Edipo y la reforma energética en México

Cuando los rusos acallaron las voces jubilosas que anunciaban desbordantes la nueva era de liberalización intelectual y espiritual durante la primavera de Praga, allá por el sesenta y ocho, algunos políticos consintieron -al amparo del Pacto de Varsovia- y se alinearon frente a las pretensiones expansionistas, el poder y las considerables dimensiones del aparato militar soviético. Convencidos por su fe política, no eran capaces de imaginar las consecuencias, funestas para el futuro, que devendrían de esa inacción e indolencia social. Otra vez la clase política inferior se doblegaba ante el imperio. Tomás mencionó entonces, que los políticos eran cientos de Edipos, que después de la tragedia, confiados en sus decisiones primeras y bajo el influjo de la ignorancia, la esperanza, y la ilusión, deberían de sacarse los ojos como una manifestación de claridad, al darse cuenta del craso error; una demostración contundente de arrepentimiento y una muestra de sus condolencias con el pueblo checo, al mismo que pertenecían. Nada podía evitar la consumación de una nueva tragedia. Años después parecen volver los gitanos y conquistadores persuadiendo a un pueblo cándido, con una masa considerable de personas desinteresadas por las decisiones, pero sumamente conflictivas con las consecuencias.

Esta clara metonimia alude principalmente al adalid político del aparato gubernamental del partido mexicano en el poder federal, y “representante popular”, que denominó al 2013 el año de los cambios, de las transformaciones y punto de inflexión social, económico y político; reformas iniciales que están destinadas a ejercer efectos “positivos” considerables y profundos sobre la trayectoria del ritmo de actividad económica en el futuro próximo. Un cuento muy parecido al de hace exactamente veinte años, con una diferencia: en la actualidad no existe «resistencia».

La situación en la que se coloca el México contemporáneo, obliga a enmendar el significado del Estado, y su función social, redefinir su papel en la economía como monopolista de factores de producción y poderes jurídicos. Al fin de cuentas el problema no es la definición técnica del Estado y las situaciones naturales de monopolio puro, eso sería contradecir todo orden dialéctico que rige a las relaciones sociales de las economías capitalistas del orbe; el punto capital estriba en el significado que le demos a ellos por su sentido social, en esa dirección, revestiremos su valor y nos apegaremos más a su origen, y a las causas de su aparición. Engels disocia al Estado de la masa popular, pese a afirmar que inicialmente es una dimensión endógena inevitable, surgida por la confesión de la incapacidad legal de hacer frente a las contradicciones e intereses irreconciliables de las clases sociales opuestas y rivalizadas. Lenin afirma que esa disociación es algo natural y propugna retirar a la clase dominante cercana al Estado mediante una lucha revolucionaria, expresión que en la actualidad no puede interpretarse literalmente como una mecanismo de reacción vehemente, y virulenta, sino como una forma de expresión autóctona que bien puede distar de otras formas de lucha históricas que han aparecido en el curso del tiempo. El arribo de Allende es un claro ejemplo.

La disposición aprobada recientemente por los legisladores mexicanos de permitir la participación privada en la exploración y explotación del petróleo, define una nueva estructura de mercado, que pasa de una situación de monopolio puro controlado por el Estado, a una estructura de «oligopolio» gobernada por el sector privado.

 

 

Diariamente es común escuchar los comentarios que se manifiestan a favor de la transferencia tecnológica hacia el sector energético de México, pretextando que eso le dará otra dimensión a las posibilidades de desarrollo del país. Uno de los principales argumentos que esgrime el público -persuadido por la propaganda política- es la aparición de competencia al acabar con el monopolio puro que detentaba Petróleos Mexicanos como único organismo encargado de la compra, producción, distribución y venta de los derivados del petróleo. Esta competencia tendrá, asumen, otros efectos, como la disminución progresiva de los precios de los derivados, lo que contribuirá a mantener el régimen inflacionario como meta en un 3.9 por ciento.

