Opinión

Estratovolcán


“Colombia es un gran estratovolcán

Cuyo estallido deja millones de víctimas

En el reverberan toda clase de fenómenos

Cenizas y restos de personas asesinadas

Y lava viscosa de maldita corrupción”


Estratos volcánicos

 El estratovolcán, es como se conoce un tipo de volcán compuesto por varias capas de materiales volcánicos que se superponen sobre otros, forman distintos estratos que van desde lavas, cenizas, hasta flujos piroclásticos, a veces, tienen explosiones esporádicas. Esta forma de volcán, asemeja una gran estructura que permanece dormida; pero en cualquier momento puede despertar con gran furia expulsando toda clase de materia.

Así mismo, funcionan las luchas de clases, unas se imponen sobre otras dejando en el fondo a los estratos que sufren una especie de resquebrajamiento tectónico, representado en la desigualdad, la pobreza endémica, la falta de oportunidades, el desempleo, y el hambre, todas, condiciones que conllevan erupciones incontrolables; sin importar el estrato, todo hace parte de un mismo volcán, ese que simboliza  los fenómenos sociales a punto de estallar.

En los estratovolcanes una capa es cubierta por otra capa, casi que intentando ocultar los materiales escoriales que quedan sepultados sobre duras cubiertas de materiales superpuestos, estos, pretenden mantener una aparente calma, interrumpida sólo por el inevitable estallido del magma. De la misma forma esa lucha estratificada que quiere ser ocultada, parece en ocasiones un estratovolcán dormido, que amenaza con una gran explosión social ocasionada por el magma de la inconformidad.

Una lava devastadora

Cuando los estratos que están en la base del volcán ya no aguantan la presión, explotan con tanta fuerza que son capaces de romper las duras capas de la indiferencia y la insensibilidad social. El magma produce una violenta explosión en la que se libera él aborrecimiento por tanta corrupción, injusticia, violación de derechos e impunidad; sin embargo, la lava que se difumina sobre la tierra, no es otra que la guerra, esa que acaba con todo a su paso.

Cuando persisten las condiciones de tal erupción social, la explosión es muy difícil de apagar y entonces estalla con furia  la indignación por el asesinato de líderes y lideresas, hambrunas, desplazamientos, devastación ambiental, narcotráfico, masacres, desapariciones forzadas, aspersión glifofascista y  represión a toda clase de libertades; este magma se esparce sin control sobre el territorio Nacional; Colombia, es una gran volcán, compuesto por capas de memoria histórica, que nos recuerdan el riesgo latente de un estallido violento.


Esto fue escrito por

Maria Fernanda Molano Giraldo

Abogada, especialista en Derechos Humanos con Maestría en Desarrollo Educativo y Social. Defensora de Derechos Humanos y Derechos de las Mujeres, experta en temas relacionados con políticas públicas, conflicto armado, implementación del enfoque de género y construcción de culturas de paz. Investigadora, consultora, docente, asesora pedagógica, representante de víctimas, coordinadora de proyectos sociales y columnista digital.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.