La búsqueda de la felicidad

     

En su libro llamado Rousseau y la Revolución, Will y Ariel Durant relatan la importancia del concepto de FELICIDAD como un derecho de los ciudadanos y un deber del Estado, y se soportan en Jeremías Bentham y John Stuart Mill, quienes desarrollan sobre la felicidad lo que se ha denominado en la historia de las ideas políticas UTILITARISMO:

“…Bentham expuso ese “principio de la mayor felicidad” al que John Stuart Mill dio en 1863 el nombre de “utilitarismo”. “La mayor felicidad del mayor número es la medida del bien y del mal.”. Todas las propuestas y prácticas morales y políticas debían ser juzgadas conforme a este “principio de utilidad”, porque “la función del gobierno es promover la felicidad del ente social”. Bentham dedujo este “principio de felicidad” de Helvétius, Hume, Priestley y Beccaria y su tesis general fue inspirada por la lectura de los philosophes.” (Ed. Sudamericana, Argentina, 1976, Pag. 885)

Paradoja: los ingleses habían aprendido de los americanos. El 4 de julio de 1776, los americanos Benjamín Franklin, por Pensilvania; Thomas Jefferson, por Virginia; y John Adams, por Massachusetts, habían redactado la declaración de independencia de los Estados Unidos de América sobre el mismo concepto:

“We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.”

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”

Los habitantes de Medellín tenemos derecho a la búsqueda de la felicidad. Ese es el único objetivo que tenemos en el Comité que hemos denominado “EL PACTO POR MEDELLÍN. Porque te amamos te vamos a recuperar.”. De eso se trata todo: La felicidad que da amar a nuestra tierra, a nuestras costumbres, nuestra forma de ver y sentir la vida.

Daniel Quintero Calle vino a acabar con lo nuestro: vino a sembrar el odio a nuestras empresas; vino a destruir nuestro orgullo: las Empresas Públicas de Medellín; vino dizque a enseñarnos como se hacen las cosas en Bogotá. El actual gerente de EPM acaba de aterrizar de allá, al igual que muchos de sus vicepresidentes. Vino a destruir nuestro Jardín Botánico. Vino a acabar con nuestro futuro: nuestros niños que venían aliméntandose bajo el programa de Buen Comienzo. Por eso hemos llamado al malgobierno de Quintero Calle: La Toma Hostil de Medellín.

La Constitución Nacional nos da el derecho de revocar a Daniel Quintero Calle, y Medellín va a ejercer ese derecho contra viento y marea, contra el gobierno central, contra los politiqueros de oficio que abrazan a Quintero Calle en esa toma hostil de Medellín: Luis Pérez Gutiérrez, Iván Darío Agudelo, Julian Bedoya, César Gaviria Trujillo, Juan Manuel Santos, Germán Vargas Lleras, Mauricio Tobón, Juan Diego Gómez.

Medellín tiene derecho a la búsqueda de la felicidad. Medellín va a revocar a Daniel Quintero Calle y va a mostrarle al País entero la ruta para salvar la democracia en las elecciones del 2022.

A pesar de la negativa de la Registraduría para entregar las planillas, las decisiones imprudentes de los jueces para suspender el proceso de recolección de firmas, las demoras que se tomó el ministerio de salud para decir lo obvio: Tapabocas, gel y distanciamiento social; a pesar de todos los palos en la rueda que pondrá Bogotá, vamos a demostrar de qué madera estamos hechos en este País Paisa.

Medellín, Antioquia, tiene DERECHO A LA BÚSQUEDA DE SU PROPIA FELICIDAD.

About the author

Julio González Villa

Doctor en Derecho U Externado de Colombia; Abogado UPB; Magíster Administracion de EAFIT; Especialista Dcho Ambiental U Externado; Dcho Administrativo y Ccial.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.