Fajardo

     

Voy a gastar este espacio, -que lo podría usar para escribir una reseña literaria, para hablar del libro que estoy leyendo por estos días, para hablar de lo linda que es la literatura, o para cualquier otra cosas-, para hablar de un sujeto que me parece de lo más burdo y mediocre de la política colombiana, que está llena de sujetos burdos y mediocres.

Hoy candidato a la presidencia de la república por la Coalición Centro Esperanza, elegido como representante de la misma en una consulta interpartidista con 723.084 votos, Sergio Fajardo se enfrentará el próximo 29 de mayo de 2022 con los otros candidatos presidenciales. El mismo que en el 2018, cuando también fue candidato presidencial, dijo creyendo que eso le sumaría unos cuantos votos, que si no quedaba electo para dichas elecciones, se retiraría de la política y jamás se volvería a presentar como candidato presidencial.

El tipo, hay que reconocerlo, tiene una cantidad de estudios universitarios en ciencias matemáticas y demás. Ha sido profesor de la Universidad de los Andes y de la Universidad Nacional de Colombia. Paradójicamente su propuesta en temas de educación para el país es algo confusa, no es clara. Propone seguir con los mismos programas ya existentes que no garantizan cupos para todos los jóvenes del país, sino para unos cuantos. En cuanto al tema de educación superior gratuita y de calidad para todas las juventudes del país, dice que es populismo, a pesar de que la misma constitución política de Colombia de 1991 lo ordena en su artículo 67. Es decir que con el tipo, el sistema educativo del país no tendrá muchos cambios.

Fue alcalde de Medellín en 2004, y en su programa de gobierno “Medellín la más educada”, se promovió la construcción de parques biblioteca en los diferentes barrios de la ciudad. Durante su gobierno se construyó e inauguró con la presencia de los entonces reyes de España Juan Carlos I y Sofía de Grecia la Biblioteca España, financiada con recursos internacionales (Corona Española), la cual tuvo que ser cerrada por problemas estructurales. El detrimento fiscal fue calculado en 2.700 millones de pesos.

Durante su administración como alcalde y siendo él presidente de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM), la empresa de telecomunicaciones Orbitel fue adquirida en un cincuenta por ciento por esta, según las investigaciones, con un sobre costo superior a los USD 50 millones de dólares, en junio de 2006. En este caso los entes de control aún no han tomado cartas en el asunto.

En 2019 fue llamado a juicio fiscal por los hechos relacionados con Hidroituango durante su gestión como gobernador. Sergio fajardo fue imputado el 3 de diciembre de 2020, con 19 personas más, en una investigación de la contraloría general de la república por el presunto detrimento de 4.7 billones de pesos en el proyecto Hidroituango, cuando él era gobernador de Antioquia. En ese entonces Fajardo tenía representación en la junta de la sociedad Hidroituango que supervisaba la construcción, mantenimiento y operación de la obra que era realizada por Empresas Públicas de Medellín (EPM). La imputación se da relacionada con el control y seguimiento que él ejerció como jefe de las personas delegadas de su gabinete en dicha junta.

Con su cuentico chimbo de la no polarización, ha sido cómplice silencioso del asesinato de la población civil a manos de los violentos por parte del gobierno Duque. Sus pronunciamientos frente al tema, que han sido pocos, no toman una posición clara. El pueblo en las calles luchando, los estaban matando, y el tipo sube fotos viendo ballenas. No, ver ballenas no tiene nada de malo. Lo curioso fue que se desentendió de la realidad social del país en un momento en que se necesitaba de líderes que representaran un cambio y propusieran una agenda de paz. Su acto fue interpretado por muchos como un claro desinterés, que después trató de explicar y justificar sin mucho éxito.

Su falta de posición y de pantalones, lo ha llevado en los últimos años a delatar su incapacidad para proponer cambios reales. Lo cierto es que su única y más constante propuesta es “no polarizar”, como si en medio de un gobierno autoritario que mata, desangra y desfalca al pueblo colombiano todos los días, fuera posible un país no polarizado.

Su arrogancia, egoísmo y superioridad moral, son notables de lejos. Su lema debería ser, “si no soy yo, no es nadie más”. Su negativa a unirse a las invitaciones que le han hecho otros sectores políticos que proponen cambios, demuestra su sed de poder.

Propone mejorar el sistema actual de salud, pero manteniendo los mismos métodos de intermediarios; propone combatir el cambio climático, pero no muestra una postura clara frente al sistema económico extractivitista que actualmente predomina la economía colombiana; propone reducir el hambre, pero tampoco aclara cómo lo logrará.

Su forma de hablar es confusa. No se sabe explicar. Sus propuestas no se entienden porque no las sabe explicar, y eso quizás sea porque ni él mismo las entiende.

A todo esto habría que agregar acá, quienes financian y han financiado sus campañas políticas. Sus principales aportantes son el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) o el sindicato antioqueño, grandes empresas del sector financiero, la construcción y alimentos como el grupo ARGOS, SURAMERICANA, SEGUROS BOLIVAR, BANCO DAVIVIENDA y LA ALQUERÌA. También aparece una empresa llamada MINEROS S.A dedicada a la extracción de oro con varios proyectos de minería e hidroeléctricas en Antioquia.

Colombia necesita un cambio, y el cambio no está en este personaje que no ha hecho más que saltar de puestico en puestico burocrático financiado por banqueros y grandes empresarios corruptos y ladrones del erario público.

Sergio Fajardo no es más que otro corrupto, politiquero manejado como un títere por sus jefes políticos, banqueros y grandes empresarios que andan detrás de grandes intereses políticos y económicos.

About the author

Leonardo Sierra

Soy bogotano, me gusta leer, amante del arte, la literatura, y la música. creo en el cambio, así que propongo cambios para esta sociedad colombiana en la que vivo, creo en la paz, la reconciliación y el perdón. respeto y defiendo toda clase de libertad y expresión.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.