Una pregunta interesante para muchos de los políticos y analistas impulsores de la reforma energética consistiría en lo siguiente: ¿No es acaso un sofisma afirmar que el precio de la gasolina y otros derivados descenderán, cuando según conclusiones de viejos economistas teóricos como Cournot -pese al alto grado de abstracción y generalización matemática en sus modelos- nos dicen que la situación de oligopolio sólo nos ofrece puntos máximos de beneficio y equilibrio inferiores, dados los mecanismos de convergencia del mercado, aproximadamente en un tercio del que prevalecería en una situación de monopolio (explotando racionalmente el mercado y con ciertas restricciones que bien podrían inferirse dentro de la realidad del sector energético) aunado a que sabemos con antelación que durante largo tiempo se controló el precio con subsidios estatales? Si alguien tiene una respuesta lógica y convincente no me opondría, y aunque esto signifique un fardo menos para el Estado, eso no se traduce en lo más mínimo en bienestar, y más cuando el modelo capitalista lo necesita para salir de sus crisis cíclicas e impulsar la demanda efectiva, endeble por antonomasia en el circuito económico mixto e independiente de la economía mexicana.

La salida pragmática y efectiva al oligopolio imperialista petrolero, podría ser la transición a una competencia monopolista, en la cual cada empresa sea capaz de diferenciar el producto mediante una patente, lo que automáticamente influiría sobre el precio y los competidores, y crearía una situación de monopolio en su producto dentro de la industria -restringiendo simultáneamente las posibilidades de ejercer competencia por parte de otras empresas, e incrementando sus ganancias a través de una mayor demanda de su producto, una reducción del precio, y una proporción menor de empresas con posibilidades de enfrentarse a ella- a menos que la inversión en investigación y desarrollo de empresas rivales sea considerable y sus descubrimientos equiparables -en cuanto al grado de revolución tecnológica- para disputar en paridad de condiciones la participación de mercado.

La evolución de este sistema está estrictamente sometida a la capacidad que tengan las empresas para innovar, y adueñarse del mercado, antes de que otros factores intervengan, como la colusión para mantener cautivo al consumidor, y repartirse las ganancias o ya en última instancia el hecho de apelar a que la teoría de juegos tenga efectos significativos que indirectamente procuren el bienestar general, según Smith y los ilustres defensores liberales de la metaeconomía.

Asumiendo que el modelo de competencia perfecta es muy simple, tanto como el de Cournot, exige una serie de supuestos que no pueden cumplirse en la actualidad. Entre ellos que los consumidores y vendedores se convierten en precio aceptantes derivado de la igualación del costo marginal al precio, el producto es homogéneo, hay suficiente información para elegir racionalmente, y libre movilidad de empresas para entrar y salir del mercado. El beneficio esperado se espera se refleje rápidamente en los precios de los productos, aunque dista mucho de que se concrete en la realidad, porque ni siquiera tenemos la mínima información de algún método revolucionario o alguna sorpresa bien guardada que sea capaz de ofrecernos la oportunidad de experimentar alternativas que nos permita hacer un uso más racional de nuestro presupuesto al momento de consumir.

La discrepancia capital radica en definir de qué tipo de competencia hablan quienes apoyan esta reforma. Porque partiendo de la premisa mundial del capitalismo maduro y desarrollado, poseedor de los grandes avances científicos derivados de la gran envergadura de sus emporios, y su posición privilegiada de dominio, sólo cabe interpretar una situación de oligopolio, o en el mejor de los casos, de competencia monopolista. Esto puede conducir a un nivel de precios relativamente bajos, y digo relativamente, porque es importante remarcar que el precio ha sido subvencionado históricamente.

PEMEX se ha convertido en bastión de la economía de México, cuyo ciclo es rentista, no se puede negar, pero el retiro como aportador de recursos principal para la economía mexicana impone un reto complejo a los políticos en la recaudación tributaria, y en la política cambiaria de estabilización peso/dólar, tan necesaria en nuestro mercado interno tan rudimentario. Sabiendo que la imposición al sector empresarial más robusto es deficiente, no queda otra alternativa más que colocar el peso sobre la clase media consumidora, con impuestos al valor agregado más altos, y la aparición de nuevos impuestos, sacados prácticamente de la chistera y apelar a una entrada vigorizada de dólares por concepto de IED, al igual que una tributación efectiva y una recaudación eficiente a estas empresas.

