Economía Opinión Política Recomendados Selección del editor

Hasta luego ministro

Es oficial, el Dr. Alberto Carrasquilla[i] ante la presión social presentó su renuncia el día de ayer. Sale a mi modo de ver humillado del Ministerio de Hacienda y por la puerta de atrás no solo como consecuencia del retiro de su proyecto de ley mal llamado de Solidaridad Sostenible sino además por su franco desconocimiento y empatía con la sociedad, al no saber el costo de una docena de huevos. Sus anuncios, la inoportuna presentación de dicha reforma tributaria en medio de una pandemia que continúa perjudicando a la población colombiana fueron, definitivamente, la gota que rebosó el vaso para el pueblo.

La llegada del Dr. Carrasquilla al ministerio de Hacienda fue uno de los primeros anuncios que dio el Pdte. Duque alrededor de la conformación del gabinete de su gobierno. En palabras del mandatario “Creo que la designación del Alberto Carrasquilla es una muy buena señal para la política económica y una muy buena señal para los mercados internacionales” (Peña. E. 2018). Cabe recordar que el Dr. Carrasquilla ya había asumido dicha responsabilidad, inicialmente como viceministro y luego máximo dirigente del ministerio durante los dos gobiernos del expresidente Álvaro Uribe Vélez[ii].

Durante su instancia al frente del ministerio se destacó por su participación en: La privatización y/o venta de varios activos del estado.[iii] la reforma constitucional que modifico el régimen pensional, la creación de zonas francas especiales y la ley de estabilidad jurídica. A lo anterior se suma la reforma tributaria que presentó en el 2006 ante congreso y que, tras las modificaciones realizadas por este, termino siendo de poco impacto. Y por último el escandaloso episodio de los “Bonos de Agua” que buscaban ser mecanismos de financiación para la construcción de acueductos y alcantarillados para las entidades municipales que lo necesitarán (La Silla Vacía. 2021).

Su paso por el ministerio terminó en el 2007. Para entonces, el Dr. Carrasquilla asumió un rol como consultor privado y en el 2008 se convirtió en socio fundador de la empresa Konfigura Capital que luego volvería a ser relevante dada la presunta relación que existió entre dicha empresa, entidades municipales que fueron beneficiarias de los Bonos de Agua y otros terceros[iv] (Rugeles.G, 2018). Relación que de manera contundente fue rechazada por el Dr. Carrasquilla (Portafolio. 2018). Por último, el Dr. Carrasquilla pronunciaría durante un congreso cafetero lo que sería quizá su declaración más controversial en su momento. La frase inmortalizada en la mente de muchos dio en el marco de las negociaciones de aumento del salario mínimo del 2008 donde declaro que “el salario mínimo en Colombia es ridículamente alto[v] (Semana. 2018). Si bien su declaración tenía un fundamento económico detrás alrededor de la importancia que tenía reducir el costo laboral para impulsar la creación de empleo, su pronunciamiento no podía ser más inoportuno y políticamente incorrecto.

Si nos adelantamos de nuevo a su tercera instancia al frente del Ministerio de Hacienda y Crédito público que asumió en el 2018, que recordemos tiene la misión de:

Coordinar la política macroeconómica; definir, formular y ejecutar la política fiscal del país; incidir en los sectores económicos, gubernamentales y políticos; y gestionar los recursos públicos de la Nación, desde la perspectiva presupuestal y financiera, mediante actuaciones transparentes, personal competente y procesos eficientes, con el fin de propiciar: Las condiciones para el crecimiento económico sostenible, y la estabilidad y solidez de la economía y del sistema financiero; en pro del fortalecimiento de las instituciones, el apoyo a la descentralización y el bienestar social de los ciudadanos.(MinHacienda. 2021)

