Drummond, Drummond

     

La historia de la Drummond en Colombia, sin lugar a dudas, ha estado cargada de millones de dólares, que en la mayoría de los casos, se escurren en ciertos bolsillos, así como en polémicas ambientales y sociales, como la muerte de sindicalistas (donde el expresidente Uribe viajó a EEUU a dar una buena referencia de estos muchachos, ay Dios), así como el drama de Santa Marta y Ciénaga (Magdalena), gracias al polvillo de carbón esparcido por sus playas, convirtiendo el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, en un motivo de luto. Se olvidaba, tienen un tren exclusivo para el transporte sin los requisitos de seguridad del producto en caso; y lo más triste, sin ofrecer una alternativa de transporte a los habitantes del caribe, ni hablar de los problemas laborales, con huelgas de larga duración con tribunales de arbitramento incluidos. Con todo lo anterior, vale la pena preguntar: ¿Quién será la poderosa palanca de Drummond? Pregunta del Millón.

 

Aquí viene la siguiente perla: en la columna Drummond, Basta (22/01/14) se hacía la siguiente conclusión: ”¿Qué pensarán los dirigentes políticos quienes recibieron apoyo económico y logístico, así como se tomaron buena cantidad de licor con estos supuestos asustaditos dirigentes de la minera? Coincidencia, en esta región es donde más se ha conocido de la famosa parapolítica (eso sí, los paramilitares son los principales sospechosos del asesinato de los sindicalistas)”. Justo en época electoral, donde las multinacionales son generosas aportantes a las campañas, eso sí, como no hay nada gratuito en este mundo; solo piden concesiones, licencias express, concertaciones suaves con la comunidad e influencias políticas, y en el caso de que hayan reclamos ambientales y sostenibles sobre el tema, no es sino echarle encimita un poco de carbón; claro que han tenido la colaboración de las Farc con sus atentados al tren.

 

El país aún no se repone de la tragedia ambiental en Santa Marta, donde para aliviar un planchón, echaron alegremente unas toneladas del mineral al mar, en un escueto comunicado pidieron disculpas, pero en el fondo no le pusieron la atención suficiente al asunto, porque en Colombia aún falta por desarrollar la Conciencia Ambiental. También estuvo en vilo el puerto de descargue como se requiere, según los estándares de seguridad, aplazando su entrega durante meses, apenas a finales de marzo vino a operar este sistema; ojalá si hay problemas, porque quienes lo hacen son humanos como usted y yo, estén presto a solucionar, a demostrar que si les interesa el progreso amable con el país, sin dejarse influenciar de las extremas políticas; ¿cierto Fernando Londoño Hoyos? Volviendo al tema, llegó otro nefasto suceso contra la fauna y flora, esta vez en Ciénaga. Provoca decir; Drummond, Basta.

 

Otra embarcación, por causas aún no claras, naufragó en las costas colombianas cerca a Ciénaga, vertiendo caudales de ACPM en el mar, con todos los efectos habidos y por haber, inclusive, trayendo consecuencias irreparables. ¿No han reflexionado, no han tomado escarmiento? Se olvida que es una multinacional con mucho poder, y muy apetecida por políticos en campaña electoral; de derecha, centro e izquierda, que ninguno se dé golpes de pecho ni se las venga a dar de pristino, nadie está libre de pecado para lanzar la primera piedra. Como lo dice Carlos Andrés Parra en la Ola Política: “¿Pueden pisotear la legislación las multinacionales que explotan los recursos natrales y contaminan el ambiente? Tendríamos que preguntar a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), si en el momento de expedir las licencias se hacen los respectivos seguimientos a las Medidas de Manejo aprobadas mediante licencia, o simplemente funciona una red de intereses privados y estatales en tendencia a la corrupción (Como ha sucedido en la Salud, en la DIAN y la DNE, entre otras) que deja que multinacionales extranjeras perjudiquen nuestra biodiversidad sin importar los costos con sus consecuencias, y que seguramente deja sin argumentos jurídicos a entes de control, o como pasa siempre en nuestro país, se deben esperar las catástrofes para actuar”. Tiene toda la razón, la lentitud de las autoridades ambientales, desde el inicio de operaciones de la multinacional en cuestión, más o menos 30 años (cuando el Medio Ambiente y el Desarrollo solo se mencionaba en chistes verdes), solo ha habido unos mínimos llamados de atención que en la alta sociedad, tanto cachaca como costeña, producen risas en medio de rones y pudines.

 

¿Qué dice la Drummond? A continuación viene el comunicado (El Informador – Santa Marta): Nos permitimos informar a la opinión pública que la embarcación denominada La Ballena, que estaba al servicio en Puerto Drummond, para labores de apoyo en las obras del muelle de cargue directo (transporte de materiales de construcción), naufragó en la tarde de ayer en el área de operaciones, por razones que aún están por determinar. La nave se encontraba tripulada por dos (2) personas, quienes fueron rescatadas y se encuentran en perfectas condiciones. Inmediatamente ocurrido el hecho, fue desplegado el plan de contingencia, se informó a las autoridades competentes y están implementándose todas las medidas tendientes a salvaguardar la vida, seguridad y el medio ambiente”. En resumidas cuentas, que pena con ustedes, pero solo fue un lapsus laboral, de calificación INSUFICIENTE.

 

PD1: Se ganaron el respeto de todos los amigos del futbol José Pekerman, Falcao García, Amaranto Perea y Luis Muriel. Una decisión amarga e impopular como quedar fuera de un campeonato mundial, se transformó en una decisión prudente y concertada. Con el diálogo, se llegan a las soluciones sabias.

 

PD2: En vez de patinar con el tema de la paz (algo imperdonable para un candidato), ¿por qué Oscar Iván Zuluaga no renunció a la misma para cederle el cupo a Marta Lucía Ramírez? Ella si estaba a favor de continuar con los Diálogos en La Habana. Ah, que no se olviden aclarar el papel de ciertos miembros retirados de la policía y las fuerzas militares en la campaña.

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.