Economía Opinión Política

Emprendedores en medio de la crisis

Son valientes que enfrentan con agallas estos momentos de crisis. Son ellos quienes mejor homenajean el Día Internacional del Trabajo a propósito de su conmemoración”.


Independiente de las posturas que se tengan frente a la reforma tributaria que quiere implementar el Gobierno Nacional -todas las reformas de este tipo son impopulares y los únicos que suelen defenderlas son el ejecutivo y los partidos de coalición- sí son reprochables los actos vandálicos que se generaron el 28 de abril con la convocatoria al paro nacional para protestar por la reforma y otros malestares de los inconformes con el gobierno Duque.

Son impresionantes las imágenes que se vieron en Cali. Vándalos acabaron con buses del sistema de transporte público, saquearon supermercados como el Éxito; también fueron víctimas pequeños emprendedores como el ex ciclista Jarlinson Pantano quien denunció la destrucción de su negocio “Gracias gamines de mierda por vaciar mi tienda (…) ratas, sale uno con la ilusión de marchar pacíficamente y se encuentra uno con unos desadactados (sic) de mierda (…) gracias por acabar con el negocio de mi familia” (ver).

Como si fuera poco, el 29 de abril, el ministro de Salud Fernando Ruiz, anunció que “por solicitud de la Secretaría de Salud del Valle, justificada en la severa afectación del orden público, hemos tomado la dolorosa decisión de suspender hasta el domingo 2 de mayo, los envíos programados de vacunas al departamento” (ver). Los vándalos no sólo dejaron daños a los bienes públicos de la ciudad, sino que también retrasaron la vacunación para combatir la pandemia que ha generado la segunda crisis económica más importante del país en su historia.

Es muy fácil exigir, demandar recursos y mejores condiciones. Lo que no me parece justo es que se exija sin poner una cuota de sacrificio. Me molesta, por ejemplo, que dentro de los marchantes se encuentren los docentes afiliados a Fecode (ver). Salieron sin chistar al paro, pero llevan más de un año diciendo que no pueden asistir a clases presenciales porque no están garantizados los protocolos de bioseguridad. Parece que no les interesara, están tranquilos, recibiendo el mismo salario y sin mayor esfuerzo desde sus casas. Si queremos sacar adelante este país, todos tenemos que ser propositivos y mirar cómo aportamos. Eso implica trabajo duro, compromiso y esfuerzo.

Por eso admiro a los emprendedores, sólo el que se arriesga a tener empresa sabe los esfuerzos y los sacrificios que hay que hacer para cumplir con las obligaciones financieras, generar empleo y mantener la empresa a flote que en esta coyuntura es casi un milagro. Los emprendedores más que se sentarse a exigir y a protestar, actúan para que más personas puedan vivir mejor. No estoy en desacuerdo con las protestas, pero sí soy del pensar que cuando no nos gusta algo debemos tener mejores soluciones.

Me da mucho orgullo que entidades como el SENA ayuden a apalancar emprendimientos a través del Fondo Emprender, y que a la vez con empresas privadas lancen convocatorias cerradas para aumentar la probabilidad de crear empresas en municipios pequeños como Jericó y Fredonia, que ayuden a diversificar la economía, fortalecer las vocaciones y ofrecer más empleos.

No es sencillo aplicar, pero el que lo logra, aspira a obtener recursos que van entre los 80 y 124 millones de pesos para tener un empujón y comenzar a solidificar su emprendimiento, en la convocatoria vigente que hay para Jericó y Fredonia (ver), el plazo cierra el próximo 10 de mayo, se pretenden crear 12 nuevas empresas y generar hasta 60 nuevos empleos. Independiente de los resultados, me da mucha alegría e ilusión ver a jóvenes trabajando por sacar adelante a sus empresas, cumplir sus sueños y aportar colectivamente al país que queremos. Son valientes que enfrentan con agallas estos momentos de crisis. Son ellos quienes mejor homenajean el Día Internacional del Trabajo a propósito de su conmemoración.

Esto fue escrito por

José María Dávila Román

Comunicador Social - Periodista de la UPB con Maestría en Gerencia para la Innovación Social y el Desarrollo Local de la Universidad Eafit. Creo que para dejar huella hay que tener pasión por lo que se hace y un propósito claro de por qué y para qué, hacemos lo que hacemos. Mi propósito es hacer historia desde donde esté, para construir un mundo mejor y dejar un legado de esperanza y optimismo para los que vienen detrás. Soy orgullosamente jericoano.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.