Opinión Política Selección del editor

Jessi Uribe y Paola Jara, y la tumbada al alcalde de Itagüí

El 20 de junio Jessi Uribe y Paola Jara presentaron un concierto virtual desde el Coliseo Ditaires, al sur de Itagüí. Las críticas no se hicieron esperar tanto para la administración municipal como para los cantantes: por los precios, por el establecimiento público que usaron, por lo absurdo de un concierto virtual, por el sinsentido del apoyo del alcalde a los cantantes, etc.

El alcalde José Fernando Escobar aseguró que la administración no aportó ningún peso para el concierto (ver declaración alcalde), sino que les prestó el espacio para realizarlo. Es decir, hubo un préstamo para los cantantes. También dijo que “hemos recibido 50 boletas para rifar”. Verdades a medias.

Lo que no dice el alcalde es que el préstamo o arrendamiento del Coliseo no fue por plata, aunque el objeto del contrato diga «Arrendamiento de los espacios del coliseo El “Cubo”, ubicado en sector Ditaires Cra 57 N° 34 – 1 para la realización del evento “LA CONQUISTA TOUR 2020” LIVE ON LINE SHOW DE JESSI URIBE Y PAOLA JARA el día 20 de junio de 2020».

La RAE es clara en su única acepción del verbo arrendar: “Ceder o adquirir por precio el goce o aprovechamiento temporal de cosas, obras o servicios”. El alcalde miente cuando dice que arrendó, porque el contrato por valor de 6 millones dice claramente que el pago será mediante 50 boletas, cada una por valor de 25.000 (1.250.000 en total) y mediante la exhibición de la imagen institucional (ver forma de pago).

Al parecer, los cantantes timaron al municipio. En los afiches o tarjetas promocionales del evento no aparece la imagen institucional por ningún lado (ver imágenes), y en el video oficial de La Conquista Tour 2020 tampoco aparece ni siquiera el logo del municipio (ver video abajo). El alcalde pagó casi 4 millones de pesos para que no se viera la imagen de Itagüí por ningún lado más que en las redes sociales de la alcaldía (ver apartado propuesta).

Increíble que para un evento netamente privado y comercial, con alta rentabilidad, el arrendamiento de un espacio lujoso y amplio como el Coliseo Ditaires (ver foto) cueste 6 millones de pesos. ¿O acaso qué tipo de relación tendrá José Fernando con quienes organizaron el concierto? ¿Qué habrá recibido el alcalde, y que no figure en el contrato?

A juzgar por las declaraciones del manager de Jessi Uribe, se habrían vendido más de 5000 boletas. Supongamos que solo se vendieron las boletas más baratas, que costaban 20.000. De ser así, se habrían recogido cerca de 100.000.000 de pesos, pero el alcalde solo recibió pidió 50 boletas de 25.000, ni siquiera de 50.000, que eran las más costosas. Vergüenza administrativa y derroche de espacios.

Jessi Uribe y Paola Jara se aprovecharon del municipio y el alcalde se dejó tumbar. Los cantantes tumbaron al alcalde porque no promocionaron la imagen municipal en ninguna parte, y el alcalde quedó contento con feriar solo 50 boletas en redes sociales.

Adenda: dicen que varios funcionarios de la alcaldía asistieron al concierto de manera presencial. No me consta, pero tampoco me extrañaría de la administración de José Fernando Escobar, el alcalde de Carlos Andrés Trujillo, el dueño de Itagüí.