Cultura Selección del editor

En Medellín, las palabras funcionan

“El Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad de Medellín entiende que el habla, la escucha, la escritura y la lectura, en su estrecha e indisoluble relación con el conocimiento y la comunicación, la cultura y la educación, están en la base de la constitución y la articulación ética y política de las subjetividades (una vida consigo mismo) y las sociabilidades (una vida junto con otros)”.

Las palabras nos han acompañado desde siempre: en nuestros primeros dibujos y palabras, en nuestras primeras y sinceras relaciones con nuestros padres; en el pensamiento, en la conversación, en el diario que escribimos; en el día a día de la vida que vamos consumiendo. De conversaciones y lecturas está hecha nuestra existencia y nuestro camino familiar, académico, laboral y sentimental.

Hay conversaciones que empiezan con un “hola” en un chat y terminan en una ida a cine o en un encuentro con un café de por medio para seguir contando el cuento; otras pasan de la mesa del comedor a sala, y de ahí se van a la habitación para seguir hilando historias en las cientos de conversaciones que mantenemos abiertas en nuestras redes sociales. Somos conversación y empatía.

Tener la palabra no solo significa darle a esta el valor que se merece, también implica ser escuchados y escuchar al otro cuando es quien la tiene. Las conversaciones no siempre tienen sabor dulce, a veces nos dejan un amargo de desencuentro; pero sea cual sea la sensación, las palabras viajan de muchas maneras y en distintos formatos para seguir siendo fuente de diálogo y puesta en común.

Medellín cuenta con un Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad (PCLEO): un acuerdo de voluntades públicas y privadas, una hoja de ruta que constantemente se evalúa y evoluciona para para atender las necesidades y retos de quienes lo integran y una política pública de formación, fomento, intercambio y expansión del ecosistema social, cultural y comercial LEO.

El Plan tiene un nombre: En Medellín tenemos la palabra; un espíritu: Encontrar en las palabras muchas maneras de vivir mejor; y un mensaje claro, sencillo, pero contundente: Las palabras funcionan. Es ciudadano porque construido por muchos actores sociales como las bibliotecas, la academia, las cajas de compensación familiar, las organizaciones comunitarias; incorpora la oralidad, porque reconoce que la palabra escrita, hablada, leída tienen una estrecha relación con el conocimiento, la comunicación, la educación y la cultura.

En Medellín tenemos la palabra es la semilla de grandes eventos como La Fiesta del Libro y la Cultura, la Parada Juvenil de la Lectura y los Días del Libro; de encuentros ciudadanos en clubes de lectura como el Medellín-Barcelona, y en las unidades de información, que conforman el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín; es semilla de Otras formas de leer y escribir, un programa para personas con discapacidad; de Pasitos Lectores, un espacio para que los que empiezan a vivir disfruten del encuentro con la palabra; de Abuelos Cuenta Cuentos, el programa en el que voluntarios esparcen la lectura en voz alta y la tradición oral; de las becas y premios a la creación para estimular el trabajo de creadores locales y dinamizar la cadena de comercialización y producción del libro.

Esta política pública ha traído grandes alegrías a la ciudad que dan cuenta de un trabajo mancomunado y articulado por parte del ecosistema LEO: según la Encuesta Nacional de Lectura publicada por el DANE en 2018, Medellín es la ciudad más lectora de Colombia con un promedio de 6,8 libros leídos anualmente; nuestra Fiesta del Libro y la Cultura es el cuarto evento más importante en América Latina entre ferias y espacios de este tipo; y cada año, el portafolio de Estímulos y Becas, se fortalece, al igual que sus ganadores y ganadoras.

Esta alegría ha llegado con grandes retos: además de seguir ampliando las preguntas y de mirar las cifras con detenimiento; la ciudad debe ampliar la base social y comunitaria; fortalecer las apuestas alternativas presentes en los territorios y luchar para que la lectura, la escritura y la oralidad, cautiven cada vez más corazones y pasiones.

La fuerza del PCLEO está en la multiplicidad de caminos que se abren para transitar de la mano de lectores, no lectores, librerías, editoriales, bibliotecas, organizaciones, fundaciones, escritores y escritoras, ilustradores, cuenteros, emprendedores y ciudadanos, en el diálogo y en el reconocimiento de las distintas formas de leer, escribir y conversar.

 

Esto fue escrito por

Sebastián Trujillo Osorio

Comunicador social y periodista; especialista en gobierno, gerencia y gestión pública. Asesor en desarrollo de proyectos; gestión cultural; comunicación, marca y estrategia. Se desempeñó como Ejecutivo de Mentalidad y Cultura de iNNpulsa Colombia, y Líder de Comunicaciones de Gobierno Digital del Ministerio TIC.
Actualmente, Subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio de la Alcaldía de Medellín.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.