Opinión Política Recomendados

Crónica: Petro, entre la espada y la pared

¿Qué camino nos espera ante el eventual gobierno de Gustavo Petro? Inflación, desconfianza inversora, inestabilidad económica, monopolios y más corrupción, la respuesta es variable, y quiero, a modo de advertencia y no en busca de hacer cambiar de opinión a los petristas, señalar varios puntos en los que nos dejará el gobierno Petro:

Inflación

El aumentar el gasto público, de la manera excesiva en que Petro lo propone en un país pobre como el nuestro, nos lleva a la primera duda: ¿de donde saldrá el dinero? Para todo aquel que aumenta el gasto público existen dos soluciones: la primera es con inversión privada y la segunda con el aumento del impuesto y la creación de nuevos impuestos para poder aumentar el recaudo. Pero la primer solución significa, para Petro, una dificultad enorme, y la segunda lo es para los colombianos: Él habla de incentivar la inversión privada pero ¿cómo se logra incentivarla si su respuesta es ahogar a los privados gravando la propiedad hasta obligar a vender? Y como si fuera poco ya dejó ver su interés de acabar con lo privado al querer comprar Incauca, los inversionistas solo pueden preguntarse si el país ante este tipo de presidente será un lugar donde puedan invertir sin el temor de perder lo propio.

Petro se enfrenta ante el temor y la desconfianza que genera ante sus peligrosas propuestas. ¿Qué es un país sin inversionistas? El segundo escape que le queda a Petro para poder realizar su despilfarro económico es la vía del impuesto; el aumento de los existentes y la iniciativa de nuevos impuestos. Pero esto al final solo es el camino a un circulo, de nuevo genera temor a los inversionistas; ¿conviene invertir en un país donde el impuesto es tan alto? (no olvidemos que plantea desde ya que los más ricos pagarán más impuestos) El aumento del impuesto a las empresas que dan empleo a los proletarios que él jura defender, deja una dificultad para todos: las empresas necesitaran aumentar sus ingresos para poder pagar los altos impuestos, lo cual se logra de dos maneras, una es aumentar el precio del producto final, lo cual afectará siempre a los más pobres (¿no sabemos ya que los precios para todo están demasiado altos?) la otra manera es a través del recorte de personal, desempleo es algo que no está en el discurso, pero que será inevitable.

Pero sabemos que ante lo anterior, no es posible del todo pagar lo que propone, y para lograrlo hay una tercer vía que es la practica socialista por excelencia: la impresión del papel moneda, es decir; la inflación.

Monopolio

La energía limpia entrará a competir con la energía hidráulica, la cual también es limpia. Es buena la búsqueda de ampliar la competitividad, aunque Petro lo hace de una manera negativa. La sana competencia no nace de la destrucción empresarial existente, ni de intervenir la forma de trabajo sino de permitir el libre nacimiento de empresas competentes a través de eliminar los limites en el ambiente empresarial. La búsqueda directa o indirecta de hacer del estado un pertinaz “inversor” y un entrometido en la economía, como es el caso de imponer un cambio hacia la energía limpia es la imposición de productos en el mercado, la obligatoriedad al usuario de consumir un producto es la querella de un monopolio estatal que ahoga la economía del país.

Corrupción

Gustavo se jacta de que él no se robó un solo peso como alcalde de Bogotá. Si Petro no es supuestamente corrupto, esto no indica la seguridad por la que en su gobierno no habrá corrupción o la misma se disminuirá. Para la realidad hay una variable muy significativa que sus seguidores ignoran. ¿Cómo vencer a la corrupción si esta es inherente a estados grandes como el de Colombia? La creación de nuevos puestos burocráticos fomenta la corrupción, lo mismo que con el aumento del recaudo o el recaudo actual por sí mismo. Petro plantea un estado mucho más grande, y un recaudo inmenso, ¿Quién manejará el dinero con el que se moverán los diferentes proyectos de Gustavo? Desde luego lo harán diferentes puestos burocráticos, personas que moverán el dinero ajeno. Ante un gobierno tan grande como el actual, que aumentará de tamaño con Petro, la desviación de los recursos será mucho más fácil para los corruptos.

El discurso de Petro supone que el fracaso en Venezuela se dio porque dicho país basó su economía solamente en el petróleo y que es algo que pasará en Colombia ya que seguimos basándonos en el petróleo, es curioso que cuando el uribismo menciona que Petro llevará a Colombia a un desastre parecido como el del país vecino, son insultados y tratados de ignorantes, pero si Petro dice la misma cuestión hacia Uribe y Santos es aplaudido por su público. Pero entonces si Venezuela al depender del petróleo ha fracasado miserablemente con una inflación que supera la ficción, y si Colombia depende del petróleo de la misma manera, ¿cómo es posible que Colombia tenga una inflación tan baja, incluso más baja que la del año pasado? Quedan enormes dudas sobre lo que nos espera, eso sí, nada bueno.