¿De quien son los niños?

La cultura occidental se debate de manera permanente frente a dos de los principios que, desde 1789 con la revolución francesa, que marca para muchos el inicio de la Edad Moderna, se proclamaron como fundamentales e igualmente importantes: Libertad e Igualdad.

Estos son, paradójicamente, contradictorios.  Si se garantiza la libertad individual, la libertad de gobierno y de prácticas culturales, se sacrifica la igualdad; de la misma manera, si garantizamos que cada uno sea tratado igual, que tenga acceso a los mismos bienes y servicios que brinda la sociedad, si se garantiza esta condición, se renuncia a la libertad ya que se sacrificaría las condiciones de vida y bienes mejores para aquellos que con su esfuerzo e iniciativa así lo consigan.

Hoy asiste el país, entre aterrado y sorprendido, a la evidente muerte de niñas y niños de la etnia Wayúu en La Guajira por física hambre y corren todos a buscar el ahogado río arriba.

Veamos: en un ejercicio de igualdad (ahora lo llamamos equidad), el gobierno nacional montó un programa de complementación alimentaria hace ya décadas que, en los últimos años, tiene su mayor representación regional en los llamados “restaurantes escolares”.  Estos consisten en unas raciones alimenticias que se brindan a los estudiantes mientras asisten a la escuela y que deberían brindar entre el 50 y el 70% de los requerimientos calóricos diarios para estos chicos sobrevivir.

Detengámonos en algunos términos:

  1. Como su nombre lo dice es para escolares, significa que quienes no vayan a la escuela por no estar matriculados, porque no les dejan en casa o porque están enfermos (de hambre incluso), no comen.
  2. Solo brinda el complemento a partir de la edad escolar, así los menores de 5 años, en los cuales el hambre hace más daño, no se benefician de este alimento (es cierto que estos son protagonistas de otras formas de complementación alimentaria que también deberíamos revisar como son los hogares infantiles y las “madres comunitarias”).
  3. No brinda todos los requerimientos diarios, solo parte; y no lo brinda todos los días, solo los días escolares.

Con todo y esto es una ayuda enorme, pero, se aparece la libertad.  En virtud de esta los recursos se deben invertir en las regiones y con las regiones; se entregan a “operadores” que no son otra cosa que agencias de los políticos locales y de los mismos líderes indígenas para sus fechorías de corrupción.  La plata se pierde, se emplean a los familiares de los amigos, se compra lo más barato y se reparte en unas rancherías y en otras no, dependiendo de amistades y odios y de filiaciones políticas, de número de votos en las pasadas elecciones para tal o cual candidato.

Resulta alarmante leer los pronunciamientos de las autoridades nacionales en el actual escándalo de hambre y sequía:

“la preocupación era que no sabíamos cuántos niños estaban desnutridos, porque tristemente las autoridades indígenas no los registran y ellos se vuelven invisibles para el Estado”. Cristina Plazas, Directora del ICBF

«Hay peleas entre las mismas comunidades para que los carrotanques lleven el agua a unos u otros. Si no es con las personas que ellos quieren no dejan prestar el servicio, no importa si ponen en riesgo la vida de una persona» Ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.

«Las mujeres no se dejan ver de los ginecólogos porque temen que les vayan a poner una inyección o les den una pastilla para no parir más porque dejarían de recibir los kits de alimentos que solo dan al niño menor de 0 a 4 años» Tania Galván Arpuchana, concejal de Manaure en 2006, líder de la comunidad Wimpiraren

 A todas estas, entonces, ¿De quién son los niños?

¿De sus madres que los tienen, incluso, como medios para acceder a los subsidios que reparte un Estado histérico que de un lado promueve modelos anticonceptivos pero, de otro, le “pagan” a las mujeres y sus familias por cada hijo?

¿De las comunidades indígenas que predicando una libertad, una autonomía y un debido respeto por su autodeterminación y gobierno deciden no registrar a los recién nacidos y, apegándose a sus modelos mágico – simbólicos del mundo, les proscriben la asistencia a los centros de recuperación nutricional por considerar lo que allí se hace lejano a sus creencias o preferencias?

¿Del Estado que apoya y avala a una institucionalidad regional débil y cooptada por los bandidos y la corrupción; que se hace el de la vista gorda con el despilfarro de los recursos que deberían constituir las raciones de alimento para miles de niñas y niños; que con sus mismos partidos políticos de siempre avala – y entonces apoya, valida – que personas claramente comprometidas con los desfalcos, sean elegidas y reelegidas una y otra vez con el fin de contar con las mayorías parlamentarias que requiere para sus procesos legislativos y de otro orden?

¿De la ciudadanía nacional que es muy buena escribiendo columnas (tan inútiles como esta) y editoriales desde las grandes ciudades y que se rasga las vestiduras en twitter y demás redes pero que no conoce La Guajira y considera – aun hoy en el siglo XXI – esos menores como “indios”, queriendo significar con esto ciudadanos de segunda categoría y por eso un problema que, entre más distante mejor?

Vuelvo al principio: ¿libertad o igualdad?

Muchas son hoy las declaraciones de “los de siempre” diciendo que ellos lo habían advertido, que claro, que se habían demorado, que se tomarán medidas, que se encontrarán culpables.

Hoy las niñas y niños de La Guajira demandan igualdad, de libertad no se llena un plato de sopa.  Probablemente hay zonas del país que no se han ganado el derecho a autogobernarse y deberíamos replantear el modelo, así los dueños de los partidos políticos pierdan algunos escaños en el Congreso y el manejo de varias gobernaciones y alcaldías.

About the author

Alejandro Gómez López

Médico, especialista en auditoría y finanzas. Experto en Sistemas de Seguridad Social.
Docente universitario y consultor.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to say I’m very new to blogging and absolutely liked you’re web page. Very likely I’m going to bookmark your website . You actually have remarkable writings. Kudos for revealing your blog site.

  • I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)

  • Nice post. I learn some thing tougher on various blogs everyday. Most commonly it is stimulating to read content off their writers and rehearse a little something at their store. I’d would rather apply certain while using the content in my weblog whether you do not mind. Natually I’ll provide a link with your internet blog. Thanks for sharing.

  • You really make it seem so easy with your presentation but I find this topic to be actually something that I think I would never understand. It seems too complex and extremely broad for me. I am looking forward for your next post, I will try to get the hang of it!