Diarios de cuarentena Selección del editor

“El poder de la mente”: Diarios de cuarentena 

Verdad de perogrullo, la pandemia del Covid-19  es una problemática con afectación a miles de personas a nivel mundial, por ello, su manejo se convierte en una de las preocupaciones centrales de los gobiernos del mundo. Su impacto ha pernoctado en aspectos tanto micro como macros; y como esencia  de ello, está el ser humano, como ser y como ente, siendo el centro de toda afección.  

Historiadores le atribuye la expresión francesa “ L’État, c’est moi” o “El Estado soy yo” al rey Luis XIV de Francia, o  El rey sol, como era llamado; siendo este un tópico político como identificación del rey con el Estado, en el contexto de la monarquía absoluta. Con ello, es de rezaltar que el “ Rey sol” representaba el auge del período histórico del absolutismo monárquico, que se caracterizó por la abnegada concentración de todo el poder en el monarca o gobernante, desde los incios del siglo XVII hasta finales del siglo XVIII, con terminación en la revolución francesa. A posteriori, la Ilustración trajo, la idea de primacía de  la razón y que el hombre fuera dueño de su propio destino. Así, es pertinente la aclaración , que esa concepción per se (absolutismo) en la actualidad, está por fuera de lo que se conoce como democracia y el Estado Social de Derecho. 

Ciertamente, algo que no cambia, es la soberanía del ser; y cuando se estipula sobre ello, en menester resaltar, esa figura humana que es diferenciada de cualquiera otra, es decir, esa consideració natural, física, científica, metafísica, y psicológica que enarbola la idea de un ente. 

En efecto, en tiempos de confinamiento abligatorio, donde se pone a prueba eso que recalcaba Luis XIV “ El Estado soy yo” entendido  como el amalgama de poder; poder cuyo efecto cada persona profesa para el sostenimiento físico, espirutual y material; poder, cuya consecuencia puede fortalecer el ente o destruirlo. En todo caso, el ser humano decide mediante sus acciones erigir un ser de fortaleza o un ser debilitado por la coyuntura. Así, el encierro ha mostrado en muchas facetas que el hombre es débil, pero esa debilidad es resultado de la fuerza y poder interior que emane y promulgue, independiente del ambiente que es rodeado. 

Bien lo decía Buda “la mente es todo. En lo que piensas te conviertes” en tiempos de crisis, es ahí donde se afirma cuán grande es ese poder del ser, cuán beneficioso es para cada individuo, entonces ¿las circunstancias hacen al hombre o el hombre hace a las circunstancias?, es innegable la crisis que vive el mundo, pero también es innegable que el hombre tiene la respuesta en dictaminar, si de esa crisis queda abocado a la miseria mental, la depresión, el mal carácter, estar renegando; o por el contrario, mira lo bueno de esas malas situaciones. De ahí, la vida vive buscando la oportunidad de animar, empero, ese grado de animación, en principio es otorgada por el hombre. Éste es el cometido de la vida, no deja desperdiciar una rendija favorable para introducirse,  si hay un vaso de agua sin ser tocado por un tiempo,  no tardará en llenarse de larvas vivientes. “vemos las cosas, no como son, sino como somos nosotros”kant. 

Lo que le ocurre a cada hombre en la vida y en el cuerpo, es el resultado de una serie, es decir, el mundo y poder interior y exterior son el espejo que reflaja el estado de cada mente y alma. Y el hecho de que no pueda suceder nada diferente a lo que la mente proyecte, si es requerido verlo diferente, es necesario cambiar las ideas y pensamientos. Isaac Newton, por ejemplo, durante el aislamiento por la peste de 1665, descubrió la idea clave para la teoría de la gravedad; o William Shakspeare en la cuarentena  por el brote de 1606, creó dos  de sus tragedias cumbres: “ El rey Lear”, “ Antonio y Cleopatra”. De tal manera, si el hombre es capaz de encontrarle sentido al confinamiento e invertirle el tiempo en cosas, que a cada gusto, es productiva, con la ayuda del pensamiento, verá las circuntancias como un momento de gracia para encontrar sentido de toda índole. Darwin decía que no es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios. 

La invitación es, erigir ese poder interior, con el discernimiento de que la voluntad negativa y positiva, es el imán que atrae hacia cada ser los gérmenes, las circunstancias adversas o las buenas. La actitud de poder positivo o negativo, determina los efectos para cada individuo, y ayuda de consuelo en la lucha interior, para que ese sea inmarsecible. 

Gomez jattin lo decía “ Pensar que estoy aquí es mas doloroso que estarlo,(…) mi cuerpo prisionero, aún en el vuelo de la mariposa, cuando me dirijo al sol y sonrío en la primavera ¿qué nos queda entonces en la adversidad y en la noche oscura?  ¿es cierto que cada quien puede esculpir su propio camino?, camino por lo que se hace y construye ¿cuántas luchas y combates aún nos queda por librar y  ¿por que no estar preparado y dispuestos siempre a la posibilidad de ser feliz, ser feliz en la dura batalla de la vida, es una cuestion de valor y de decision … el cuerpo prisionero se hace palabra agitanto sus alas en medio de la tormenta”.

 

-Luis Gustavo Vergara

Esto fue escrito por

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.