Opinión Recomendados

Cerebro y Gratitud: Cómo el ser agradecidos nos hace más felices

Ser agradecido es ser Feliz. Entrenando a nuestro cerebro y practicando la gratitud nos hace mejores seres humanos. Ser agradecidos incrementa la autoestima y también tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. Ser agradecido es símbolo de buena educación y lealtad.


La práctica de la gratitud debe ser una tarea diaria. Cambiar los hábitos de quejas por los hábitos de agradecimientos nos convierten en  mejores personas. Cuando somos agradecidos, por todo lo que nos sucede, generamos un ambiente de positivismo entre quienes nos rodean. Debemos ser agradecidos por los acontecimientos buenos y malos, por las circunstancias negativas del pasado, por las personas que nos han tratado de hacer daño, pero también por las que nos han tendido la mano. Por las personas que nos han difamado, pero también por las personas que nos han ayudado a construir quienes somos.

Las neurociencias han demostrado que la dopamina es el neurotransmisor que participa en evocar emociones placenteras y está estrechamente relacionado con sentimientos de gratitud. También conocemos que circuitos en regiones cerebrales como la corteza prefrontal medial se activan en sujetos que expresan gratitud en contraparte a sujetos que sienten el agradecimiento, pero no lo expresan. ¡No es solamente sentirlo sino también expresarlo! ¡Dar las gracias es importante!

Las personas agradecidas obtienen beneficio en el funcionamiento de su cuerpo, cuando somos agradecidos nos sentimos tranquilos, nuestra calidad de sueño mejora, contribuimos también con aquella persona a quien le damos el agradecimiento para que fortalezca su autoestima. Cuando somos agradecidos tomamos mejores decisiones.

La gratitud es la contraparte de la ingratitud, el desagradecimiento que corresponde al no reconocimiento de los gestos de la otra persona también tiene un sustrato neurobiológico. Al parecer los individuos que no son agradecidos, correspondería a sujetos con carencias emocionales. La buena noticia en relación con los ingratos es que estos pueden ser rehabilitados según un estudio publicado en la revista canadiense de ciencias del comportamiento y cuyo autor principal es Pinhas Berger.

Mi invitación es a ser agradecidos, a construir un hábito de gratitud todos los días. Ser agradecido lleva consigo ser grande y se asocia a abundancia. Debemos ser agradecidos por lo que no tiene precio, esa es la verdadera riqueza.  Fomentemos ser agradecidos y el dar las gracias en nuestro hogar, en nuestra familia, en nuestro trabajo.  Nuestro cerebro nos lo agradecerá.


Lecturas recomendadas

  1. Lechner T. The Neuroscience Behind Gratitude: How Does Cultivating Appreciation Affect Your Brain?. https://chopra.com/articles/the-neuroscience-behind-gratitude-how-does-cultivating-appreciation-affect-your-brain
  2. Castejo N. Beneficios de ser agradecido. https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/familia-y-pareja/beneficios-de-ser-agradecido
  3. Berger, P. y Cols. Berger, P., Bachner-Melman, R., & Lev-Ari, L. (2019). Thankful for what? The efficacy of interventions targeting interpersonal versus noninterpersonal gratitude. Canadian Journal of Behavioural Science / Revue canadienne des sciences du comportement, 51(1), 27–36.https://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2Fcbs0000114

Esto fue escrito por

Luis Rafael Moscote-Salazar

Medico Neurocirujano
Consejo Latinoamericano de Neurointensivismo (CLaNi), Colombia
neuroclani.org

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.