El matrimonio: una decisión trascendental

“El matrimonio, independiente del ritual que se escoja, sí marca la diferencia con respecto a la decisión de irse a vivir juntos sin haber una carga simbólica detrás”.


Esta semana conversé con varios compañeros sobre el matrimonio: ¿es necesario? ¿no es lo mismo que irse a vivir juntos sin el formalismo que da la religión o un papel? Considero que cada persona y pareja vive su propia experiencia. No caben las comparaciones por las múltiples personalidades y creencias. Puede que a algunos les haya ido bien y se sientan felices sin haberse casado y haber perdurado juntos el resto de sus vidas; otros, por el contrario, se han separado más pronto que tarde estando casados porque no encuentran conexión con la persona que creyeron iba a ser su compañero de vida. De lo que no hay duda, es que el matrimonio, la vida en pareja, es un aprendizaje constante. Una montaña rusa de emociones donde si hay amor y respeto, es un viaje placentero. De todos modos, no hay una fórmula exacta, no hay un único camino que indique cómo se puede vivir bien y ser feliz. Cada persona debe descubrirlo, sentirlo desde la entraña.

Desde mi experiencia personal, el matrimonio, independiente del ritual que se escoja, sí marca la diferencia con respecto a la decisión de irse a vivir juntos sin haber una carga simbólica detrás. Cuando uno decide irse a vivir juntos, lo que se piensa o consensua es “ensayemos a ver cómo nos va”. No hay un compromiso verdadero, porque es un permanente ensayo que, si no funciona, se parte sin novedad.


Le podría interesar: https://alponiente.com/reconocer-los-errores-con-humildad/

La decisión de comprometerse a través del matrimonio debe ser pensada y consciente. Debe tomarse con convicción. Si existe la menor duda, es mejor no hacerlo. Hay que ser conscientes de las renuncias que se hacen para poner siempre, como prioridad y por encima de todo, a la familia. Lo más sano es vivir siendo coherentes con la decisión y las promesas que se hicieron de manera voluntaria. Llevar una doble vida puede generar adrenalina y emociones, pero se vive permanentemente expuesto a que una mala decisión pueda afectar negativamente y tal vez para siempre a toda una familia.

El que se compromete debe hacerlo pensando en que lo hace porque quiere vivir mejor que antes de tomar dicha decisión. Es una de esas decisiones trascendentales que no se debe tomar a la ligera y que tampoco todas las personas están obligadas a hacer. Debe ir acorde al estilo de vida y a la visión que tenga cada persona.

También hay que decirlo, hay que ser sensatos cuando la decisión no salió como se esperaba, cuando la convivencia se torna conflictiva y en lugar de armonía hay tensión permanente. No hay que temer a estar equivocados. Tenemos el derecho a rehacer una nueva vida cuando después de hacer todo lo posible por mantener la relación, en definitiva, no funcionó.

Unas buenas guías para esta decisión trascendental es vivir en coherencia, siendo transparentes y con respeto.


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/joche0916/

About the author

José María Dávila Román

Comunicador Social - Periodista de la UPB con Maestría en Gerencia para la Innovación Social y el Desarrollo Local de la Universidad Eafit. Creo que para dejar huella hay que tener pasión por lo que se hace y un propósito claro de por qué y para qué, hacemos lo que hacemos. Mi propósito es hacer historia desde donde esté, para construir un mundo mejor y dejar un legado de esperanza y optimismo para los que vienen detrás. Soy orgullosamente jericoano.

Nota al pie: El columnista tiene o ha tenido vinculación laboral con la minera AngloGold Ashanti. 

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.