Impunidad desde adentro: una mirada a las propuestas de seguridad de Iván Duque

“El número de crímenes desconocidos supera con creces el de los registrados, y el de los que quedan impunes es infinitamente mayor que el de los que son castigados” Los Enamoramientos, Javier Marías.

Se acercan cada vez más las elecciones presidenciales en Colombia. En poco menos de 1 día, habrá nuevo presidente. Sin embargo, hasta la fecha, de lo que más desconocemos es de cada una de las propuestas de los candidatos. Aceptémoslo, los medios parecieran hacerle el favor al electorado: Trituran, mascan y sirven los resúmenes menos imparciales posibles sobre la base de darlos a conocer a todos. Y a todas también, aunque parecieron obviar a Viviane en todo momento cuando aún era candidata. Basta mirar las opiniones en la calle y constatar el reino del personalismo, el chismerío coloquial o la mala información por cadenas de Whatsapp como mecanismos de formación electoral en el país. Y saber que así terminamos escogiendo cuatro años más de lo que ya venimos pasando o cuatro años peores. Por ambos lados, resulta fatal el dado de dos caras. En fin, para todos estos análisis, el reino de Iván Duque, impera en todas las encuestas.

Desde RCN pasando por El Tiempo, La W, El Espectador, Semana y llegando hasta Caracol, el Bogotano de 41 años se endilga con la ya asegurada victoria. ¿Pero, sabemos realmente que es lo que propone? ¿Nos quedamos con la imagen que su propuesta es la continuidad del Uribismo o es pura paja? ¿Sabemos que tiene 162 tesis y que estas incluyen bastantes argumentos polémicos que ni siquiera han sido mencionados? Quizás no. Nada de esto. Por eso, me he tomado la tarea de leer estas propuestas y otras, elaborando una serie de preguntas que quizás puedan incomodar al Candidato del Centro Democrático a la hora de ser respondidas. Para empezar, hare un bloque de varias preguntas contextualizadas por 3 propuestas del candidato en mención. Estas preguntas se centran en un componente definido como central en su campaña: Seguridad. Y no es para menos empezar con este tema, siempre lo usa como bastión de sus debates: País indefenso. Sin fuerzas Militares. Poco seguro. Impune. Bueno, miremos en el papel haber que dice. En torno a su primera propuesta, Duque deja muchos vacíos y más preocupaciones con su idea de estado gendarme y justiciero: “Propuesta No.6: Es necesario integrar y reordenar los aparatos de inteligencia sobre la base de la cooperación ciudadana y el uso de tecnologías de punta”.

Lo primero que me viene a la cabeza aquí es una pregunta: ¿Esto ya no lo habíamos visto y escuchado? Y la respuesta es inmediata a la vez, sí, padecimos 8 años viviendo ello. De hecho, recordemos la propuesta para el año 2002 del entonces Candidato Uribe: “Propuesta No.38. Todos apoyaremos a la fuerza pública, básicamente con información.

Empezaremos con un millón de ciudadanos. Sin paramilitarismo”. Todos sabemos cómo termino esto: Un Jorge Noguera preso, un DAS como aparato paraestatal de infiltración y un incremento de Pasquines de limpieza social aunado por Paramilitares en las ciudades, algunas pastillas para la memoria. Lo que queda entonces preguntarle al Señor Duque es: ¿Para quién o con qué fin quiere tecnificar la Inteligencia en materia de Seguridad en el país? Y aquí uno esperaría más que una respuesta obvia. El contexto da Razones. Lo de “Hacer trizas los acuerdos” no parece adrede. En segundo lugar, viene otra polémica propuesta: “Propuesta No.10. Restauraremos el honor y la moral militar”.