Con las funciones del ministerio claras, podemos ver el enorme reto que tenía por delante el Dr. Carrasquilla cuando a comienzos de marzo del 2020 Colombia entró por primera vez en confinamiento como resultado de la pandemia del COVID. Digo reto porque indudablemente el desempleo pronto se materializo como consecuencia de la cesión de actividad comercial en el país y los ingresos de gran parte de la población se vieron afectados. En si las necesidades básicas insatisfechas (NBI) aumentaron y se hacía urgente la intervención del Estado dado su carácter social (Caicedo Gomez. A. 2020). Para ese entonces el presupuesto general de la nación era de 271 billones de pesos que incluían gastos sociales[vi] ahora vislumbrando la crisis que se avecinaba, el presupuesto aumentó en marzo de 2017 en aproximadamente 29.3 billones de pesos (2,9% del PIB) y luego en octubre se sumaría otros 15 billones (1.5% del PIB) para un total de financiación adicional de 44.3 billones de pesos o 4.4% del PIB[vii] (Portafolio. 2021). Contrarrestando lo anterior en términos del recaudo fiscal, el Dr. Carrasquilla había ya anunciado en abril de 2020 que la caída del recaudo tributaría sería de hasta un 10% frente a los 157 billones recaudados en el 2019 (Serna Duque, S. 2020) la realidad fue una caída del 7.4 % es decir se logró recaudar 146 billones. (Vita Mesa, L. 2021). El caso es que se está gastando más de lo que ingresa para la nación.

Ante este evidente desbalance que existe entre ingresos y gastos, se suma el presupuesto de este año, aprobado en 313.9 billones de pesos (Gomez, E; Gómez. L. 2020) el cual es financiado principalmente a través de deuda, situación que preocupa a Leonardo Villar[viii] quien declaró recientemente que “Lo que es claro es que, si el déficit siguiera siendo tan alto el año entrante o el siguiente, esa deuda pública seguiría aumentando y pasaría a convertirse en un inhibidor absoluto del crecimiento […]” (Salazar Sierra, C. 2021) y es que se debe de considerar el contexto preexistente de la situación fiscal del país (el déficit fiscal es del 7.8% del PIB y la deuda se incrementó al 64.8% del PIB). Dado lo anterior, me sumo a quienes consideran necesario una reforma tributaria estructural para garantizar la sostenibilidad fiscal en el corto y largo plazo porque no es solo la degradación de nuestra calificación crediticia (actualmente en BBB-)[ix] lo que está en juego sino la posibilidad de expandir los programas sociales y los fondos necesarios para la reactivación económica que tanto necesitamos. Reitero la necesidad de la reforma tributaria es evidente y francamente irrefutable, el quid del asunto es quien ha de asumir la responsabilidad para costear los ingresos que se buscan recaudar.

En conclusión, el contexto social y económico durante el cual se presentó el proyecto de ley de Solidaridad Sostenible no podía ser peor. Existen 21 millones de colombianos (el 42,5% de la población ingresan a condición de pobreza y 7,47 millones de estos ingresan a pobreza extrema (DANE.2021) sumado no solo a las declaraciones lamentables del Dr. Carrasquilla y su desconocimiento, falta de cercanía y empatía con la sociedad al no conocer el costo de una docena de huevos sino las pretensiones detrás del recaudo de los casi 25 billones de pesos que esperaba genera la reforma tributaria. Por estos motivo hoy le decimos hasta luego al Dr. Carrasquilla, quien termina pagando políticamente con su renuncia por el fracaso de esta iniciativa. Ahora la bienvenida es para el Dr. Jose Manuel Restrepo quien ocupaba el puesto de Ministro de Comercio, Industria y Turismo. Que sea la oportunidad para abrir canales de diálogo y construcción colectiva para la construcción de una nueva propuesta. En definitiva, se requiere otro enfoque, otra perspectiva que permita avivar el debate e incluir las voces que hoy en las calles claman por ser escuchados y más importante aún respetados como ciudadanos que buscan en su gobierno una representación digna.