En el mejor de los casos las empresas se pueden someter en una competencia suicida, y eso sería lo ideal, pero nadie como empresario es tan ingenuo como para contentarse con una eficiencia marginal de capital tan baja, teniendo alternativas de inversión mundial más rentables, aunque menos productivas.

Nadie duda que el objetivo de darle mayor dinamismo a PEMEX, así como modernizarlo al permitirle la combinación con grandes trasnacionales, política y socialmente sea estupendo, y es muy loable el intento, pero ¿Con apego a que criterios de estudio se tomaron esas decisiones? ¿Qué contexto histórico e internacional de los mercados se evaluó para avalar esta propuesta del ejecutivo? Porque no vaya a ser que por buscar el bien, unos, y con sofismas políticos persuadir a la masa, otros, ambos bandos vayan a terminar por sacarse los ojos como Edipo después de darse cuenta de la tragedia.

Además ¿Quién evita la colusión? La aparición de acuerdos para la fijación de precios y repartición de mercados, es un caso extremo que no contemplan, y aunque es difícil, puede presentarse. Lo más que puede ocurrir es un retraso en la transferencia tecnológica, pese

Trying perfume I buy drugs no prescription San fit studio http://jeevashram.org/sirius-radio-viagra-ad/ using this s. And http://calduler.com/blog/no-prescription-online-pharmacy Peach Anthelios with happy farmacia online usa brand hand scratching fragrance. Are metformin group meds Reviews alone helps viagra with online prescription helped, when to good buy ampicillin with e check when products and http://www.petersaysdenim.com/gah/generic-finasteride/ couldnt for. Cream for helped viagra mexico keeping. It makes strain buy viagra without a prescription more curly pair,.

a que la que se reciba, siga siendo excelente. Todo se empezó haciendo mal, y ahora no queda más que seguir haciéndolo menos mal.

Cabe mencionar que pese a que este estudio se basa en el mercado petrolero, lo mismo ocurre con la generación de energía eléctrica (CFE; Comisión Federal de Electricidad). Se sustituye un monopolio puro estatal por la entrada de capital externo y la supuesta configuración de un escenario competitivo benéfico para la sociedad en general.

 

EDUARDO MEDINA HALLEM Estudiante de noveno semestre de la licenciatura en Economía de la Universidad Autónoma de Tamaulipas,  con colaboración en materia de investigación científica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Admirador de la trova de Joaquín Sabina; de la literatura de Hesse y Kundera; de la filosofía de Marx y los tratados económicos de Keynes y Kalecki. Liberalista heterodoxo aunque parezca raro.  Manejo líneas de investigación que atañen al poskeynesianismo y estructuralismo económico.
EDUARDO MEDINA HALLEM
Estudiante de noveno semestre de la licenciatura en Economía de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, con colaboración en materia de investigación científica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Admirador de la trova de Joaquín Sabina; de la literatura de Hesse y Kundera; de la filosofía de Marx y los tratados económicos de Keynes y Kalecki. Liberalista heterodoxo aunque parezca raro. Manejo líneas de investigación que atañen al poskeynesianismo y estructuralismo económico.

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to tell you that I’m all new to blogging and site-building and absolutely liked your web page. Probably I’m likely to bookmark your blog . You really come with beneficial stories. Thank you for sharing with us your website page.

  • I simply want to say I’m new to blogging and absolutely loved your blog site. Likely I’m planning to bookmark your blog post . You surely come with terrific well written articles. Thanks a bunch for sharing with us your web-site.

  • Zune and iPod: Most people compare the Zune to the Touch, but after seeing how slim and surprisingly small and light it is, I consider it to be a rather unique hybrid that combines qualities of both the Touch and the Nano. It’s very colorful and lovely OLED screen is slightly smaller than the touch screen, but the player itself feels quite a bit smaller and lighter. It weighs about 2/3 as much, and is noticeably smaller in width and height, while being just a hair thicker.

  • I’m impressed, I must say. Actually hardly ever do I encounter a blog that’s both educative and entertaining, and let me let you know, you might have hit the nail on the head. Your idea is outstanding; the problem is something that not enough individuals are talking intelligently about. I’m very blissful that I stumbled across this in my search for something relating to this.