¡Gracias ICETEX!

     

En un país donde se está acostumbrado a juzgar, criticar, señalar o quejarnos por todo y en especial cuando se trata de las mismas entidades del estado colombiano, personalmente levanto mi voz y digo con orgullo, ¡gracias ICETEX!

Sin el ánimo de polemizar y más cuando un buen número de personas han venido presentando airadas protestas por los montos que deben pagar, creo que a las mismas les ha faltado más asesoría y acompañamiento que cualquier otro asunto.

Me parece injusto el señalamiento que se le hace al ICETEX al compararlo con una entidad bancaria porque difiere en especial cuando hace procesos que ayudan a sus mismos beneficiarios.

Con conocimiento de causa porque he sido un privilegiado de esta Entidad, tuve el infortunio de caer en una larga mora la cual en su momento se me convirtió en toda una pesadilla. Es verdad, una persona paga hasta el doble o más del valor original del crédito, pero si se está como moroso.

Pero también es real que el ICETEX, como no lo hace ninguna entidad bancaria, realiza campañas de condonación de intereses, facilidades de pago y demás situaciones de apoyo que ayudan al mismo beneficiario.

Gracias a este tipo de procedimientos me acogí a una de ellas y pude sin ningún problema pagar mi deuda. Estoy seguro que ningún banco del país y en especial aquellos que tienen planes o programas educativos, hubiesen ayudado a un acreedor condonándole los intereses. Eso solo lo hace el ICETEX, no una financiera privada.

Sí, es verdad, esta Entidad debe hacer ajustes en su modelo de crédito indexados a la inflación para que una persona no termine pagando intereses sobre los intereses, pero tampoco es como para atacarla como si fuera lo peor o incumplidora de su misión de contribuir a la prosperidad del país y al propósito de muchos colombianos de alcanzar los sueños para capacitarse, porque de verdad, lo está cumpliendo y de qué manera.

Para muchas personas el ICETEX es como el matrimonio, a unos les va muy bien pero a otros no tanto, pero esto último solo se da si se incumple el compromiso de pago. El peor error que pueda cometer un beneficiario es quedarse callado y más cuando se está en una situación que lo lleve a la mora porque es ahí donde se empiezan las pesadillas que tanto han manifestado los que se han quejado últimamente de esta entidad del estado colombiano.

Es por ello y porque considero que está realizando una labor social que beneficia a miles de colombianos (donde me incluyo) para alcanzar sus sueños, de nuevo digo, ¡GRACIAS ICETEX!

Tags

About the author

Mauricio Correa Taborda

Trabajador Social, Comunicador Social Periodista. Especialista en Estudios Políticos. Magíster en Gobierno. Candidato a doctor en Estudios Políticos