Bibliografía:

Banco de la República (2018). Informe de la Junta Directiva al Congreso de la República. Disponible en: https://bit.ly/3vFoGB7

Barría, Cecilia. Coronavirus: los 10 países que más han gastado en enfrentar la pandemia (y cómo se ubican los de América Latina). BBC New. Disponible en https://bbc.in/33bCnvr

Caicedo Gómez, A. X. (2020). Principales medidas de gasto público en Colombia adoptadas en el estado de emergencia económica, social y ecológica implementado por el Decreto Legislativo 417 de 2020. Revista De Derecho Fiscal, (18), 117-142. Disponible en: https://doi.org/10.18601/16926722.n18.05

DANE. (2021) Publicación de pobreza monetaria extrema y pobreza monetaria. Disponible en:https://bit.ly/3tqWKQ9

La Silla Vacía (2021, 3, mayo). Alberto Carrasquilla Barrera. Disponible en: https://bit.ly/33bI2l7

Lozano, Estefania; Gómez, Laura (2020. 19. Octubre) Senado aprueba el Presupuesto General de la Nación para 2021 por $313,9 billones. Senado. Disponible en: https://bit.ly/3nKSp9d

MinHacienda. (S.f). Misión y Visión. Disponible en: https://bit.ly/3vBuTOs

Peña, Edulfo. (2018,11, julio). Así piensa el nuevo ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. El Tiempo. Disponible en https://bit.ly/3nVdZrH

Portafolio (2018, 10, septiembre). Así respondió el ministro Carrasquilla a las denuncias en su contra. Disponible en: https://bit.ly/3vFgwso

Portafolio. (2021. 13. Enero). La ejecución presupuestal de 2020 va más lenta que la de 2019. Disponible en: https://bit.ly/3eWKqSu

Presidencia. Gobierno de Colombia (S.f) Alberto Carrasquilla. Disponible en: https://bit.ly/3th2ADi

Rugeles, Gustavo (2018,14, julio). La exitosa firma de Alberto Carrasquilla en negocios con Fiduprevisora, Saludcoop y Cafesalud ¿Conflicto de intereses? El Expediente.

Salazar Sierra, Carolina. (2021. 19. Abril) Según Leonardo Villar, es indispensable que se avance en la reforma tributaria. La República. Disponible en: https://bit.ly/3tgqIWH

Semana (2008. 27. Septiembre). Reducir el salario mínimo. Disponible en: https://bit.ly/3ed5GE3

Vita Mesa, Laura. (2021. 21. Enero) El recaudo en 2020 ascendió a $146,18 billones, una caída de 7,4% frente al año anterior. La República. Disponible en: https://bit.ly/3edT5QZ


[i] El Dr. Alberto Carrasquilla según reposa en la hoja de vida del ministerio es Economista de la Universidad de los Andes (1983). M.S (1985) y PhD (1989) en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.( Presidencia. S.f)

[ii] También fue Decano de la Facultad de Economía en la Universidad de los Andes, Economista líder de investigación en el BID y Gerente técnico dentro del Banco de la Republica. (Presidencia. S.f)

[iii] Ver más en: Redacción Económica. Pensamiento económico de Carrasquilla. El Nuevo Siglo. Junio 2018. Disponible en: https://bit.ly/3ebQSFU

[iv] Para mayor profundidad e investigación, ver https://bit.ly/2PJEyDi

[v] Para entonces (2008), el salario mínimo era de $ 461,500 COP (Decreto 4965 de dic 27 de 2007)

[vi] Entiéndase como gastos sociales los programas de familias y jóvenes en acción, adulto mayor entre otros.

[vii] Esta cifra sigue por debajo de otros países tales como Perú, Brasil, Paraguay, Chile, Argentina, Panamá e incluso Guatemala que han destinado mayor porcentaje del PIB para afrontar la crisis en comparación con Colombia (Barría. C. 2020). Se aclara que mayor gasto no necesariamente implica mejor efectividad en su ejecución. A su vez, se excluye el impacto que conlleva en la deuda pública.

[viii] Leonardo Villar es el actual Gerente General del Banco de la Republica.

[ix] La calificación crediticia soberna son una medida relativa del riesgo de crédito de una inversión y brindan a los inversionistas una idea de la seguridad de invertir en un activo o emisor en particular. La distinción de grado de inversión es altamente significativa, ya que implica que los emisores en este grupo tienen una alta probabilidad de honrar sus pagos de deuda y el costo de esta es menor. Cuando esto no se cumple, el costo de la deuda aumenta- Ver caso Argentina.

Esto fue escrito por

Santiago Zapata Serna

Soy un curioso innato, apasionado por la lectura y en general los temas financieros y de economía en general. Me encanta una buena conversación y de vez en cuando escribir sin tinta lo que se me viene a la mente.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.