Cultura Recomendados Selección del editor

Entre la música, la historia y el capital: “Searching for Sugar man” de Malik Bendjelloul

Durante estos días de confinamiento en casa me he dedicado, tanto a leer, escribir y ver todo aquello que tenía “pendiente”; una de esas cosas era volver a ver el documental “Searching for Sugar man”, un documental muy bien logrado, que nos muestra la “epopeya” que significó encontrar a Jesús Sixto Rodríguez, cantante de poco éxito en Estados Unidos, pero aclamado en Sudáfrica, sin saberlo la casa productora de los discos de Rodríguez, y ni él mismo.

La primera reflexión a la que me conduce el documental es sobre un mundo que ya no me tocó vivir tanto: un mundo antes del internet y la globalización consolidada. Ahora para buscar a un cantante basta con colocar su nombre en Google o algún otro buscador web, para que nos lance cientos de miles de resultados en menos de un segundo. Pero antes de que se llegara a ese punto, los fans tenían que conformarse con la información que escuchaban en la radio o televisión, con revistas especializadas en música o la información que el propio LP traía. Esto fue lo que sucedió con Rodríguez, que al no conseguir éxito por sus pocos “dotes de estrella”, a pesar de su talento, se fue desdibujando de la escena musical, al punto de crearse toda una leyenda de su muerte, que ni él mismo conocía (recordando que formo una familia y se alejó completamente de la farándula, a la que apenas estaba ingresando).

La segunda reflexión a la que me condujo el documental es sobre la frivolidad capitalista de las empresas musicales, llamadas coloquialmente “disqueras”; quizá Rodríguez no triunfó por causa de su casa productora, que como la gran mayoría, explotan a los cantantes, sobre todo a los pop, solo que, Sixto, al no ser un cantante pop, tuvo otro obstáculo, más allá de su disquera con poco interés en discos “no tan comerciales”, y es el hecho de que el espacio para cantantes folk-rock ya estaba ocupado, al ser tan cerrado (incluso en nuestros días, donde el género casi ha desaparecido), donde la mayoría de los espacio, sobre todo pequeños, ya estaban ocupados por cantantes como Bob Dylan, J.J. Cale, Tom Waits, Leonard Cohen, J. Krahe y L. E. Aute, entre otros. Lo que nos evidencia el mundo del capitalismo en el entretenimiento, donde el talento no importa tanto, lo que importa es lo que puede o no ser comercial.

Por último, mi tercera reflexión sobre el documental tiene que ver con la antigua discusión de qué es la historia. La búsqueda de Sixto nos evidencia una realidad que los historiadores más tradicionales se niegan a ver: la historiografía va más allá del archivo, de “papeles viejos”. Esta investigación para encontrar a Rodríguez, la catalogaría de historiográfica, ya que no solo es buscarlo, presentarlo ante cámara y fin, sino que necesitó una metodología clara (puntos de partida para buscar la historia de “un muerto”, ya que esa era la hipótesis, que él se había suicidado), toda una investigación rigurosa y el rastreo de pistas que iban surgiendo en el camino.

En fin, un documental muy recomendado y que le permite al espectador reflexionar, pensar (actividad en la que nos deberíamos de ocupar, todos, un poquito más).

Esto fue escrito por

Marco Antonio Gutiérrez Martínez

Mexicano (22 años) al que nada humano le es ajeno. Actualmente estudiante del último semestre de la Licenciatura en Historia (Facultad de Humanidades, Universidad Autónoma del Estado de México).

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.