Opinión Política Selección del editor

Gobernar es… comunicar

En la pasada columna abordé las implicaciones que tienen las decisiones que tomamos quienes tenemos responsabilidades de gobierno sobre los demás: Gobernar es decidir. Hoy, quiero aprovechar este espacio para recordar que los gobernantes, en todos los niveles, somos generadores de información, de noticias relacionadas con actos y decisiones que debemos comunicar a los ciudadanos.

image

Los gobernantes tenemos la enorme responsabilidad de comunicar los actos de gobierno, debemos asegurarnos de que el ciudadano, el estudiante, el albañil, el campesino, el empresario, la madre de familia, todos los ciudadanos estén bien informados.

El avance de las sociedades del conocimiento está íntimamente ligado a la profundización de las discusiones sobre el derecho a la libertad de expresión y al acceso universal a la información en un mundo cada vez más conectado. La libertad de prensa, el desarrollo y democratización de los medios, la privacidad, el rol de las TIC en las políticas públicas, gobiernos abiertos y la protección documental, son algunos de los muchos temas que están hoy en el día a día.

image

Si el derecho a la información es un bien común de todos los ciudadanos, ¿qué principios fundamentales deben prevalecer para asegurarnos como gobernantes de que los ciudadanos accedan a este bien común? La respuesta parece sencilla: Transparencia, veracidad, claridad, oportunidad, eficacia y pedagogía.

Transparencia, veracidad: difundir información veraz respecto a datos, decisiones y acciones ejercidas en el marco del gobierno.  Debemos entender que los beneficios de la transparencia sólo se obtienen cuando el público ha comprendido cabalmente la información a la que accede y ha confiado en ella.

Claridad: los comunicados oficiales deben redactarse en un lenguaje comprensible tanto para públicos especializados en la materia como para la ciudadanía y la sociedad en general. Las opiniones oficiales incluidas en la comunicación deben ser el resultado de analizar la realidad con la rigurosidad y precisión requeridas. La claridad y veracidad, además, pueden generar un efecto pedagógico en los ciudadanos. Cuanto más nos esforcemos en ayudar a entender las decisiones, mayor adherencia a ellas podremos esperar por parte de los ciudadanos.

Oportunidad, en el momento que es, ni antes, ni después. Los ciudadanos tienen derecho a ser informados en el momento indicado, para ello los gobernantes tenemos la enorme responsabilidad de decidir a tiempo y comunicar con tiempo, debemos asumir que incidimos en miles, en millones de personas y si no tomamos las decisiones a tiempo, podemos afectar negativamente los habitantes.

Eficacia, la comunicación de los gobernantes deberá siempre procurar el uso de los mecanismos más eficaces para informar de manera clara a las mayorías, sobre las principales acciones y decisiones que se adoptan en el gobierno.

image

Comunicar es poner en común y cuando la administración pública busca el bien común, entiende que la información es un bien público que ayuda a crear mejores ciudadanos, que genera confianza en los gobernantes, pero sobre todo en lo público. Por eso he insistido tanto en que en momentos como éste quienes tenemos a cargo responsabilidades públicas, debemos ser mensajeros de esperanza.

Quiero terminar con esta cita de Joseph Pulitzer que me parece pertinente:

“Preséntales la información de forma concisa para que la lean, clara para que la entiendan, amena para que la recuerden y, sobre todo, con precisión para que su claridad les guíe”.

Luis Efe Suárez V.