Aquí viene contenido algo sumamente importante. Si habla de Restaurar, implica el volver a un estado de estimación que antes tenía. O por lo menos en el que creía. ¿El ejército en ese caso no funciona bien como está ahora? ¿Su solución es volver a los tiempos de Mario Montoya o Byron Carvajal? ¿ Moral para un puñado de Oficiales, o para Miles de Soldados Rasos que esperan volver a su casa sin el rigor de una guerra que define si viven o mueren mañana ? Creo que aquí conviene referirse justamente al papel de las Fuerzas Militares en un período abiertamente pensado para la transición. Ya no se puede pensar al Ejercito en función de la Guerra. Candidato Duque, a la Tropa no le falta mando, le falta esperanza. La esperanza reconocida en torno al ejercicio de la Paz. Y que no suene de Perogrullo el hecho de que con la propia paz debe venir la Justicia. Si no le cuesta creer que bajo la ley todos somos iguales, no se ofenda, entonces, cuando la Comisión de la Verdad insta a encuentros con la Memoria a través de las narraciones que deben brindar, tanto miembros de su partido como Usted mismo. Si no admite una verdad conjunta, escuchada por las comunidades, y no impuesta por su visión sesgada de la Historia, avanzamos en algo. ¿Sera que a usted le parece menos impune que Jhon Jairo Melo allá en el Cauca haya sido asesinado por un Soldado? ¿Quien responde por el paradero de los 3.043 muchachos asesinados y vestidos como Guerrilleros para aumentar cifras dentro del Gobierno de su líder político? ¿Seguirá exaltando con Libros y Medallas a personas como Rito Alejo del Rio, condenado por Masacres? Iván, no homogenice a los Militares por una idea que tiene usted de Seguridad. Avancemos mínimamente en eso.

Piense en el Soldado de a pie, no en la comidilla mediática. Si le disgusta tanto la JEP, porque no cumple y no representa a las fuerzas armadas, háblelo por usted, no ponga a pagar a terceros. Como dijo Juan Carlos Salazar, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares «Con el respeto del (ex) presidente Uribe, como respetamos todas las posiciones, (…) lo que está pasando con la JEP es producto de un trabajo muy elaborado de cómo hacer una justicia para todos»1. Y lo dice un Militar de alto rango, no un oyente conversando en la W. Por último, y no menos, hablemos de su propuesta No. 18. Y aquí hay un Rabo de Paja impresionante. “Propuesta No.18. Tendremos la férrea voluntad de actuar de manera decidida contra la impunidad, asegurando que los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad no puedan aspirar a cargos de elección popular, luego de un proceso de desmovilización, desarme y reinserción, sin haber cumplido una pena efectiva y proporcional”. Listo, creo que a cualquiera de nosotros nos parece lo mínimamente justo a nivel Ético: Nadie con Procesos o Condenas por delitos de Lesa Humanidad puede obtener un cargo político en Colombia. Entonces, empecemos por su partido. Ahí mismo, desde adentro. ¿O condenamos Guerrilleros y políticos no? ¿Rasero de Justicia entre todos? Su partido tiene un buen prontuario en esto de delitos de Lesa Humanidad. Empezando por su líder, Álvaro Uribe.

¿Olvida Doctor Duque los llamados de la Sala penal de La Corte Suprema de Justicia a su Expresidente por la Omisión en los Casos de la Masacre de la Granja en 1996 y El Aro en 1997, años cruciales de su Gobierno? Y ojala responda seriamente, no alegando politización de las Cortes. Como si los Magistrados del año 2005 aprobando la ley 975 no hubiesen estado operando en función del Presidente de entonces. Eso si era politización, pregúntele a su Director de Partido con Cuantos Magistrados inclusive alcanzo a charlar. Porque la corte no debe ser el acordeón que se mueve según el Beneficio del Candidato. Uribe Vélez, entonces, tiene que responder ante la ley. Aquí no hay de otra. Me parece sensata su propuesta. Pero no para unos. Para todos.

Desde su líder político en su Partido hasta el Guerrillero en el Monte. No se condene usted mismo con propuestas que otorgan impunidad, como en su momento le paso a aquel personaje de su partido llamado Fernando Londoño diciendo “Todo armisticio implica un poquito o un mucho de impunidad”2. Y vaya que la tuvo, con Condenas de 8 años para Paramilitares condenados POR masacres de hasta 2000 personas. ¿O ese proceso le pareció un éxito también? Con todo respeto, sus propuestas se bañan en un mar de injustificadas incongruencias entre lo que dicen y lo que son.

No podemos ser gobernados por un candidato cuyo partido que lo avala, está hundido en polémicas por delitos de Lesa Humanidad. Especialmente su líder de cabecera.

About the author

Oscar Arnulfo Cardozo Cardozo

Sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia. Investigador en Asuntos Socioambientales.