columna es de propiedad de su autor, y no necesariamente refleja las opiniones del equipo editorial de Al Poniente.

1 Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.