Opinión Selección del editor

Historia de dos ciudades

¿Por qué parece tan lejos Barbosa aunque Caldas parece tan cerca? La distancia que hay entre cada uno y Punto Cero, en Medellín, solo difiere en seis kilómetros y aún así la diferencia sicológica es enorme. Es más, cuando alguien de Medellín llega a Barbosa por primera vez, probablemente se pregunta qué hace ese pueblo tan alejado de la ciudad con un asiento en la Junta del Área Metropolitana del valle de Aburrá. A primera vista pareciera uno más de los cientos de municipios antioqueños que se quedaron en otros tiempos, tiempos en los que primaba la vida rural y campesina.

Cuando se mira el área metropolitana como realidad geográfica, se piensa en una enorme ciudad que tiene su centro en Medellín y un proceso de conurbación casi completo. En otras palabras, pareciera que las fronteras fueran solo políticas e imaginarias, porque en la vida real las personas se mueven, viven, trabajan y se divierten en cualquier lugar de esta ‘gran ciudad’ como si fuera una sola. Usemos un par de ejemplos para ilustrarlo: primero pensemos en una joven estudiante de comunicación que vive en Robledo y que fácilmente usa su carro particular para ir a clases en una importante institución universitaria que está ubicada en Caldas; su camino es largo, pero siempre llega sin problemas.

Ahora pensemos en unos jóvenes que viven en Bello y que pasan su mañana en el parque Débora Arango, caminan hasta el Parque Obrero donde almuerzan y van con otros amigos a Parques del Río, donde pasan el resto de la tarde. Finalmente, la noche la dividen entre Carabobo Norte y El Ángel y es más que probable que ninguno haya pensado que estuvieron en cinco ciudades distintas; para los habitantes del área metropolitana, vivimos en una sola ciudad.

Y eso que no vamos a hablar de las posibilidades que existen para todos nosotros en centros comerciales, parques públicos y deportivos, bibliotecas, instalaciones de salud u oportunidades laborales.

¿Pero entonces si Barbosa hace parte de esta misma unidad territorial tan fuerte, ordenada y llena de oportunidades, por qué ir hasta allá parece tan lejos? Sencillo, si hubiera una universidad en Barbosa, entonces una persona que viva en Robledo no podría ir a estudiar allí en su carro particular, pues pagar 22.000 pesos diarios en solo peajes no es un costo fácil de asumir, sobre todo cuando hay otras opciones en Caldas, Envigado, Itagüí, Sabaneta, Medellín o Bello a las que es mucho más fácil (y más barato) llegar. Por otro lado, una empresa que busque instalarse en el área metropolitana probablemente prefiera hacerlo en un municipio en el cual no haya que soportar tres filas de peajes, con sus costos respectivos, para poder llevar sus productos hasta las plazas de mercado más importantes de la región; es seguro que el grandioso desarrollo industrial del sur del área sería muy distinto si se tuvieran que pasar tres peajes para salir de allí y llegar a Medellín.

Y eso que no vamos a hablar de las posibilidades en centros comerciales, parques públicos y deportivos, bibliotecas, instalaciones de salud u oportunidades laborales a las que tiene acceso un barboseño, porque también tendríamos que decir que Barbosa es la ciudad con menor desarrollo de toda el área y que es precisamente por esta injusta situación que no puede hacerlo. Barbosa está encerrada y su encierro produce una tensión muy fuerte sobre Copacabana y Girardota, tres ciudades que son todas del área metropolitana pero que parecen otra distinta, alejada de todo.

Veinte años de encierro, olvido y falta de oportunidades parecen un pago muy alto por unas vías de última generación que sirven para conectar al País pero que, paradógicamente, solo han servido para separar definitivamente a estos importantes municipios del resto del área metropolitana. Quitar definitivamente las estaciones de peaje de Niquía, Trapiche y Cabildo es una obligación histórica y moral del gobierno nacional y departamental con Barbosa, Copacabana y Girardota y que tiene que hacerse realidad el próximo abril, cuando termine la concesión que hoy los administra.

Repetir que el área metropolitana consta de “10 municipios integrados” fue lo que se hizo durante toda la gerencia pasada, esperemos que el gerente Juan David Palacio tenga la voluntad política y la fortaleza moral para hacerlo realidad.

Esto fue escrito por

Jonathan Roldán Jiménez

Diputado Liberal. Desde la Asamblea de Antioquia trabajo con mucho amor y mucha convicción por los hijos de las entrañas de Antioquia.

Bellanita - Creo en la PAZ 🕊

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.