Opinión Política Recomendados Selección del editor

Gobernador no juegue con las regalías

#LaOpinionDeColmenares

Con el Acto Legislativo 5 de 2019 y la Ley 2056 de 2020 fue reorganizado el Sistema de Regalías vigente. Y hay que aprovechar los recursos para mejorar el desarrollo social y económico porque se originan en la explotación de recursos naturales NO renovables de hidrocarburos y minería.

No hay que hacer mayor esfuerzo para demostrar que el desarrollo del departamento de La Guajira no es proporcional a los recursos recibidos por concepto de regalías en su historia. ¡Es una vergüenza! ¿Qué ha pasado?

Por eso quiero referirme a un proyecto que será financiado con recursos de ciencia y tecnología, y que el gobernador Nemesio Roys tuvo que salir a explicar en días pasados.

Esa era la actitud necesaria porque no podía hacerlo ningún funcionario de medio pelo, del segundo o tercer nivel del gobierno departamental, y cerrar cualquier posibilidad de que el tema se convirtiera en una bola de nieve.

Pero no comparto sus explicaciones, porque no puede venir ahora a salirse del bulto, pretendiendo convencer de que no podía hacer nada.

¡Eso no es cierto!

Porque el año pasado, al comienzo del período de gobierno, el gobernador se opuso a la ejecución de unos proyectos que encontró aprobados. Y brincó y pataleó hasta que logró frenarlos con el apoyo del gobierno nacional.

Pregunto: ¿por qué no lo hizo ahora habiendo otras necesidades superiores en el departamento?

En esa ocasión el gobernador argumentó que el recurso de ciencia y tecnología “…debe utilizarse en ver como accedemos a tecnología para tener agua en las comunidades indígenas, para ver como desalinizamos mejor, darles a las comunidades energías renovables y que no se estén desperdiciando 18 mil millones de pesos”.

Y que “Si vamos a hablar de un tema ancestral, de la cultura del departamento, por lo menos debió hacerlo una universidad local que tuviera pleno conocimiento de la cultura del departamento”.

Ahora le parece bien un proyecto con los mismos recursos de ciencia y tecnología por $10.252 millones, que ejecutará la misma Universidad de Pamplona para la “Implementación de estrategias para la adopción de procesos de innovación en las unidades productivas agropecuarias que atienda las problemáticas derivadas por la emergencia económica social y ecológica por el covid-19 en el departamento de La Guajira”.

Como dijo El Flecha para referirse al nombre del colegio donde dictaba Historia Universal el viejo Davy Sánchez Juliado: “tronco de nombre pa´ tres salones, ¿ah?”. Igual sucede con este proyecto: “cipote de nombre pa’ un proyecto ¿ah?”.

¿Por qué ahora le parece bien y antes le pareció mal?

¿Por qué siempre aparece la Universidad de Pamplona?

¿Por qué no hay un apoyo similar con la Universidad de la Guajira?

Parece que el gobernador vive en una burbuja de grandeza, asumiendo que como tiene suficiente formación académica, lo cual es cierto, también asume que el resto de los guajiros somos brutos, lo cual no es cierto.

No se equivoque gobernador. Y en último caso no menosprecie “la malicia indígena”.

Los recursos de ciencia y tecnología son aprobados a través de convocatorias públicas, abiertas y competitivas; y para el año 2021 la distribución de esos recursos se realizará por departamento, bajo los criterios de Inversión Regional, en concertación con el Consejo Departamental en Ciencia, Tecnología e Innovación (CODECTI) del cual forma parte el gobernador.

Mientras se implementan los ejercicios de planeación, permanecerán vigentes los Planes y Acuerdos Departamentales en Ciencia, Tecnología e Innovación (PAED) que también dirige el gobernador.

Supongo que, con el ánimo de evadir su responsabilidad, el gobernador dijo que los proyectos de ciencia y tecnología son aprobados en un OCAD específico y exclusivo, pero no dijo que tiene injerencia en ese OCAD, a través de seis Gobernadores, y pudo evitar que aprobara el proyecto, como lo hizo con el proyecto que encontró al comienzo de su gobierno.

Tenemos que estar atentos para conocer lo que pase con la supervisión o interventoría de estos proyectos de inversión en ciencia, tecnología e innovación.

Como dijo el filósofo de La Junta “se las dejo ahí”.