Desobediencia civil

Dentro de un sistema democrático hay un valor particular que es el que determina su carácter popular; por supuesto, este valor es la participación de los ciudadanos en el diseño, debate, desarrollo y ejecución de proyectos, obras y leyes. Es determinante que haya participación y apoyo en todo esto para lograr un legitimidad importante que dé verdadera gobernabilidad. No obstante, hay que recalcar que la participación de la ciudadanía no se puede limitar a una cuestión de aprobar o desaprobar las actuaciones del Estado. No. Una democracia sana exige de sus ciudadanos una participación que también incluya el darle límites a las actuaciones estatales cuando estas no reflejan su voluntad general (dispuesta en la Constitución), o cuando está en juego su propia seguridad y vida.

Ningún pueblo está obligado a obedecer a un Estado que busca su daño o su destrucción. Por el contrario, los pueblos están en la obligación de desobedecer cualquier acción en este sentido y, de esta forma, marcar claramente su posición como poder constituyente. A esta actitud de la ciudadanía se le ha dado el nombre de ‘desobediencia civil’ y se enmarca dentro de las acciones pacíficas que un pueblo tiene para defenderse de los abusos del poder. La desobediencia civil no es un delito; al contrario, es el deber de una ciudadanía responsable y activa.

Este año nos ha sorprendido por su dureza y nos obligó a cambiar en todos los niveles: personal. Los usos y costumbres que nos definían hace menos de seis meses, hoy son anacrónicos y cada uno de nosotros está buscando su lugar dentro de la nueva normalidad. Pero este cambio no es gratuito, no. Este cambio obedece a una decisión que tomamos como sociedad: la decisión de defender nuestra vida y nuestra forma de vida del ataque de un virus mortal que invadió el mundo.

Para conseguir este objetivo, tanto el gobierno nacional como los regionales han tomado decisiones que buscan ralentizar la taza de contagios buscando evitar que los sistemas de salud colapsen. ¿Por qué? Porque si colapsan no habrá forma de cuidar de aquellos contagiados que sufran la enfermedad en su total magnitud. Es así que nos aislamos y cerramos nuestra economía casi en su totalidad; estamos dándole prioridad a la vida de cada colombiano, aún al costo de nuestra salud económica.

Por eso indigna tanto la actitud de todos los gobernantes en Colombia, cuando para beneficiar la economía han tomado decisiones como la apertura del comercio en el primer día sin IVA, o las propuestas que se han hecho para abrir iglesias y cultos. De lo primero estamos viviendo las consecuencias con un sistema de salud a punto de colapsar, y de lo segundo podemos presumir los mismos resultados. Este no es el momento de reunirnos. Hemos pasado el día de la madre y el del padre desde la distancia; parejas se han casado de forma virtual y el ejercicio lo hacemos en casa. El aislamiento es indispensable para combatir el Covid-19; no basta con lavarnos las manos y usar tapabocas, mantener la distancia social y el aislamiento preventivo es prioritario para salvar vidas.

Para evitar lo peor se necesitan ciudadanos activos que sean capaces de desobedecer a sus mandatarios cuando sus órdenes solo causen más contagios y más muertes. Cada actividad que hagamos debemos hacerla pensando en aquellos a quienes podemos enfermar: nuestros hijos, nuestros abuelos, nuestra madre y padre. Por eso es que debemos realizar estas actividades desde casa, sin que importe que mandatarios inconscientes que buscan solo salvar la economía, den autorizaciones para aglomerarnos en bares, restaurantes, iglesias o centros comerciales. No importa. Hay que desobedecerlos y quedarnos en casa. Tenemos que ser ciudadanos responsables capaces de tomar las decisiones correctas cuando nuestros mandatarios no lo sean. Pronto saldremos de esta y, si lo hacemos correctamente, pronto nos volveremos a abrazar.

About the author

Jonathan Roldán Jiménez

Diputado Liberal. Desde la Asamblea de Antioquia trabajo con mucho amor y mucha convicción por los hijos de las entrañas de Antioquia.

Bellanita - Creo en la PAZ 🕊

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.